Tecnología HC

Peajes automáticos: ¿son todos iguales?

Las retenciones en las autopistas son imprevistos que evitar en cualquier traslado, pero las paradas en los peajes son inevitables. A menos que la tecnología tenga algo que decir...

Imagen de un peaje en carretera
Foto de Red John en Unsplash

Por ello, el futuro de las carreteras se dirige hacia autopistas de cobro automático de peaje, dónde las siguientes son las más utilizadas, según un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid:

El reconocimiento automático de matrículas -ANPR-

Es una tecnología madura que utiliza cámaras de vídeo para la identificación de vehículos, mediante cámaras -montadas en postes o pórticos- que toman una imagen de las matrículas cuando el vehículo pasa por el punto de detección. Para realizar el cobro, solo es necesario registrar el vehículo en el sistema y se crea una cuenta de pago.

En cuanto a la precisión de esta tecnología, las cámaras más avanzadas alcanzan actualmente una tasa de lectura automática de hasta el 99% cuando se montan en pórticos sobre carreteras unidireccionales. Sin embargo, la necesidad de mantener actualizada la base de datos nacional de registro de vehículos y conductores, y la falta de armonización de las matrículas pueden aumentar los costes operativos.

Tecnologías de comunicaciones dedicadas de corto alcance -DSRC-

Están basadas en la comunicación por radio bidireccional entre los equipos fijos de carretera y las unidades de a bordo instaladas en un vehículo. Ha sido el enfoque más común para implementar el cobro en las autopistas de peaje desde finales de la década de 1980 -actualmente su precisión tiende al 100%-.

La decisión sobre la ubicación de los pórticos puede estar relacionada con diversos criterios, como la maximización del beneficio, los impactos en la movilidad y la economía locales, y las características de las rutas alternativas. El DSRC es especialmente rentable cuando el sistema de peaje es utilizado por muchos vehículos y hay que cubrir pocos segmentos de carretera.

La identificación por radiofrecuencia -RFID-

El sistema de cobro de peajes más utilizado en Estados Unidos y China, se basa en las ondas de radio para identificar los dispositivos a bordo. El rendimiento y las características de los enfoques RFID son, al menos en la práctica, muy similares a los de la tecnología DSRC -pueden ser menos precisos que el DSRC-, ya que ambos son enfoques basados en ondas.

Los Sistemas Globales de Navegación por Satélite -GNSS

Implican la utilización de los datos de posición del vehículo para medir el uso de la carretera con el fin de calcular la carga. Los puntos fuertes más significativos de la tecnología GNSS son su escasa necesidad de equipos en carretera y su flexibilidad. La tasa de fraude experimentada por esta tecnología es inferior del 2% y el nivel de cobertura del satélite es el principal parámetro que determina la precisión del sistema.

La privacidad de los datos es también una cuestión crítica debido a la cantidad de información personal que se recoge. Los sistemas de peaje basados en GNSS son más adecuados para el peaje de área, porque si la red se expande, los costes marginales serán más bajos que los de otras tecnologías. Por último, el sistema basado en el GNSS ha logrado la interoperabilidad con otros sistemas de peaje existentes.

El peaje basado en el tacógrafo

Registra el kilometraje recorrido por el usuario a través de una unidad de a bordo conectada electrónicamente al cuentakilómetros del vehículo. No se utiliza habitualmente -solo en Suiza y Oregón-.

La tecnología del tacógrafo se basa en la autodeclaración del usuario, y los registros de datos deben enviarse periódicamente a las autoridades de peaje. En este sistema se evitan los problemas de protección de datos y privacidad de los usuarios.

Sistemas de peaje por comunicación móvil -GSM y smartphone- 

Están todavía en una fase inicial, pero tienen un importante potencial de cara al futuro. La combinación de la penetración de la telefonía móvil, el progreso tecnológico en NFC y la creciente cobertura de la red celular permiten integrar los teléfonos móviles con mayor flexibilidad para pagar el peaje. Esta tecnología reduce las inversiones iniciales y los costes de explotación, ya que no se necesitan unidades de a bordo ni pórticos.

Ciberseguridad en los peajes

Con el aumento de la conectividad de los vehículos, la tendencia es la de utilizar peajes automáticos para evitar disminuir la velocidad en vías rápidas. Esto acarrea un peligro de suplantación de identidad o spoofing, puesto que los atacantes intentarán realizar fraude mediante este sistema. Por otra parte, se deberán proteger ante ataques de DoS y DDoS, ya que esto podría paralizar totalmente el tráfico o anular todos los cobros de peaje.

Bibliografía.


Mikel Bilbao Hernández / Área Técnica EUROCYBCAR

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.