Tecnología HC

Nyobolt: El deportivo eléctrico que se carga en menos de cinco minutos ya es una realidad

El año pasado, la marca Nyobolt prometía 'sobre el papel' que iba a ofrecer un vehículo eléctrico que se podía cargar en menos de seis minutos. Ahora, apenas 12 meses después, ya tiene en la carretera un prototipo que necesita apenas cuatro minutos para ganar 190 km de autonomía en los actuales puntos de carga.

Foto tres cuartos delantero del Nyobolt

Está claro que el fabricante que consiga reducir al máximo el tiempo necesario para hacer una recarga de las baterías de un modelo eléctrico, tendrá gran parte del éxito garantizado. En la actualidad, los mejores modelos -con infraestructuras de 800V, como un Porsche Taycan– ya anuncian periodos que llegan a bajar de los 25 minutos para conseguir recuperar del 10 al 80%.

Y esto es algo que se consigue tanto con la ayuda de un cargador especialmente potente como, por supuesto, con una batería que ‘asimile’ en lo posible una muy elevada velocidad de carga. Pues bien, la marca inglesa Callum lleva cerca de una década investigando para conseguir tener un vehículo en el que los plazos de recarga sean de apenas cinco minutos, con lo que se pueda lograr “eliminar las paradas de recargas lentas e incómodas”, como aseguran los responsables de esta firma.

Y no es solo una idea, un boceto o un diseño de ordenador: Callum ya ha puesto sobre la carretera y en el mundo real sus Nyobolt, un coupé eléctrico de dos plazas, de estilo similar a un Lotus y que, aún siendo todavía un prototipo, demuestra que la solución de la híper-carga podría estar más próxima de lo que se piensa.

Lo que se anuncia es que las baterías de este deportivo pueden cargarse del 10 al 80% en menos de cinco minutos, lo cual sería el doble de rápido de lo que puede hacer cualquier otro vehículo eléctrico actual… y sin los inconvenientes en cuanto a degradación de batería que sufren los modelos con la tecnología de iones de litio.

De hecho, como dato contundente, los responsables de este modelo aseguran que el Nyobolt puede soportar más de 4.000 ciclos de carga rápida -suficientes para recorrer cerca de un millón de kilómetros-, conservando una capacidad útil de la batería de más del 80%. Eso tiene que ver también con el buen control que mantiene la batería en todo momento; de hecho, sus celdas de 2,6 Ah pueden realizar más de 4.400 ciclos con una carga de 12 Cº y una descarga de 1 a 23 Cº,

En realidad, Calllum ha utilizado este modelo como demostrador… si bien la idea no pasa por comercializarlo, sino que sirva como escaparate para que se puedan interesar por su tecnología otros fabricantes con vehículos eléctricos de alto rendimiento.

¿Y cuál es el secreto de Callum -que se fundó en 2019 y tiene sede en Cambridge- para anunciar las llamativas cifras del Nyobolt? Aprovechando los materiales de ánodo de óxido de metal y carbono patentados de próxima generación, el diseño innovador de celdas de baja impedancia, la electrónica de potencia integrada y los controles de software para crear sistemas de carga y baterías de alta densidad energética. Una solución que no solo es aplicable y útil en vehículos de carretera, sino también puede tener aplicaciones industriales, en la robótica, en camiones todo terreno de servicio pesado…

Foto tres cuartos trasero del Nyobolt


Según las pruebas iniciales, utilizando los cargadores más potentes que existen ahora en las carreteras europeas y que ofrecen una potencia de 350 kW, la batería de 35 kWh del Nyobolt podría pasar del 10 al 80% en cuatro minutos y 37 segundos, es decir, autonomía suficiente para recorrer alrededor de 190 km, en un modelo con un rango máximo de 250 km. Una de las ventajas de la baterías del Nyobolt es que permite que la carga ultra-rápida se mantenga de manera constante durante muchos minutos.

Aunque la batería empleada en este prototipo no es especialmente grande, consigue un buen resultado general. De hecho, al ser de un tamaño compacto, permite que los vehículos que la emplee sean técnicamente más eficientes y más baratos de adquirir, sobre todo porque necesitan de menos recursos para su fabricación. Además, también contribuyen a mantener el peso: de hecho, el Nyobolt se queda en solo 1.250 kg, algo que puede ayudar a que los deportivos de cero emisiones puedan empezar a recuperar la identidad de los auténticos deportivos de hace unos años, con un peso ajustado.

Como decíamos antes, la finalidad de Callum no es la fabricación del Nyobolt, aunque asegura que serían capaces de ensamblarlo en pequeñas series, tanto para un uso en carretera como en circuito. Sin embargo, para lo que Callum sí está preparado es para la fabricación en serie de su revolucionaria batería, pudiendo producir hasta mil unidades al año a partir de 2025. Por ahora, el fabricante asegura estar en conversaciones con ocho marcas de coches con interés es adoptar su tecnología. Y ya desde este mismo año, se implementará en el sector de la robótica.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.