Novedades

¿Por qué nos resulta tan ‘familiar’ este Opel Astra?

Pocos meses después de mostrar el aspecto de su quinta generación, el Astra mantiene una de sus mejores tradiciones y lanza una versión de carrocería familiar. Se llama Sports Tourer y resulta, obviamente, un modelo muy 'inteligente'.

Imagen tres cuartos delantero Opel Astra Sports Tourer

Nos estamos acostumbrando a ver miles de compradores con necesidades de espacio que se decantan por los modelos de tipo SUV, alegando que son modelos más amplios y prácticos que los ‘turismos’ clásicos, cuando esto no siempre es así. Sin embargo, antes de que se pusieran de moda este tipo de coches, incluso antes de que también lo estuvieran los monovolúmenes, cuando una familia necesitaba transportar habitualmente a su prole y sus respectivos equipajes, acudían a los familares, rancheras o station wagon.

Estos vehículos apostaban, principalmente, por aportar un maletero mucho más amplio, un portón trasero más práctico y, en ocasiones, ciertas soluciones prácticas adicionales para el interior. Lo mejor de todo es que apenas suponían un pequeño incremento de peso frente al modelo del que derivaban, pero mantenían intactas sus virtudes en cuanto a rendimiento, consumo, estabilidad, costes de mantenimiento…

Curiosamente, tanto ahora como hace décadas, en nuestro país no ha terminado de funcionar el coche familiar, sobre todo por el tema de la estética; bastaba con eso para que ese tipo de modelo tan ‘lógico’ funcionase… y también para que otro, tan poco lógico en ciertos aspectos como son los SUV, arrasen en ventas. ¿Le pasará lo mismo a nuestro protagonista? Nos referimos al Opel Astra Sports Tourer, un tipo de carrocería con mucha tradición dentro de Opel.

De hecho, todos los Astra han contado con este tipo de versión, al igual que ya dispusieron de ella con anterioridad los Kadett -de hecho, fue hace 60 años cuando este tipo de carrocería fue el primero de una marca alemana en debutar en el segmento de las ‘rancheras’-. En su última interación, la nueva versión recibe el apellido de ‘Sports Tourer’, lo cual también ejemplifica cómo las marcas quieren que se asocien conceptos como la deportividad a este tipo de vehículos. El coche en sí, basado en la completamente nueva generación dle Astra, se caracteriza por una longitud que alcanza los 4,64 m de largo, para una anchura de 1,86 m y una altura de 1,48 m.

imagen interior Opel Astra

Era lógico que fuese más grande que el Astra de cinco puertas, aunque lo llamativo es que sea cerca de 60 mm más pequeño que su predecesor; esto es debe, según la marca, a que este Astra tiene un voladizo delantero -la distancia que hay desde las ruedas de ese eje al paragolpes frontal- ‘particularmente corto’, a lo que habría que unir que hablamos de un modelo con una nueva plataforma, mejor aprovechada en cuanto a términos de espacio.

De hecho, eso se percibe en un dato muy importante de cara al aprovechamiento del espacio, como es la distancia entre ejes: en este coche es de 2,73 m de largo, es decir, siete centímetros más que en el anterior Astra familiar y 5,7 cm mayor que en el Astra actual en su versión de cinco puertas.

¿Contra quién tendrá que verse las caras? Pues en realidad, aún hay bastantes fabricantes que confían en familiares derivados de compactos, como ocurre con los Peugeot 308 SW -un modelo que comparte muchos elementos con el Opel, como plataforma y motores-, VW Golf Variant, Seat León ST, Ford Focus ST o las versiones familiares de los Kia Ceed e Hyundai i30.

El Opel quiere competir desde el principio con un diseño muy llamativo; la parte delantera es tan llamativa como en el Astra de nueva generación, mientras que la trasera, sin tener ese aire coupé por el que apuestan algunos modelos -como el Kia ProCeed-, resulta bastante equilibrada. En esa zona posterior, el portón trasero puede contar con tecnología de apertura automática manos libres; al abrirse, el plano de carga -distancia que va desde el suelo hasta el borde del maletero y que marca la distancia que tienes que levantar una maleta desde el suelo- queda a unos 600 mm.

Una vez en el interior, los datos son interesantes: cuenta con una capacidad de 608 litros, que puede alcanzar los 1.634 si se abaten los asientos traseros. La marca, en realidad, ha facilitado dos cifras de capacidad, porque en la gama va a haber desde el inicio versiones híbridas enchufables que, debido a la presencia de la batería, ven disminuida su capacidad hata los 548 y 1.547 litros, según vayan los respaldos de los asientos traseros en su posición o abatidos.

Este espacio de carga puede contar, en opción, con el llamado ‘Intelli-Space» -solo para las versiones de motor ‘clásico’-, que consiste en un suelo de carga móvil que puede situarse en dos alturas, asi como con un ángulo de 45º. También se han provisto unos espacios para almacenar un kit de primeros auxilios o el de reparación de pinchazos, situados para que se pueda acceder a ellos con comodidad, incluso, dede las plazas posteriores.

El aspecto del interior no varía respecto al de los Astra 5p, de tal forma que tenemos un salpicadero sencillo y apantallado que la marca denomina ‘Pure Panel’ y que consiste en el empleo de una doble pantalla para la instrumentación y el sistema multimedia, pero unidas bajo un mismo elemento -aunque la marca habla de una única ‘pantalla extra ancha’. Aparte de poder manejar elementos como la telefonía, la navegación o los ajustes generales del vehículo, este dispositivo también es compatible con Android Auto y Apple Car Play de forma inalámbrica.

Imagen tres cuartos trasero

Con todo, y de manera acertada, lo que no se ha integrado en esa suite multimedia son los controles del sistema de climatización, que se mantienen aparte y con interruptores físicos. Además de estos elementos, hay otros que denotan que estamos en un modelo tecnológicamente muy avanzado, como puede ser el HUD de gran tamaño, la ausencia de una palanca del cambio en las versiones automáticas -utilizan un pequeño selector que ‘despeja’ el aspecto de la consola que separa los dos asientos delanteros-, el volante con mandos táctiles… incluso los asientos son ergonómicos y muy avanzados, con numerosos ajustes incluyendo la inclinación eléctrica o el soporte lumbrar electroneumático. Asimismo, pueden dar masajes, contar con calefacción y ventilación…

El elenco de tecnologías para este coche lo completan elementos como los distintos asistentes a la conducción -los más sofisticados se engloban bajo la denominación Intelli-Drive 2.0-, los siempre eficaces faros delanteros de leds matriciales -con nada menos que 168 elementos; un equipamiento que vimos debutar en el Insignia-… y, cómo no, la presencia en la gama desde el incio de una variante PHEV, o híbrida enchufable, que es el fruto de combinar un motor 1.6 turbo gasolina con otro eléctrico para ofrecer una potencia de 225 CV.

La parte mecánica se complementará, como en el Astra 5p, con la presencia de motores gasolina y diésel -sí, en ese aspecto Opel también sigue confiando en el gasóleo-, aunque centralizada en motores de 110 y 130 CV, a elegir con cambio manual de seis marchas o automático de ocho.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.