Empresas

Polestar se pasa a las lanchas motoras

Los responsables de Polestar han decidido contribuir a la electrificación del transporte marítimo, proporcionando baterías y sistemas de carga a Candela, un pequeño fabricante sueco de lanchas motoras muy especiales…

Candela C-8 lancha eléctrica hidroala tres cuartos frontal

Polestar, la marca de Volvo especializada en vehículos eléctricos del segmento premium, ha encontrado un nuevo nicho en el que involucrarse. La firma ha alcanzado un acuerdo plurianual con Candela, un fabricante sueco de lanchas eléctricas de hidroala, para suministrarle baterías y sistemas de carga.

El deseo de Polestar y Candela es que éste sea el primero de sucesivos acuerdos para compartir tecnologías de electrificación. Para propulsarse por encima del agua de la forma más eficiente, las lanchas de Candela recurren a unas alas submarinas controladas por ordenador, inspiradas en las de los aviones. El resultado es que la nave se eleva sobre la superficie y evita gran parte de la fricción habitual, ahorrando así mucha energía.

Su modelo C-8 ofrece espacio para ocho pasajeros. Si se navega a una velocidad media de 22 nudos -40,7 km/h- sin superar los 30 nudos -55,5 km/h- de velocidad máxima, proporciona una autonomía de 50 millas náuticas -92,6 km-. Asimismo, Candela está a punto de lanzar el P-8 Voyager como «lancha-taxi»; y el ferry eléctrico P-12. Ambos utilizarán la misma tecnología de propulsión eléctrica mediante hidroala.

Los retos de la electrificación marítima

La alianza no sólo supone una novedad para las compañías involucradas, sino que constituye una de las primeras sinergias en materia de baterías para vehículos eléctricos, entre la industria marítima y la de la automoción.

Desde Candela, confían en que este acuerdo contribuya igualmente a que el mercado de lanchas acepte las tecnologías de electrificación de forma generalizada. Para esa generalización de las tecnologías eléctricas en la circulación marítima, hay que superar dos grandes obstáculos.

El primero, el enorme consumo de energía de los cascos de las lanchas motoras. El segundo obstáculo es el gran coste de las baterías para embarcaciones, además de su escasez.

Según los responsables de Candela, su sistema de hidroala contribuye a consumir un 80% menos de energía que las lanchas motoras convencionales.

«Para nosotros, Polestar es el socio de nuestros sueños. Mientras la electrificación de los coches ha avanzado mucho durante los últimos años, el sector marítimo se ha quedado atrás», declara  Gustav Hasselskog, el CEO de Candela.

Hasselskog añade que, para que los buques eléctricos se generalicen, la industria tiene que ser capaz de producir miles de unidades al año. Por ello, espera que la colaboración con Polestar permita a Candela aumentar su escala de producción.

Thomas Ingenlath, consejero delegado de Polestar, coincide con él: “como proveedor de baterías de Candela, podemos contribuir a impulsar la transición a unos océanos y lagos más limpios, así como a electrificar el transporte acuático”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.