Prueba a fondo

Peugeot 2008 GT

Para que los 'B-SUV' existieran como segmento, hizo falta un pionero suficientemente exitoso. El Peugeot 2008 cumplió con ese papel... Y, ahora, su segunda iteración es el 'molde' al cual se adaptan los demás.

Imagen frontal del Peugeot 2008 GT

Qué debes saber sobre el Peugeot 2008 GT:

Que es una de las ‘piedras angulares’ de la actual Peugeot. Surgida en 2013, la primera generación del 2008 inauguró la presencia de Peugeot entre los SUV de pequeño tamaño. Perteneciente a la ‘Saga 00’ que la marca francesa creó para sus propuestas más especiales, su notable éxito de ventas le ha granjeado un hueco fijo en la gama. La actual iteración llegó en 2019, acompañada de un importante crecimiento en sus cotas: mide 4,30 m de longitud, por 1,77 de anchura y 1,53 de altura.

Que tiene variantes para todos los gustos y necesidades. La unidad probada equipa el motor gasolina 1.2 PureTech en su configuración más potente, con 155 CV. Como alternativas, se ofrece un nivel de potencia algo inferior -130 CV- o, también, una opción diésel con el 1.5 BlueHDi de 130 CV. Aparte, existe una opción 100% eléctrica: el e-2008.

Que puede venir muy bien equipado. Nuestra unidad incorpora el acabado GT, uno de los más completos de la gama. De serie ofrece control de crucero inteligente, detectores de ángulo muerto, Park Assist, faros full Led, navegador o conectividad WiFi. Por un poco más, un suplemento denominado ‘GT Pack’ añade algunos extras que también equipaba esta unidad, como una tapicería con detalles en Alcántara, asientos calefactables o techo panorámico. Eso sí, ojo con el precio final, pues lo que ves en las imágenes supera la barrera de los 30.000€.

«Quizás el Peugeot 2008 sea el más ‘visto’ de los B-SUV: aparece constantemente en la publicidad y, a pie de calle, parece como si todo el mundo ya tuviera el suyo. Pero su éxito es completamente lógico, pues hablamos de un automóvil del mundo de hoy. Y sus tecnologías así lo prueban».

Tras años de presenciar -y analizar- tendencias, uno llega a la conclusión de que éstas tienen ‘vida’ propia. Si hablamos del estado actual del mercado automovilístico, la moda de los SUV viene, desde hace tiempo, poniendo el foco en modelos cada vez más contenidos en tamaño.

Y es que el gusto por los vehículos elevados sobre el suelo -y con formas que emulan a un 4×4- se entremezcla con la corriente -llamémosla así- individualista que preconiza la idea de una ‘cápsula de desplazamiento’ apta sólo para unos pocos ocupantes. En definitiva, necesitamos de todo… menos el espacio.

Por eso, los conocidos como ‘B-SUV’ se están llevando la mejor parte del pastel de las ventas. Y, por eso mismo, la marca que no posee un representante en este subgénero se queda fuera de ‘la acción’. A esto hay que añadir una curiosidad, y es que ninguno de sus ‘capos’ procede de Alemania; aquí, los modelos germanos van ‘al dictado’ de lo que marcan el Nissan Juke, el Renault Captur… y el Peugeot 2008.

Imagen posterior del Peugeot 2008 GT

Después de analizar para vosotros los dos primeros, teníamos aún pendiente ocuparnos del tercer miembro de esta particular ‘Santísima Trinidad’. De entre ellos, quizá sea el más ‘visto’, pues figura en todos los soportes publicitarios y parece que, a pie de calle, todo el mundo ya tiene el suyo. Tras ‘intimar’ con él durante una semana, sólo podemos confirmar que nuestras sensaciones son completamente lógicas, pues estamos ante un coche del mundo de hoy. Y sus tecnologías dan testimonio de ello.

Asistentes: progresa adecuadamente… con matices

Nos aproximamos al Peugeot 2008 y, en el último metro que nos separa de él, la llave inteligente ejecuta la apertura si la llevas encima. Otro tanto ocurrirá a la inversa: se cerrará al alejarte, acompañando la maniobra con el plegado de los retrovisores y un sonido de aviso. Si hemos revisado bien nuestra hemeroteca, diríamos que es el primer modelo de PSA -ahora Stellantis– que encontramos con esta función. Descontando, claro está, al DS 3 Crossback -el cual la empleaba para descubrir los tiradores de las puertas-.

