Consejos HC

Pasos para evitar el ciberacoso… también en tu coche

No hace falta ser un cracker para practicar el cyberstalking: los dispositivos conectados guardan muchos datos de sus usuarios que un ciberdelincuente puede utilizar para acosarlos. ¿Qué puedes hacer para evitarlo?

Un niño situado en un parque mira a través de unos prismáticos muy grandes
Imagen de Frank Wittkowski en Pixabay

Hace unas semanas saltó la noticia: un vehículo había sido utilizado para acosar a una persona. ¿El culpable? Un australiano que confesó haber espiado los desplazamientos en coche que realizaba su expareja, además de la ubicación del automóvil en tiempo real. Todo gracias a una aplicación móvil vinculada con el coche que mostraba en el smartphone del acusado toda esa información. Gracias a ello, el hombre pudo tener controlados todos los movimientos de su antigua novia.

Cyberstalking, un problema creciente

Aunque sí es novedoso que este tipo de intromisiones en la intimidad tengan como protagonista a un coche, estas situaciones de acoso no son nuevas. Se conocen como cyberstalking, un concepto que se puede definir como el acoso, el espionaje o la intimidación a través de dispositivos tecnológicos o de Internet.

Para el ‘stalker’ -el acosador-, Internet es un gran aliado porque la mayoría de las personas difunde parte de su vida y determinados datos personales de forma abierta en sus redes sociales. Es decir, espiar puede ser tan sencillo como seguir las cuentas de Twitter, Facebook e Instagram de la persona a acosar.

¿Cómo evitarlo?

Por eso, los expertos en ciberprevención de Demonito advierten que «es vital» mantener tu información personal privada. Básicamente, se trata de «que monitorear tu actividad online o localizarte físicamente sea más complicado» explican desde Demonito.

En el caso de un divorcio en el que uno de los implicados sospeche que su expareja le está espiando o acosando -como en el ejemplo que abre este artículo- los expertos piden aumentar las precauciones: «Revisa tus redes sociales, utiliza localizaciones falsas cuando subas tus publicaciones y no confirmes que asistirás a un evento en tal sitio».

Desde Demonito también consideran que hay que tener mucho cuidado con las contraseñas tras una ruptura sentimental. Por eso, recomiendan cambiar todas las claves y utilizar un gestor de contraseñas. Este tipo de herramientas permiten almacenar, gestionar e incluso generar contraseñas seguras. Usar una de estas aplicaciones sería útil «para protegerte de una expareja, incluso aunque pienses que él o ella no haría nada de esto o que no conoce tus contraseñas».

¿Y en los coches?

Y sobre el caso concreto de cyberstalking a través de un coche, el problema está en los datos que recopilan las aplicaciones de los fabricantes de vehículos y quién puede consultarlos. Este tipo de app son cada vez más frecuentes y ofrecen al usuario diversas funciones. Las posibilidades exactas dependen de cada modelo de coche concreto. Pero las más habituales son geolocalización, registro de rutas pasadas o abrir y cerrar el coche y arrancar su motor desde el móvil.

Desde Demonito afirman que «los fabricantes deberían ofrecer mucha más transparencia» y dejar claro si la geolocalización se está registrando y si es posible activar y desactivar esa funcionalidad. «Otra opción es dar a los usuarios la posibilidad de eliminar su histórico de desplazamientos en ese tipo de app o en el sistema multimedia, e incluso realizar un reseteo completo del sistema -devolverlo a su estado de fábrica-» concluyen los expertos de Demonito.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.