Movilidad

Por qué no deberías fumar en el coche -aunque esté permitido-

Se estuvo especulando mucho acerca de que la Nueva Ley de Tráfico, que entró en vigor el mes de marzo, iba a incorporar la prohibición de fumar al volante... pero, finalmente, no ha sido así. Pero aunque no conlleve multa, te contamos por qué no deberías hacerlo.

Como bien sabrás, una acción como utilizar el móvil mientras se conduce es una de las conductas al volante más perseguidas y severamente castigadas por parte de las autoridades de Tráfico. Y es que, incluso, el simple hecho de llevar un móvil en la mano, aunque sea porque lo estás cambiando de uno de los huecos del vehículo a otro, acarrea una fuerte sanción económica y de puntos -te pueden retirar seis-.

Sin embargo, para la Dirección General de Tráfico, el hecho de sostener un cigarrillo, puro o pipa a la par que se conduce, seguirá sin ser causa de multa o sanción y, por lo tanto, se mantiene sin cambios respecto a la anterior Ley. Es decir, seguirá siendo una recomendación y la DGT recomienda con ahínco que no se haga mientras haya niños o mujeres embarazadas dentro del coche.

No obstante, si un policía considera que el hecho de fumar puede distraerte y restarte atención de la actividad principal que debes hacer al volante de un coche -conducir con seguridad-, tendrá la potestad de multarte con una sanción que puede alcanzar los 200 euros -sin retirada de puntos-. Eso y que no debes olvidar que si tienes la pésima idea de arrojar la colilla por la ventana y te pillan, perderás seis puntos del carnet y deberás pagar 600 euros.

Con todo, más allá del perjuicio que pueda suponer para tu bolsillo, desde HackerCar queremos recordarte por qué debes evitar esa mala práctica al volante, principalmente por el peligro que puede entrañar para ti, para los pasajeros que viajan contigo o para cualquier otro usuario de la carretera -y sin entrar a valorar aspectos relacionados con el perjuicio que supone para la salud-.

Según datos de la propia DGT, para encender un cigarro vas a necesitar alrededor de 4,1 segundos entre que sacas el cigarro de la cajetilla -eso, si no es tabaco de liar-, luego localizas el mechero, enciendes el cigarrillo… Durante ese periodo de tiempo no dedicas tu total concentración a la carretera. No solo eso, sino que en el tiempo que va a tomarte fumar el cigarro, también vas a notar una cierta pérdida de atención que puede durar otros tres o cuatro minutos.

Pero centrándonos en los 4,1 segundos, aunque parezca una cifra exigua, en realidad sirve para que, rodando a una velocidad de 100 km/h, el coche cubra una distancia de unos 110 metros, más que suficiente para provocar un accidente. A todo eso hay que añadir que, según la DGT, el 30% de los siniestros de tráfico que suceden en España son debidos a distracciones que impidieron concentrarse al conductor.

Fumar mientras se conduce duplica el riesgo de accidente. Poner en riesgo tu vida y la de tus acompañantes por el insignificante hecho de fumar, no vale la pena. Según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco se cobra la vida de dos millones de personas cada año en todo el mundo; no le demos razones para que ese número siga creciendo.

En proceso de conversión a periodista con mucha ilusión y vocación desde bien pequeño. Apasionado del mundo de la información en especial del deporte y el automovilismo. Actualmente estoy terminando el tercer curso del grado de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Hago mi debut como redactor en HackerCar con ganas de dar la talla. Inexperto y joven pero muy ilusionado y hábil para hacer lo que más me gusta.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.