Nos ponemos en marcha -y la regulamos- con un control de crucero adaptativo que sigue funcionando tan bien como lo recordábamos a través de la abultada ‘parentela’ del modelo. Quizás aún sigue mostrándose algo ‘brusco’ cuando acelera para alcanzar una velocidad programada muy superior a la presente, pero no es nada que una futura actualización no pudiera resolver.

Opciones de ADAS en el Peugeot 2008 GT

Unido a éste, se encuentra el limitador de velocidad. Y ambos son vinculables al lector de señales de tráfico a través de la función ‘MEM’, que permite reprogramar la velocidad de acuerdo con la última señal de limitación captada. Dicha captación responde a varios formatos de señalización, incluyendo los paneles luminosos. Y se centra -con buen criterio- en aquellas pertenecientes a la vía que ocupa el coche, cosa que nos lleva a pensar que, tal vez, emplea como ‘refuerzo’ los datos de la navegación. Asimismo, te advierte de la aproximación a los cruces con un pictograma de ‘STOP’.

Al juicio de nuestras manos, el asistente de mantenimiento de carril se nos presenta bien calibrado, así como rápido en la lectura de las líneas sobre el asfalto. Ejerce un férreo control sobre la dirección, obligándote a usar el intermitente para cambiar de carril si utilizas el ‘Pilot Assist’.

Mandos volante del Peugeot 2008 GT
Visualizador ADAS instrumentos del Peugeot 2008 GT

Esta última función mantiene un preciso ‘autocentrado’ que proporciona al Peugeot 2008 un elevado grado de autonomía. Tan sólo hemos encontrado un defecto, el cual comparte con algunos otros productos de la plataforma: la elevada altura libre del vehículo propicia que, a poco que se empine la carretera, la cámara frontal del parabrisas deje de captar las líneas.

Un breve inciso aquí para mencionar el detector de fatiga y atención. Su funcionamiento se basa en giros azarosos del volante. Este detalle le resta algo de precisión, ya que los pequeños movimientos a un lado y a otro pueden ‘dispararlo’ en falso.

Vamos ahora con la ‘capacidad sensorial’, la cual empieza por el control de ángulo muerto. Nada que reprochar en este punto: entra en funcionamiento con bastante anticipación, animándote enseguida a confiar en él. Tampoco encuentra problemas en la detección de motocicletas, un defecto que -hablando ya en clave general- empieza a ser cosa del pasado.

Cámara trasera del Peugeot 2008 GT
Vista 180º del Peugeot 2008 GT

El juego de sensores de maniobra -delanteros y traseros- posee un alcance bastante bueno, y son precisos. En la posición de ‘pitido continuo’, apenas quedan 15 cm hasta el obstáculo. Vienen complementados por una aceptable cámara de visión trasera que, a su vez, añade una vista virtual del coche en 180º. Es un ‘añadido’ razonablemente útil… pero, cada vez que recordamos que un Renault Captur equivalente equipa una en 360º, se nos antoja algo corto.

Hemos de terminar este capítulo de la prueba mencionando el ‘Park Assist’. De entrada, su activación a través del menú de opciones del vehículo nos parece algo más ‘rebuscada’ de la cuenta -estaría bien contar con una ‘tecla’ física de acceso directo-. Pero no es su peor defecto. Sobre el papel, es capaz de entrar y salir de huecos en línea, así como acceder marcha atrás a huecos dispuestos ‘en batería’. En la práctica, se muestra errático en el cálculo de los espacios, así como en buena parte de las maniobras. Un sistema con buenas intenciones… pero que da la sensación de estar ‘inacabado’.

Conectividad y Multimedia: a su propio estilo

Entramos al habitáculo del Peugeot 2008, y todo nos resulta ‘familiar’. Lógico, pues el ‘aeronáutico’ salpicadero cóncavo es calcado al que encontramos -en su día- en el pequeño 208. La prueba del tacto, más allá de algún plástico duro ocasional, no encuentra más que buenas sensaciones y ajustes.

