Tecnología HC

Pero, ¿qué hace eso ahí? Cinco mandos que no están donde te esperas

Cientos de horas de investigación, miles de personas involucradas, millones dedicados al desarrollo del producto... y cuando el coche llega a la calle te das cuenta de que hay elementos de ergonomía que no parecen del todo bien resueltos. ¿Es un fallo o tienen su razón de ser?

Cockpit de un avión
Foto: David Mark en Pixabay

Por ergonomía, la RAE define que es el «estudio de la adaptación de las máquinas, muebles y utensilios a la persona que los emplea habitualmente, para lograr una mayor comodidad y eficacia». Es más, la segunda acepción pone como ejemplo claro a los automóviles para referirse al término: «el puesto de conducción tiene buena ergonomía».

Sin embargo, hay ocasiones en los que la situación de ciertos mandos y botones no parece la más adecuada… o, dicho de otra forma, no es la más ‘extendida’ -es decir, que todo el mundo lo hace de otra manera-. Por eso, hemos requerido repasar algunos elementos que hay en los interiores de los vehículos y que siempre nos han hecho pensar: «¿y por qué está eso ahí?». Pero, ojo, que en ocasiones todo tiene una explicación.

Coches ‘de izquierdas’

En los coches que circulan por el lado derecho de la carretera, el volante se sitúa en el lado izquierdo… y eso, lógicamente, condiciona el diseño interior del habitáculo, por lo que la mayor parte de los mandos se colocan en la consola ubicada al lado derecho. Sin embargo, hay marcas y modelos que prefieren ‘llevar la contraria’.

Seguramente el caso más recordado sea el de los Porsche, en los que la llave de contacto y arranque -más recientemente sustituido por un mando giratorio- se introducía en un hueco a la izquierda del volante, cuando el resto del universo lo situaba a la derecha.

Y aunque pueda parecer un fallo de ergonomía, en realidad en los modelos alemanes, esa situación del contacto en esa ubicación, tan cerca de la puerta, estaba pensada para que en las salidas clásicas tipo Le Mans, en la que los pilotos corrían hacia sus coches aparcados en el lado contrario de la pista y tenían que arrancarlos, se suponía que al estar el arranque en esa posición, se podía accionar con la mano izquierda al tiempo que con la derecha ya se estaba insertando la primera marcha del cambio. Todo era buena solución para ganar unas décimas y salir en primera posición.

Lo que no tiene tanta lógica es lo que hizo Peugeot en la anterior generación del 508, modelo que tenía el botón de arranque situado al lado izquierdo, al igual que el sistema para activar o desactivar el freno de mano eléctrico. Puede que no fuese lo habitual y que aportase un toque original, pero su sustituto ya no volvió a recurrir a esa solución.

Un botón para salvarte la vida… si lo alcanzas

Desde abril de 2018, todos los modelos de nueva homologación deben contar con un dispositivo denominado E-Call. ¿Su misión? Que, en caso de accidente, el coche sea capaz de realizar una llamada automática al número de emergencias 112 advirtiendo de la posición del vehículo, con el objetivo de que los servicios sanitarios puedan llegar hasta el lugar del siniestro en el menor tiempo posible -algo que se considera vital para que los heridos graves que haya puedan tener más posibilidades de salvar sus vidas-.

Ahora bien, también existe la posibilidad de que sea al propio conductor o algún pasajero el que tenga que activar el mencionado botón porque el sistema no ha entrado en acción. ¿Dónde se lo encontarán? En la parte alta del coche, normalmente en la zona del espejo retrovisor interior… y, en ocasiones, cubierto por una guarda. Pero esa posición tiene un motivo principal: evitar que se pueda pulsar por accidente, o que esté al alcance de los niños.

Cerrar el maletero: ya que estamos allí…

El cierre eléctrico del portón del maletero es una gran ayuda para cerrarlo con total comodidad: basta pulsar un botón para que unos muelles y amortiguadores realicen el trabajo por tí. También sirve para abrirlo, pero se entiende que la tarea más complicada -sobre todo para personas de estatura reducida- es enganchar el portón y bajarlo. Pues bien, en ese caso… ¿por qué situar, precisamete, el botón que acciona el cierre… en lo más alto del portón del maletero?

botón del cierre del maletero

Por suerte, aquí sí que existen varias soluciones. En primer lugar, utilizar un botón que también suele incluir el mando a distancia de la llave para hacer esa operación. En segundo, ajustar la altura máxima a la que puede abrirse el portón, para que éste quede más a mano. En tercero, utilizar una solución como hace Jeep en algunos modelos -como el Cherokee– de colocar el botón de cierre… en un lateral de la zona del maletero, lo cual lo hace todo más cómodo.

Lo encontrarás en el tercer sótano…

Es habitual en los modelos japoneses que para accionar la tapa que da paso a la boca de llenado haya que accionar un botón en el interior del coche. En muchos casos, se ubica entre el asiento y la puerta del conductor, en forma de tirador. Siempre es bueno recordar que hay que accionarlo cuando paremos a repostar, porque puede que nos veamos con la manguera en la mano dispuestos a llenar el depósito pero comprobemos que la tapa no se levanta con el clásico movimiento de pulsarla hacia dentro con un dedo.

Pero, en este caso, nos vamos a fijar en el Nissan X-Trail, porque a la izquierda del volante tienes situados unos cuantos botones en varias hileras. En la primera de ellas hay funciones como las de desconectar el control de tracción o el que acciona el portón trasero eléctrico. En la segunda, los que permiten desconectar el sistema stop/start o los sensores de ayuda al aparcamiento… y en la tercera, más abajo aún, la palanca para desbloquear el capó -un mando que todo el mundo sabe que no está en el lugar más cómodo precisamente- y, junto a él, el que permite acceder al depósito de combustible.

¿Para fomentar las tareas compartidas?

Ahora ya no se recuerda, porque viviemos el áuge de las pantallas táctiles y los salpicaderos minimalistas, pero hace años, cuando los coches ya incluían multitud de tecnologías, los cuadros de mandos comenzaron a llenarse de todo tipo de mandos, botones y palancas. Era, de alguna manera, la forma de controlar un gran número de funciones. El problema quizá surgía cuando esos mandos no se colocaban u ordenaban de manera lógica.

botones Opel Insignia

Un buen ejemplo era la anterior generación del Opel Insignia, posiblemente una de las mejores berlinas medias del mercado en cuanto a tecnología. De hecho, podía incluir sistemas poco habituales entre su competencia, como el selector de modos de conducción que actuaba sobre elementos del coche como la respuesta del acelerador, del cambio automático o de la suspensión. Aparte del modo ‘normal’ que el Opel seleccionaba por defecto al arrancar, se podía elegir entre un modo más confortable para viajar, conocido como ‘Tour’ y otro más deportivo bautizado ‘Sport’.

Sin embargo, en vez de estar agrupados en un único botón -con distintas posiciones según se vayan pulsando-, o de poner dos botones uno al lado del otro, se optó por utilizar dos botones y cada uno de ellos situados a un lado de la parte superior de la consola central. El del Sport iba más cerca del conductor, y el del Tour más cerca del pasajero… ¿quizá para que cada uno de ellos eligiese su botón según las circunstancias?

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.