Ataques

Los ‘poltergeist’ existen… en los coches autónomos

¿Cómo confundir a los coches autónomos? Haciéndoles ver obstáculos 'poltergeist' que no existen… u ocultándoles los que sí tienen delante. Según los hallazgos de investigadores de diversos centros, para todo eso bastan unas señales de audio…

coche autónomo Apollo tres cuartos frontal panorámica recreación

Cuando ya estabas familiarizado con los troyanos, los ataques ransomware, los de denegación de servicio… prepárate ahora para el ataque “poltergeist”. Sobre todo, si esperas convertirte en usuario de coches autónomos.

La idea es muy sencilla: consiste en volver ‘ciegos’ a estos vehículos. Un equipo de investigadores de la universidad china de Zhejiang y de la Universidad de Michigan han demostrado que basta interferirles con unas señales de audio para hacer que confundan los obstáculos.

Fantasmalmente fácil

Los investigadores se dieron cuenta de la enorme dependencia que tienen los vehículos autónomos de los sistemas de detección de objetos, basados en visión informatizada. Su percepción de los entornos por los que se desplaza descansa en ellos; y, en consecuencia, también lo hacen sus decisiones críticas. En el resumen de su artículo, destacan el uso habitual de “estabilizadores de imagen con sensores de inercia”, para evitar que estos vehículos ‘vean borroso’ a causa de las vibraciones.

Aquí es donde entra en escena el ataque ‘poltergeist’. Los investigadores se dieron cuenta de que el hardware del estabilizador de imagen es vulnerable a la manipulación acústica; al mismo tiempo, en el software, se podría engañar a los algoritmos de detección de objetos. Con estas hipótesis, idearon una forma de atacar los sistemas basados en cámaras, mediante la manipulación de las mencionadas funciones de estabilización de los sensores, generando un exceso de compensación; en otras palabras, en vez de reducir las interferencias, el ataque ‘poltergeist’ difuminaba aún más las imágenes captadas. Esto llevaba al sistema a “cambiar la silueta, el tamaño, e incluso el color de un objeto existente o de una zona de una imagen sin objeto alguno”, según el artículo de investigación. La situación llega hasta el extremo de lograr que el vehículo ignore obstáculos, al esconder unos, alterar otros, crear los que no existen…

Para que se lo hagan mirar en las flotas

Las estadísticas plasmadas en el artículo son aplastantes. El Poltergeist obtuvo un 100% de éxito al ocultar objetos, un 87,9% para crearlos, y un 95,1% para alterarlos. Todo ello en las redes de dispositivos que, sin ir más lejos, utilizan los ‘robotaxis’ Apollo de la empresa china Baidu. No obstante, la efectividad para crear o alterar objetos fue mucho menor en la prueba fuera del laboratorio, cuando los investigadores acoplaron un smartphone Samsung S20 a un vehículo convencional: un 43,7% y 43,1%, respectivamente. Eso sí, la capacidad de ocultarlos se mantuvo en un 98,3%… Por ello, estos expertos concluyeron que “los ataques ‘poltergeist’ son robustos en varios escenarios, estados del tiempo, periodos temporales, y resoluciones de cámara”.

Mientras que estos equipos de investigadores han bautizado a su ataque experimental como “Poltergeist”, ellos hablan en términos más amplios de ataques AMpLe. Este tipo de ciberataques consistirían en introducir falsos elementos físicos durante el aprendizaje de máquinas del sistema a vulnerar. Ni siquiera tienen que basarse en la intromisión de señales de audio: en el futuro, podrán perpetrarse ataques AMpLe mediante ultrasonidos, infrarrojos, láser, campos magnéticos… Todos estos recursos pueden alterar las señales de los sensores. Además, se pueden dirigir contra fábricas, aparatos del Internet de las Cosas o sistemas médicos; no es un riesgo exclusivo del coche autónomo. El siguiente paso para estos investigadores tendrá que ser el ataque a un vehículo autónomo auténtico en condiciones reales…

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.