Expertos HC

Por qué Detroit ya no es el primer Salón del Año -y quién tiene la culpa-

¿Tienen futuro los salones del automóvil? ¿Por qué una cita mítica para los aficionados, como es el Salón de Detroit, ha modificado su fecha? ¿Hacia dónde evolucionarán las ferias de coches?

Imagen de la presentación del grupo Daimler en el evento del CES 2020

En los cerca de 20 años que llevo trabajando en el mundo del periodismo del Motor, siempre he tenido claro que había una cita ineludible que se producía a primeros de año. No era el Dakar, tampoco alguna reunión editorial de la empresa en la que estuviera trabajando para tratar los objetivos del año recién comenzando. Se trata de un salón del automóvil, probablemente el más importante que tenía lugar en todo Estados Unidos: el Salón de Detroit.

Tanto por celebrarse de una de las ‘capitales’ automovilísticas por excelencia, como por el hecho de tener lugar en una fecha estratégica que le impedía no situarse cerca de las muestras europeas de gran importancia, estaba claro que estar presente en esa muestra era fundamental para ver cómo respiraba el mundo de la automoción. Pero no sólo eso: también era un escaparate privilegiado para que fabricantes orientales y de Europa enseñasen sus novedades.

Recuerdo que, precisamente, por coincidir con los primeros días del año, muchos compañeros de redacción que tuvieron que cubrirlo debieron estar fuera de sus casas en una fecha tan importante para los españoles como es la Noche de Reyes, que pone el punto final a las navidades de cada año.

Pues bien, este año, en uno de esos momentos festivos de finales de diciembre, decidí entrar en la web del Salón de Detroit -también conocido por su siglas como el NAIAS o North American International Auto Show– para informarme de posibles novedades, qué enfoque le iban a dar a la presente edición… y cuál fue mi sorpresa al comprobar que esta mítica muestra se iba a celebrar, en 2020… en pleno mes de verano. En realidad, despistado de mí, el anuncio no era algo nuevo, pues la decisión se tomó a mediados de 2018. Pero, en todo caso, la gélida Detroit se convertirá en la calurosa Detroit para acoger, entre lo días 7 y 20 de junio, a cerca de 800.000 vistantes en la que será una nueva edición de este Salón ya centenario.

En realidad, resulta difícil pensar cuál ha sido la causa de ese traslado de fechas; a pesar de la cada vez más numerosa competencia de certámenes automovilísticos, este Salón seguía teniendo buena aceptación en su formato actual por parte de prensa y público. Por supuesto, ha sabido ir adaptándose a los nuevos tiempos y su próxima edición dará un gran protagonismo a las nuevas tecnologías. Sin embargo, su principal enemigo y el motivo por el que ya es el primer Salón del automóvil que tiene lugar en Estados Unidos ha llegado… de la costa oeste del país.

Concretamente de la ciudad de Las Vegas, donde tiene lugar el CES: es la feria destinada a la electrónica de consumo más importante del mundo. En su formato actual, comenzó a celebrarse en 2005… y ha necesitado poco más de una década para situarse como un evento en el que las marcas de coches se fijen más que en los salones del automóvil de formato tradicional. Y es que la parte tecnológica en los vehículos modernos empieza a representarlo prácticamente todo.

Un buen ejemplo es la edición que acaba de concluir, el CES 2020, que ha servido para ver a marcas de todo tipo, como Audi, BMW, Hyundai, Nissan, Mercedes, Aston Martin, Honda, Jeep, Toyota, Fisker, Byton… presentar sus últimos avances y los que quieren desarrollar de cara al futuro. Y son tan sólo un pequeño ejemplo de las más de 600 empresas relacionadas con la automoción y la movilidad que tuvieron presencia con un stand de mayor o menor tamaño. Incluso un gigante tecnológico como Sony ha mostrado su idea de lo que sería un coche eléctrico, totalmente realista.

¿Significa que las ferias de coches, tal y como las conocemos, están destinadas a desaparecer? En realidad… no. Diría que van a evolucionar, para convertirse en espacios interactivos, llamativos, con pocos coches y con muchas zonas donde vivir experiencias divertidas y prácticas. No habrá muchos modelos expuestos, porque los grandes protagonistas serán los demostradores tecnológicos donde probar in situ cómo un sistema se puede manejar con los ojos, cómo puedes ver una película mientras el asiento de un coche te da un masaje o cómo un automóvil puede hablar contigo para convencerte, argumentando muchas razones, de que lo compres.

Esos salones convivirán con estos eventos tipo CES, porque son un escenario prestigioso para que las marcas de automóviles se muestren como desarrolladores tecnológicos que ya no viven a la sombra de los Google, Amazon, Apple, Microsoft y otros top-tech.

Javier García Iglesias
Lo de convencer a alguien como yo de que “los sueños se cumplen” no debe ser una tarea sencilla. Pero resulta que aquí me tenéis, ya metido (por poco) en los 40 y sintiendo el privilegio de lo que es trabajar con los mejores del mundo de la ciberseguridad, la tecnología y el motor. Soy licenciado en Periodismo -promoción del 99- y siempre me ha llamado la atención todo lo que tiene cuatro ruedas y un motor… pero que eso no os confunda: si hoy estoy aquí se debe a toda la gente que ha recorrido conmigo el camino y nunca dejaron de creer en mí. Hice mi ‘debut’ en «Car and Driver», para más tarde pasar a desempeñar el puesto de subdirector en Autofácil -revista líder en su sector durante 15 años- y «Car&Tecno». Más tarde, ocupé cargos de responsabilidad en el mundo de la Lifestyle y la Ciberseguridad, concretamente en «One Magazine» y «One Hacker», publicaciones líderes de difusión de sus respectivos sectores. ¿Y qué toca ahora? Pasar página en el mundo del periodismo del Motor.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.