Prueba a fondo

Opel Grandland X Ultimate

En un mercado saturado de SUV modernos y tecnológicos, es difícil diferenciarse de los demás. Pero el todocamino más grande de Opel lo intenta yendo a contracorriente: apuesta por hacer su tecnología más sencilla de usar.

Qué debes saber del Opel Grandland X

Que es el SUV más grande de Opel. Sus casi 4 metros y medio de largo -4477 mm-, junto con sus 1856 mm de anchura y 1609 mm de altura, sitúan al Grandland X claramente por encima del Mokka X. En su interior, ofrece espacio para 5 pasajeros y 514 litros de equipaje, ampliables a 1652 litros si se abate la segunda fila de asientos.

Que es hermano de otros modelos como el Peugeot 3008 y el Citroën C5 Aircross. Con ellos comparte, por obra y gracia del Grupo PSA, plataforma, motores y transmisiones.

Que la gama de motores está formada por dos versiones de gasolina y otro par de mecánicas diésel -de 130 y 180CV en ambos casos- y por un motor híbrido enchufable de 225 o 300CV. Todas las mecánicas ofrecen tracción delantera salvo la versión híbrida más potente, que es 4×4.

Que la versión que hemos probado lleva el acabado tope de gama -Ultimate- y equipa un motor de gasolina 1.2 Turbo tricilíndrico que entrega 130CV. Dicha potencia es gestionada por una transmisión manual de 6 velocidades. ¿El precio de esta versión? 32.700€ que se quedan en 27.932€ con el descuento vigente de 4.768€ que puedes conseguir sin necesidad de financiarlo.

Que, con esa combinación de motor y cambio, logra unos consumos de poco más de 5 litros a los 100 km. En cuanto a prestaciones, anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,1 segundos y puede llegar a 188 km/h de velocidad máxima.

Que el equipamiento de esta versión tope de gama es bastante completo. De serie ofrece elementos de seguridad, como alerta de fatiga, de colisión frontal, de cambio involuntario de carril con corrección de trayectoria; sistema de frenado de emergencia y alerta de ángulo muerto. También cuenta con ayudas para el conductor, como asistente de aparcamiento avanzado con cámara de visión trasera 360º, y tecnologías de conectividad, como sistema de infoentretenimiento con navegador y pantalla táctil de 8 pulgadas.

Si prefieres los diseños de toda la vida y estás en contra de la moda de poner pantallitas por todos lados, te sentirás muy a gusto en el interior de este Opel .

El mercado automovilístico está cada vez más competido. Las ventas llevan un tiempo de capa caída y los fabricantes tienen que hacer cuentas para poder economizar recursos y ahorrar costes al fabricar sus coches. Y una forma de hacerlo, que ya está bastante extendida, es compartir desarrollos y piezas entre varios vehículos. ¿Lo más habitual? Prestarse plataforma, motores y cajas de cambio.

Y esa es precisamente la apuesta que ha hecho PSA con el Opel Grandland X. El protagonista de nuestra prueba comparte esos tres elementos con sus “hermanos”, el Peugeot 3008 y el Citroën C5 Aircross. También se nota su pertenencia al consorcio francés en algunos botones y sistemas propios de los coches de ese grupo.

IMagen del opel grandland x tres cuartos delantero azul

¿Significa esto que puedes dejar de leer este CarLab porque ya leíste en su momento la prueba que hicimos al 3008? Para nada. A pesar de todo lo que tienen en común, son modelos bastante diferentes entre sí. Cada uno con su personalidad propia. El Peugeot apostaba por llamar la atención desde el primer vistazo. Elementos como el Virtual Cockpit o el diseño, tanto exterior como interior, estaban pensados para que no quedase duda de que se trata de un modelo moderno y tecnológico. ¿Qué es lo que caracteriza al Opel?

