Prueba a fondo

Peugeot 508 GT

Es fácil decir que tu nuevo modelo es “el más”; el más fiable, el más deportivo, el más exclusivo, el más espacioso… pero que luego tal afirmación sea real, resulta más complicado. Lo último de Peugeot presume de mucha tecnología; hemos querido comprobar si lo hace con razón…o no.

Imagen de un Peugeot 508 GT de color rojo

Qué debes saber del 508 GT

Que es la berlina media-alta de Peugeot. Un modelo que rivaliza con coches como el Volkswagen Arteon, el Opel Insignia, el Renault Talisman o el Mazda 6, entre otros. Con una longitud de 4,75 m, una altura de 1,40 m y una anchura de 1,859 m, tiene una imagen de coupé con su portón trasero y diseño muy afilado. Dispone de cinco plazas y un maletero de 487 litros.

Que la versión analizada se combina con el motor 1.6 turbo, gasolina de 225 CV. Disponible únicamente con un cambio automático de ocho velocidades y tracción a las ruedas delanteras, este Peugeot no tiene un peso muy elevado: 1.420 kg. En parte por ello, sus prestaciones son muy buenas, con una velocidad máxima de 248 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos. Por su parte, el consumo medio declarado por la marca, según el nuevo ciclo WTLP de la marca, es de 7,2 l/100 km.

Que nuestro modelo lleva el acabado más completo de la gama… que, además, es el más deportivo. Se llama GT, cuesta 41.600 euros y, de serie, incluye elementos tecnológicos como: faros delanteros con todas las funciones de leds, suspensión regulable, luz ambiente para el interior, equipo de sonido Focal con 10 altavoces, cuadro de mandos digital, sistema multimedia con pantalla de 10”, compatibilidad con móviles Android y Apple, sistema de navegación, arranque y acceso manos libres, llamada de emergencia y asistencia en carretera, sensor de aparcamiento delantero y trasero, cámara trasera, frenada de emergencia automática con alerta de riesgo por colisión, alerta de salida del carril, luces largas de encendido automático, alerta de obstátculos en el ángulo muerto de los retrovisores, dispositivo de control de atención del conductor, reconocimiento de señales de tráfico -velocidad, prohibiciones, stop…-  

Imagen de un Peugeot 508 GT rojo en tres cuartos trasero

Entre las opciones se quedan el cargador inalámbrico para el móvil -104 euros-, el sistema de visión nocturna -1.247 euros-, el sistema de acceso al maletero con un movimiento del pie -468 euros-, los asientos con regulación eléctrica, memorias y masaje -1.351 euros-, el pack Drive Assist Plus -por 499 euros viene con alerta de riesgo de colisión, asistente de mantenimiento dentro del carril, control de velocidad adaptativo con función de arranque y parada-, asistente completo de aparcamiento automático -1.039 euros-…

La experiencia de Peugeot con las berlinas es enorme. Pero nunca había ofrecido un modelo con tanta carga tecnológica. Además, si lo deseas, también se ofrece con carrocería familiar.

En los últimos tiempos, cualquier nuevo modelo que llega al mercado viene acompañado de un amplio dossier de prensa… en el que un buen número de las páginas están dedicadas al aspecto tecnológico. Ayudas a la conducción, tecnología aplicada a motores y chasis, sistemas multimedia y todo tipo de gadgets para hacer la vida a bordo más cómoda, segura y entretenida… empiezan a ser lo habitual en la mayoría de los nuevos lanzamientos que llegan al mercado. Y distinguirse del resto comienza a ser complicado.

Por eso, cuando Peugeot anunció la segunda generación de su berlina 508 dábamos por hecho qué es lo que podría llevar por varios motivos: sabíamos lo que ofrecía la competencia y también lo que habían estrenado otros modelos de la marca con los que compartía plataforma, como los SUV 3008 y 5008. Pero la marca francesa se guardaba un as en la manga.

No tengas miedo a la oscuridad

Si piensas en sistemas de visión nocturna, es muy probable que te imagines escenas de alguna operación militar llevada a cabo de noche, con imágenes en pantallas verdes mostrando lo que el ojo no puede ver a simple vista. Seguro que también recuerdas a algún cuerpo de rescate realizando tareas de salvamento y localizando a personas con la ayuda de cámaras que detectan el calor.

Pues bien, esa capacidad de ver en la oscuridad también puede ser muy interesante cuando lo que se trata es de estar alerta e incrementar tu seguridad a la hora de llevar a cabo una de las tareas más peligrosas que existen: conducir de noche.

