Expertos HC

Por qué no deberías hacer vídeos desde tu terraza en cuarentena

Media España está narrando en numerosos vídeos cómo vive su cuarentena asomada al balcón. Pero igual no es tan buena idea sumarse a esta moda: tiene riesgos para tu privacidad. ¿Cuáles son?

Videos terraza: una mujer está sentada en una terraza bajo una sombrilla
Foto: nappy en Pexels

Durante este periodo en el que todos los españoles tenemos prohibido salir a la calle, una cosa tengo clara: nos vamos a aprender cómo son las casas de todos nosotros.

En el telediario, los periodistas y expertos explican las últimas noticias desde su salón. Hay programas que se hacen con cada colaborador emitiendo en videoconferencia en su casa. Y las redes sociales se llenan de vídeos de personas que narran cómo transcurre la vida desde sus hogares y, sobre todo, desde sus terrazas.

Una suerte de Gran Hermano creado por nosotros mismos… que podría ser un peligro para nuestra intimidad.

Y es que, sin quererlo, estamos publicando mucha información personal. En la imagen o en el vídeo, además de nosotros mismos, sale el fondo. Muebles, objetos de valor, datos personales… Información que los amigos de lo ajeno o alguien con voluntad de hacerte daño podrían utilizar contra ti.

Reconocer calles por los vídeos en la terraza

Por ejemplo, los vídeos desde los balcones. Algo que se ha vuelto tan popular ahora mismo, revela dónde vive la persona que lo publica. Al menos, sí lo descubrirá quien sea capaz de reconocer los bloques que aparecen en la imagen.

Vale, si ves vídeos de una ciudad que no es la tuya, será casi imposible que ubiques la vivienda. Pero ¿y si los bloques que ves sí son de tu localidad? A no ser que vivas en una gran ciudad, hay bastantes posibilidades de que reconozcas el lugar.

¿Que qué podría pasar por eso? Pues que un ladrón que sepa identificar la calle tiene dos datos muy valiosos: la propia dirección y la cuenta de redes sociales de la persona que vive ahí. Y si estamos ante una persona que le gusta publicar vídeos desde su terraza, es probable que también le guste narrar otras fases de su vida en Twitter o Instagram.

No dejes tu casa al descubierto

Entonces, imagina la siguiente situación: ahora, en este periodo de cuarentena, publicas un vídeo en redes sociales en el que se identifica tu dirección. Antes o después se levantará el estado de alarma y podrás salir de nuevo a la calle. Y en verano te irás de vacaciones, algo que, por supuesto, también publicarás en redes sociales.

Pues si un ladrón ha seguido todo ese proceso, sabrá exactamente dónde está tu casa y cuándo la has dejado vacía por tu viaje. O sea, tiene un objetivo muy sencillo de robar con el mínimo riesgo de ser pillado.

¿Crees que estás seguro porque tienes todas tus cuentas en redes sociales privadas? Desde luego, es un buen filtro. Pero para nada eso impide que uno de tus contactos haga un pantallazo de tus publicaciones y las difunda inocentemente por ahí. Una vez que publicas algo en una red social, pierdes el control sobre ello.

Así que el mejor consejo para publicar contenido en Internet es que valores qué estás revelando con ello. Nada de ubicaciones, nada de datos personales, nada de rutinas. Y, por supuesto, nada de vídeos desde tu terraza. Todo ello podría darte unos cuántos likes… y un problema.

J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.