Novedades

Por fin DS le saca partido a la Fórmula E

La joven firma francesa ya es campeona. Pero parece que nadie se ha enterado. Tal vez, por eso, su modelo 'top' hace tanta gala de su tecnología vencedora... ¿Es el coche de lujo definitivo?

Imagen del DS 7 Crossback E-Tense

Si hay una dualidad inevitable en la automoción ésa es, sin duda, la que existe entre la propia máquina y la competición. Hay fabricantes que, directamente, nacieron de las carreras. Sin embargo, la mayoría de ellos se lanzaron a la aventura de correr con el fin de satisfacer sus necesidades: obtener publicidad, no perder protagonismo frente a sus competidores… O -lo más frecuente- poner a prueba una nueva tecnología. Exactamente esto último es lo que ha hecho DS.

Y es que la firma gala viene de un 2019 en el cual -a través de su equipo DS Techeetah- ha dominado a placer en la pasada temporada de la Fórmula E, alzándose con el título de pilotos -para Jean-Éric Vergne, ex F1- y el de escuderías. Ciertamente, a pesar de lo poco mediático que es -todavía- este campeonato, demostraron al mundo entero que saben manejar la electricidad para ser los más rápidos.

En la calle, este éxito ha tenido su reflejo en la nueva gama E-Tense que la marca ha creado para albergar sus modelos electrificados. El primero de ellos fue el nuevo DS 3 Crossback, el cual consigue -al igual que sus parientes e-208 y Corsa e– una autonomía en torno a los 300 km.

Pero, para ‘darle luz’ a su buque insignia -el extravagante y muy tecnológico DS 7 Crossback-, se hizo necesaria otra aproximación. Una que le permitiera deslumbrar con sus prestaciones y, al mismo tiempo, por su respeto al medio ambiente.

‘Enchufado’ en el Elíseo

La entente entre ambos deseos ha devenido ahora en el DS 7 Crossback E-Tense. Concebido sobre la plataforma EMP, destaca frente a su primo de Citroën -el C5 Aircross Hybrid– por ofrecer la iteración más potente de la mecánica híbrida enchufable de PSA: aquella que integra dos propulsores eléctricos -el segundo, instalado en el eje trasero- junto al 1.6 Puretech gasolina de 220 CV. Con sus 300 CV totales, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos y alcanzar una punta de velocidad de 235 km/h.

Frontal del DS 7 Crossback E-Tense

Otros logros que esta planta motriz le permite son todos aquellos relacionados con la sostenibilidad. Con su batería de 13,2 kWh, puede recorrer hasta 58 km -a una máxima de 135 km/h- con solo la energía de la electricidad. Y, al entrar en funcionamiento la combustión, aplaca su consumo hasta unos ínfimos 1,3 litros cada 100 km. Junto a unas emisiones de 30 g por kilómetro, le hacen merecedor de la etiqueta ‘0’ de la DGT.

Imagen del DS7 Crossback E-Tense en un bosque

Este portento de la movilidad se ve aderezado con las múltiples tecnologías que ofrece el DS 7 Crossback a su conductor, tales como el sistema de conducción semiautónoma Connected Pilot -que mantiene el coche dentro del carril, adaptándose al tráfico y a los virajes- o la Active Scan Suspension. Ésta utiliza la imagen de una cámara -situada en la parte frontal- con la cual predice el estado del firme que tiene delante, empleando esta información para reajustar -en tiempo real- la dureza de los amortiguadores en consecuencia.        

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.