Imagen del salpicadero del Peugeot 508 GT

Una ‘habilidad’ que, además, puede ayudar a distinguirte de entre todos tus rivales; y eso es, sin duda, el gran reclamo tecnológico de este Peugeot 508: que por 1.247 euros puede incluir un sistema de visión nocturna, algo que ninguno de sus rivales de marca generalista ofrecen, a día de hoy, en el mercado. Con todo, hay que hacer una serie de consideraciones previas.

En primer lugar, que los sistemas de visión nocturna ya llevan un tiempo en el mundo del automóvil. Y es que desde hace cerca de 15 años, marcas como Mercedes o BMW los han ofrecido, recurriendo o bien a imágenes térmicas o a cámaras de infrarrojos.

En segundo lugar, resulta curioso que Peugeot ofrezca esta opción justo cuando vivimos una época en la que se han realizado grandes progresos en lo relacionado con la iluminación exterior de los vehículos. En apenas una década hemos pasado de las lamparas de xenón a las luces de leds y a los faros matriciales capaces de no deslumbrar a otros conductores creando zonas de sombra… por no hablar de los faros láser que están comenzando a llegar.

Con todo, esas luces por muy inteligentes que sean y por muy grande que sea su alcance no dejan de ofrecer sus limitaciones. Y una buena forma de complementar su labor puede ser el dispositivo de visión nocturna del 508. Un sistema que, en el caso del Peugeot, funciona con una cámara infrarroja emplazada en la parte frontal inferior del coche; esa cámara muestra sus imágenes en la instrumentación, que es una gran pantalla.

Para que el sistema entre en acción, en primer lugar hay que estar o en un sitio con poca luz -un parking, un túnel- o bien esperar a que el sol se ponga. En ese caso, y desde una ruedecita situada en el lado derecho del volante, hay que activar el modo ‘Night Vision’ o ‘Visión nocturna’ para que buena parte de la pantalla de la instrumentación se convierta en un monitor que muestra en blanco y negro -con toda la modalidad de grises; cuanto más gris aparece un objeto, mayor es su temperatura- lo que ve la cámara, cuyo alcance, según la marca, es de 200 metros. Teniendo en cuenta que unos faros tan avanzados como los del Peugeot superan fácilmente esa ‘profundidad’, ¿cuál es la razón de ser de este dispositivo?

Sin duda, lo más interesante es que puede detectar la presencia de obstáculos o animales en la trayectoria del vehículo -siempre que estos últimos tengan una envergadura superior al medio metro-. Y para que al conductor no le pasen desapercibidos, el sistema utiliza unos marcos amarillos superpuestos en la imagen y que acompañan el movimiento de la persona o animal.

Lo cierto es que funciona muy bien y, si está dentro del ancho de visión de la cámara, es capaz de percatarse de todo… e, incluso, llega a mostrar motoristas que circulen por delante de nosotros… sin llevar ningún tipo de iluminación. Pero hay que verlo no como un sistema que permita olvidarte de lo que ves a través del parabrisas para conducir mirando a la pantalla, sino como un dispositivo adicional de alerta para avisarte de algún riesgo que ni siquiera con las luces de leds verías.

Imagen que muestra el dispositivo de visión nocturna

Según Peugeot, este dispositivo tiene algunas limitaciones; por ejemplo, sólo actúa si la velocidad del coche no es superior a 160 km/h -algo que no es un inconveniente en nuestro país- y en climas extremadamente cálidos, con temperaturas nocturnas superiores a los 30 Cª puede no resultar del todo eficaz.

Siempre puedes confiar en las luces

Si no te acaba de convencer la visión nocturna, lo cierto es que la iluminación que trae de serie esta versión GT es realmente buena. Lo es por eficacia, ya que en especial la potencia, claridad y anchura de sus leds es excelente. Además, viene incluido el dispositivo que cambia entre cortas y largas de manera automática.

Es algo que hace si, por ejemplo, el coche percibe que viene otro vehículo de frente o que te acercas a otro coche por detrás; también pasa a luz corta cuando percibe que te aproximas, por ejemplo, a un cruce regulado por semáforos -o si reduces la velocidad y el sistema entiende que estás circulando por un poblado-. Para conseguir todo eso, una cámara situada en la parte superior del parabrisas es la encargada de otear el horizonte.

Como única pega se podría decir que competidores como el Opel Insignia ya van un paso más allá ofreciendo leds matriciales, que no necesitan siquiera cambiar de luz corta a larga. Pero los del 508 son tan eficaces -además, se apoyan en los antinieblas para mejorar la iluminación en las curvas- que realmente no hay mucho que añadir.

Como curiosidades, las luces traseras también emplean leds y siempre van encendidas, con mayor o menor intensidad según la luminosidad ambiental.