Interior del Peugeot 2008 GT
Menú de apps del Peugeot 2008 GT

El foco de la atención se dirige al sistema multimedia. Su generosa -y panorámica- pantalla de 10″ nos recibe con un tacto y respuesta muy buenos. A diferencia de lo habitual, no posee un menú ‘home’ que centralice el acceso a sus funciones, lo cual te obliga a pulsar sobre cada uno de los seis sensores hápticos que figuran bajo ella.

A nuestro modo de ver, esta configuración revela un cierto inconveniente de ergonomía. Más allá de la imprecisión que supone manejar los controles de la climatización desde la pantalla -algo que venimos criticando, sin éxito, durante mucho tiempo-, la postura de conducción tan ‘peculiar’ requiere estirar nuestros dedos al máximo para tocar estos sensores, amén de -luego- navegar por los submenús asociados a ellos. Como compensación, una segunda fila de teclas aproxima -de forma física- algunos ‘atajos’… pero tampoco termina de configurar una solución demasiado intuitiva.

Digital Cockpit del Peugeot 2008 GT
Consumos en el Digital Cockpit del Peugeot 2008 GT

El panel de instrumentos -denominado por Peugeot ‘i-Cockpit’– juega con la ilusión de las tres dimensiones, empleando una pantalla secundaria -que se oculta dentro del clúster- a modo de ‘proyector holográfico’. Dicha proyección sufre un leve retardo que se deja notar, lo cual… digamos que rompe la ‘magia’ que buscaba la firma del león. Eso sí, no se puede negar que es un sistema muy completo: plantea varios modos de visualización, incluyendo uno ‘Personal’ ajustable a través de un submenú.

Precisamente, otro de estos modos muestra ante tus ojos lo que sucede con el navegador. Conforme a la costumbre de al marca francesa, hablamos de un sistema que funciona bien, siguiendo con agilidad la progresión del coche por el mapa. Y la curiosidad: es capaz de mostrar reproducciones en 3D de algunos edificios emblemáticos que tengas cerca.

Navegación conectada en el Peugeot 2008 GT
Menú opciones WiFi del Peugeot 2008 GT

Pero, sin duda, su gran virtud es el empleo de navegación conectada. Los avisos de obras y atascos se muestran sin problema, incorpora una base de datos con radares… Además, si necesitas encontrar un destino con urgencia, la función ‘Buscar’ es mucho más rápida que la introducción manual de la dirección.

Mientras no pocos rivales incorporan ya un ‘hotspot’ WiFi para ofrecer conexión a Internet a los dispositivos móviles de sus ocupantes, el 2008 se ‘conforma’ con la posibilidad de conectarse a redes WiFi que encuentre dentro de su alcance. Algo que hace como Dios manda -emplea cifrado WPA2, y distingue entre redes protegidas e ‘inseguras’-, pero que te ‘obliga’ a compartir la tarifa de datos de tu smartphone si quieres disfrutar de conectividad ‘en marcha’.

Y, ya que hablamos de conectividad, hagámoslo también de sus accesos físicos. Cuatro puertos USB en total, con dos en la parte delantera -siendo uno del tipo ‘USB-C’- y otros dos en la trasera. Si quieres reproducir archivos, transferir datos o emplear Android Auto y Apple CarPlay, recuerda que sólo los delanteros lo permiten.

Radio en el Peugeot 2008 GT
Ajustes de audio en el Peugeot 2008 GT

Finalizamos la prueba del Peugeot 2008 hablando del equipo de audio. Éste plantea un esquema clásico de seis altavoces, con una calidad sonora bastante buena a la cual contribuyen notablemente los ‘tweeters’ que flanquean el parabrisas, encastrados en una ‘rejilla-carcasa’ pensada para dirigir su cono hacia los pasajeros delanteros. No obstante, nos quedamos con las ganas de catar el sistema HiFi Premium firmado por Focal, un opcional -con 10 altavoces y 515 vatios- que sólo disfrutarás si optas por el ‘GT Pack’.

VALORACIONES
CONECTIVIDAD
8
ASISTENTES A LA CONDUCCIÓN
8.5
TECNOLOGÍAS DE CONFORT
7.5
TECNOLOGÍAS DE ENTRETENIMIENTO
8
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.