Empresas

Por qué los políticos insultan a Tesla en California

Aparte de su infección, el coronavirus siembra la discordia entre quienes prefieren seguir confinados, y aquellos que eligen retomar su trabajo. ¿Está Elon Musk arriesgándose a perder su 'buena prensa'?

Detalle del portón trasero de un Tesla Model S

Todos los expertos coinciden en que nos encontramos en un momento delicado con respecto a la pandemia del coronavirus. Aún siguen contagiándose -y, desgraciadamente, falleciendo- miles de personas cada día. Y, sin embargo, el proceso de la llamada ‘desescalada’ ocupa el torrente informativo, con un claro enfoque orientado para animarnos a todos. Para recordarnos que pronto saldremos de ésta.

Y no cabe duda de que así será. Pero dejar atrás el bloqueo impuesto por la presencia del virus nos ha de llevar -de forma plenamente natural- a recuperar el movimiento de nuestra vida. Volver a desplazarse al trabajo, y realizar gestiones ‘cara a cara’. Todo ello, mientras la pandemia sigue ahí fuera de manera residual.

Aquí surge una división de pareceres: ¿volver a ponernos en marcha ya… o esperar un poco más de tiempo para estar seguros? Y si esta discrepancia no termina por dividir al mundo entero, al menos sí lo está haciendo en EEUU.

Seguramente habrás visto estos días por televisión cómo miles de sus ciudadanos han tomado pacíficamente -aunque con sus armas a la vista- las calles, en oposición a las instrucciones de confinamiento dictadas por los gobernadores estatales. Muchos de ellos se han negado -incluso- a cerrar sus negocios, si bien toman todas las precauciones que pueden.

¿Loco… o patriota?

Entre los empresarios afectados se encuentra uno muy especial: el inefable Elon Musk. La planta de Tesla en Fremont acumula dos meses de cierre, los cuales sólo se han visto brevemente interrumpidos -en el momento álgido de la pandemia- para destinar su fuerza a fabricar respiradores.

Ahora que Washington ha autorizado la vuelta al trabajo de las marcas de coches, Musk se ha encontrado con un inesperado revés: el Condado de Alameda -al cual pertenece Fremont- no permite a Tesla relanzar su producción antes de que acabe el mes, amparándose en la vigencia de su normativa local de confinamiento sanitario.

La decisión del condado contradice, incluso, la del propio Gobernador de California Gavin Newsom. Este último aseguró la semana pasada a la prensa -antes de que surgiese el conflicto- que la industria californiana podría reanudar su actividad.

Con la paciencia en el límite -pues sus demás plantas ya funcionan de nuevo-, Musk dejó en su Twitter un claro mensaje para quien quisiera leerlo:

«Tesla reinicia hoy su producción, en contra de la normativa del Condado de Alameda. Estaré allí junto a todos los demás. Si detienen a alguien, que sea sólo a mí».

La respuesta a su desafío no se hizo esperar: sus seguidores apoyaron con fervor su postura. Sin embargo, sus detractores se lanzaron a su yugular, muchos de ellos políticos. Aunque, desde luego, más por ‘oficio’ que por formas:

Lo cierto es que el carácter de Musk -unido a su cercanía con el presidente Donald Trump– le ha granjeado muchos enemigos entre los representantes y simpatizantes del Partido Demócrata, con cuyos postulados no suele comulgar el CEO de Tesla. Pero, al igual que él mismo con su actitud, algunos de sus adversarios también están cruzando ‘líneas rojas’. ¿Tendrá un final satisfactorio esta historia? Esperemos que sí, por el bien de la economía global… y de la cordura.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.