Un interior lujosamente tecnológico

Después de ver los últimos interiores presentados en los 3008 y 5008 era más o menos sencillo adivinar el estilo por el que optaría esta berlina. Y lo cierto es que hay muchas cosas en común, pero también se ha dado una ‘vuelta de tuerca’ a la presentación general. Desde el primer golpe de vista resulta muy evidente que hay mucha tecnología a bordo.

Imagen de la instrumentación del Peugeot 508 GT

El cuadro de mandos clásico sustituido por una gran pantalla, otra gran pantalla en la consola central, un volante multifunción de reducido tamaño -y por encima del cual oteas el mencionado cuadro de mandos, cuya posición elevada hace que no sea necesario contar con un HUD-, iluminación interior ambiental con leds -en color blanco, azul…-, el selector del cambio automático que funciona por impulsos -no hay una palanca que se mueve entre distintas posiciones: basta empujarla hacia delante o hacia atrás, y siempre vuelve a su posición original- e, incluso, algún detalle curioso como las luces de cortesía que se encienden o apagan con sólo rozarlas con la punta de los dedos.

Lo que también llama la atención es que se haya combinado la tecnología con numerosos toques clásicos; ahí está la fila de botones bajo la pantalla central -una gran idea y el complemento perfecto para acceder a muchas de las funciones del sistema de infoentretenimiento-, la presencia de inserciones de madera cubriendo grandes superficies del propio salpicadero o la zona que separa los dos asientos.

El 508 combina de una manera interesante los dispositivos tecnológicos con elementos clásicos. No recordábamos tanta madera en el interior desde la época de los Jaguar de hace años.

Sin embargo, toda la atención es para el cuadro de mandos, uno de los más espectaculares del momento. Sí, ya conocíamos su claridad, su funcionamiento fluido, su grado de personalización… pero lo cierto es que es una tecnología llamativa con la que presumir delante de los amigos. Lo más interesante es cómo puede cambiar su apariencia con accionar la ruedecita del lado derecho del volante. Es posible mostrar un cuadro de mandos más clásico -con su velocímetro, cuentavueltas…- u otro en el que casi todo el protagonismo sea para el mapa del sistema de navegación.

Imagen de la pantalla central del Peugeot 508 GT.

Un poco menos fluido es el funcionamiento de la pantalla central -en este acabado tope lleva la de 10”-, que tiene sus peculiaridades, como los sonidos de confirmación, salida de un menú -que se pueden desactivar-…

Aún así, sus grafías son correctas, el navegador viene con estado del tráfico y actualización de mapas, además de poder actualizarse vía USB. Con esta pantalla podemos controlar lo típico -equipo de sonido, climatizador, navegador, ciertas funciones del coche…- así como seleccionar uno de los tres ambitentes para el interior.

Detalle de uno de los altavoces del equipo de audio Focal del Peugeot 508.

Es lo que se denomina ‘función i-Cockpit Amplify’, que como la propia marca describe, permite ‘personalizar el ambiente de conducción’. Lo hace actuando sobre la iluminación ambiental del interior, el ‘ambiente sonoro’ -es decir, variando entre diferentes configuraciones del ecualizador del sistema de sonido-, los masajes de los asientos -cuando lleva esta función instalada- y los modos de conducción del vehículo.

En cuaquier caso, existen tres modalidades para esta función; el modo neutro, el modo ‘Relax’ y el modo ‘Boost’ -más deportivo-. Los cambios se notan, pero no hay grandes diferencias entre los distintos ambientes. Sí que es más palpable percibir cambios en la configuración del vehículo si prestas atención a un mando situado a la derecha de la palanca del cambio.

Con él se pueden elegir distintos modos que actúan sobre aspectos relacionados con la conducción: respuesta del acelerador, del cambio automático, la suspensión de dureza regulable, el tacto de la dirección asistida… e, incluso, cuándo entra en funcionamiento el stop/start o con qué intensidad funciona el aire acondicionado.

Detalle del selector de modos de conducción del Peugeot 508.

Teniendo eso en cuenta, hay que decir que hay un modo ‘eco, encaminado a reducir el consumo de combustible -a cambio de reducir la respuesta del motor o del aire acondicionado-, un modo confort -que hace que la suspensión sea más blanda-, un modo ‘normal’ -que es el que se conecta por defecto al arrancar el coche-, un modo sport -para realizar una conducción más deportiva- y un modo ‘manual’ -se llama así porque permite cambiar las marchas de la caja automática-secuencial desde las levas situadas tras el volante-.