¿Llamar la atención? No, gracias

Si alguien echa un vistazo al Grandland X, tanto por dentro como por fuera, no se creerá que se trata de un modelo que llegó al mercado después del 3008 -2016 el francés y 2017 el alemán-. Sobre todo, en lo que al diseño interior se refiere. Dentro, apenas hay elementos que sorprendan.

No hay colores llamativos ni formas arriesgadas. La pantalla central está perfectamente integrada en el salpicadero y no sobresale tratando de imitar el estilo de una tablet; y sus gráficos son de colores grisáceos. El cuadro de instrumentos es analógico y solo presenta una pequeña pantalla entre ambos relojes con colores también poco llamativos. Además, su salpicadero conserva numerosos mandos físicos -climatización, accesos directos a la pantalla, volumen del equipo de sonido…-, en contra de la tendencia a concentrar funciones a través de la pantalla central. En conclusión, hay pocas concesiones a la sorpresa y al diseño en un interior de estilo sobrio y clásico.

¿Eso es malo? Pues, como casi todo lo que tiene que ver con la estética, depende de los gustos del usuario. ¿Eres una persona a la que le gusta fardar de tener el último ‘gadget’, piensas que las cosas son mejores cuanto más digitales son y te gustan los interiores futuristas? Probablemente encontrarás anticuado al Grandland X.

Pero si prefieres los interiores de toda la vida y estás en contra de la moda de poner pantallitas por todos lados, te sentirás muy a gusto en el interior de este Opel. Personalmente, creo que es un acierto que conserve botones físicos para manejar las principales funciones. Da un plus de seguridad al tener que usarlas en carretera. Y eso no quiere decir que tengas que renunciar a las últimas tecnologías

Porque lo importante no es la forma, sino el fondo. Y es que, en contra de lo que podrías pensar por su aspecto, el SUV de Opel está al día en lo que se refiere a tecnologías de seguridad y de conectividad.

Completo sistema multimedia

Echemos un vistazo a la parte técnica de su interior. La pantalla central es la que gobierna la mayoría de las funciones de conectividad del coche. Es de 8 pulgadas en este acabado -de 7 pulgadas en otras terminaciones inferiores- y a color.

Desde ahí se puede acceder al sistema multimedia con navegación Navi 5.0 con IntelliLink. Este sistema ofrece integración del smartphone en el coche gracias a Android Auto y Apple CarPlay, sistema de navegación con mapas 3D, control por voz integrado con lectura y escritura de texto y Bluetooth. Además, también ofrece tomas USB y de 12V -tanto en las plazas delanteras como en las traseras- para maximizar la conectividad. Y si de tanto usar el móvil se te gasta la batería, puedes pedir en opción -150€- que te instalen un punto de carga inalámbrica, que se sitúa bajo el reposabrazos entre los asientos delanteros.

La pantalla se maneja de forma táctil o mediante uno de los numerosos botones que proporcionan acceso directo a la mayoría de las funciones. Además, el equipo de audio también se puede controlar de forma básica con botones en el volante. ¿Una curiosidad? Puedes distribuir la intensidad del audio de los distintos altavoces, desde que se escuche solo en una zona hasta que se escuche en la contraria. Esto viene bien si llevas en las plazas traseras a niños que se quieren dormir, pero los pasajeros delanteros queréis oír la radio. Así, puedes enviar el audio solo a las plazas delanteras.

De entre algunas tecnologías que se van haciendo habituales en el segmento, se echa en falta que no tenga, ni en opción, un punto de acceso wifi con el que dar internet a los dispositivos móviles de los pasajeros.

Los mejores aliados para aparcar…

…también están en la pantalla. A través de ella se accede a los dos mejores amigos que tiene este Grandland X para evitar que te dé un susto ese coche en el que no te habías fijado al aparcar. Por una parte, hay disponible una cámara de 360º que te muestra imágenes de lo que sucede alrededor del coche, con las habituales líneas que indican la trayectoria prevista del coche. Se activa al insertar la marcha atrás y su definición no es la mejor del mercado, pero sí lo suficiente para cumplir con creces su función.

Y si ni con este sistema te decides a aparcar por ti mismo, puedes dejarle la responsabilidad al propio coche gracias al sistema Park Assist. Esta tecnología toma el mando del coche en 3 escenarios: aparcar en línea y en batería; y desaparcar en línea.

Para activarlo, basta con que aprietes un botón situado tras la palanca de cambios, selecciones el tipo de maniobra que quieres ejecutar y actives el intermitente para elegir el lado de la calzada donde tiene que buscar hueco el coche. Entonces, tendrás que avanzar suavemente mientras el vehículo analiza los huecos que hay y calcula si cabe o no. En este proceso, hemos detectado un pequeño fallo que es común en coches con sistemas similares: si no hay vehículos a su alrededor a los que tomar como referencia, el sistema es incapaz de aparcar. Sencillamente, no detecta ningún hueco, aunque, precisamente por no haber otros vehículos alrededor, este sea enorme. Y también se da la situación contraria: tampoco detecta plazas algo estrechos, de esas en las que quizá haya que meter algo de tripa para salir.

Una vez que el coche ha detectado un hueco que le ha convencido, solo hay que insertar marcha atrás y controlar el acelerador y el freno, a indicación del propio vehículo. Los aparcamientos en línea los controla, pero no tanto los que son en batería. Durante nuestra prueba, y dependiendo del espacio disponible, alguna vez lo dejaba en mitad de dos plazas, en otras oportunidades daba por finalizada la maniobra cuando aún queda un metro de coche por introducir… Pero, a pesar de no tener una efectividad del 100%, aporta una ayuda bastante útil.

Y para conducir, ¿qué?

Si arrancamos el motor -sin necesidad de sacar la llave del bolsillo, gracias al sistema de acceso y arranque sin llave, que también nos permite abrir el coche con solo tirar del picaporte-, podemos fijarnos en que la acción de conducir se hace más amena por las diferentes ayudas con las que cuenta el Opel.

Aparte del ya mencionado Park Assist, este SUV equipa de serie sistemas que detectan si estás fatigado, si tienes algún coche en el ángulo muerto, si cambias sin querer de carril -y corrige automáticamente la trayectoria- y si existe riesgo de una posible colisión frontal. También cuenta con un sistema de frenado de emergencia, un asistente de salida en cuesta y freno de estacionamiento eléctrico. En opción queda el control de crucero adaptativo por 900€-de serie tiene que conformarse con control de crucero normal y limitador de velocidad-.

Y, a pesar de que no cuenta con Head up-Display, la pantallita de 3,5 pulgadas situada en el cuadro de instrumentos hace una función parecida, aunque teniendo que desviar la vista de la carretera. Por ejemplo, muestra la información de las señales de tráfico que el coche va leyendo y otros datos como la autonomía y el estado de las ayudas a la conducción. Sus diferentes menús se pueden pasar mediante un mando giratorio situado en la palanca izquierda situada tras el volante.

Automatismos que destacan poco y ayudan mucho

La tecnología también se pone al servicio de la comodidad de los viajeros. Este Opel ofrece varios automatismos que facilitan acciones cotidianas, como acceder al propio coche o cargar equipaje.

Así, con solo pasar el pie por debajo del portón del maletero, este se abrirá. Lo mismo sucede para cerrarlo. Y si quieres ampliar la capacidad del maletero abatiendo los asientos, no hace falta que vayas a la segunda fila: dos tiradores situados en el maletero echarán hacia delante los respaldos de los asientos, en formato 60/40. Todo ello se suma al sistema de acceso y arranque sin llave del que ya hemos hablado antes.

VALORACIONES
Conectividad
6.75
Asistentes a la conducción
7.25
Tecnologías de confort
7
Tecnologías de entretenimiento
6.5
J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.