Si te fías del coche, él te guiará

Este 508 estrenó, frente a su antecesor, los asistentes a la conducción más extendidos del momento. Eso sí, para ver de todo lo que es capaz este coche, conviene que abones los 499 euros del pack Drive Assist Plus, que complementa el equipamiento de serie con elementos como el asistente de mantenimiento dentro del carril -de serie sólo lleva el sistema que te avisa si sobrepasas alguna de las líneas sin usar el intermitente- o el control de velocidad adaptativo con función de arranque y parada. Algo que, como es lógico, sólo es posible en esta versión con caja de cambios automática.

Imagen de algunos de los botones del salpicadero del 508 que activan y desactivan funciones y asistentes.

Su funcionamiento es similar al que hemos visto en otros modelos: con la ayuda de una cámara en el parabrisas y un radar en el paragolpes delantero, el 508 puede ‘ver’ y detectar los coches que circulan por delante de él y en el mismo sentido de la marcha. Si fijas una determinada velocidad con el control de crucero, el Peugeot la mantiene siempre que pueda, frenando si encuentra un coche más lento que vaya por delante o volviendo a acelerar si cambias de carril y hay espacio libre.

Como curiosidad, y aunque se puede regular la distancia de seguridad que quieres que el coche deje respecto a otro vehículo que te preceda, si el 508 ve que pones el intermitente, te permitirá aproximarte más al coche que va por delante y que así puedas hacer la maniobra de adelantamiento pasando el menor tiempo posible en el carril de la izquierda.

Imagen de un Peugeot 508 GT rojo circulando por carretera

Si te acercas a un atasco o retención, el sistema es capaz de llegar a frenar el vehículo por completo, actuando sobre el motor y también los frenos. Y si la parada es inferior a los tres segundos, el coche se vuelve a poner en movimiento si detecta que el coche de delante también empieza a desplazarse -si la parada es más prolongada, puedes dar un toque al acelerador o pulsar el botón de reanudación del control de crucero, ubicado a la izquierda del volante, para que el sistema vuelva a actuar-.

Y las curiosidades que nos llamaron la atención

No es especialmente novedoso, pero por algo más de 1.000 euros, este 508 puede incluir una tecnología que, según la marca, le solucionará un problema al 30% de los conductores, que no controlan la maniobra de aparcamiento… y evitará ‘que hagan de las suyas’ ese 10% que no tiene problema en decir que aparca ‘de oído’.

Nos referimos al Full Park Assist o asistente de aparcamiento automático, que te libera como conductor de muchas de las operaciones que conlleva estacionar el vehículo: localizar el hueco -siempre que no circules a más de 30 km/h y que circules a una distancia de entre medio metro y metro y medio de los vehículos estacionados-, asegurarse que el coche cabe y, si te gusta el sitio, llevar a cabo la maniobra actuando sobre la dirección, pero también sobre el acelerador y el freno: tú sólo tienes que preocuparte de mantener pulsado el botón que activa esta función.

A excepción de los sistemas planteados por las marcas premium, este Peugeot cuenta con uno de los sistemas de aparcamiento automático más avanzados de la actualidad.

Por lo tanto, resulta más avanzado que el de sus rivales -eso justifica en parte el precio de este extra- y se agradece que pueda realizar maniobras de aparcar… y desaparcar; ¿alguna pega que ponerle? Que necesita un poquito más de hueco que los sistemas de sus oponentes -en concreto, para aparcamientos en línea precisa de hueco que sea, al menos, un metro más largo que el tamaño del coche-… o que, puestos a pedir, la maniobra no se pueda controlar desde fuera del vehículo, mediante algún tipo de app en el móvil.

Imagen del Peugeot 508 GT de color rojo

De serie, como coche nuevo que se puso a la venta con posterioridad al 1 de abril de 2018, el 508 ya viene con sistema de llamada de emergencia y de asistencia en carretera. Pudimos comprobar la eficacia de este último dispositivo realizando un simulacro de llamada; aunque al principio se escucha una grabación en francés, la operadora que nos atendió lo hizo en español, con total eficacia y sabiendo desde el primer momento la ubicación exacta del coche, sin que nosotros se lo dijésemos.

Como última curiosidad te hablaremos de la cámara que lee las señales de tráfico; una cámara que complementa su información con la información de la cartografía del sistema de navegación. La buena noticia es que no sólo es capaz de reconocer las señales de velocidad: también puede ‘leer’ las de prohibido o permitido adelantar, te advierte si te introduces en una calle prohibida o te recuerda que hay una señalización vertical de Stop.

VALORACIONES
Conectividad
8
Asistentes a la conducción
8,5
Tecnologías de confort
8
Tecnologías de entretenimiento
8
App
6
B. Rozas
Apasionada del movimiento, tenga la forma que tenga. Transportarme es un sueño. Los automóviles son los que mejor lo expresan. Periodista, conductora, correctora. Saber cada día un poco más y contarlo. HackerCar es el medio ideal para continuar creciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.