Novedades

Nuevo Ford Mustang 2024; ¿para qué necesita un motor… de videojuegos?

En un mundo que tiende a una rápida electrificación, todavía se agradece que perduren coches como el Mustang que, en su última evolución, mantiene su esencia de 'muscle car' por apariencia o motores. Sin embargo, no quiere quedarse atrás en tecnología o conectividad; ¿qué mejoras incluye en esas facetas?

Imagen tres cuartos delantero del nuevo Ford Mustang 2024

Cuando Ford anunció un Mustang completamente eléctrico, muchos aficionados imaginaron que se pondría fin a más de medio siglo de un modelo mítico y uno de los muscle cars más conocidos, a la altura de los Chevrolet Camaro y Dodge Challenger, Sin embargo, afortundamente, lo que sucedió es que la firma estadounidense duplicó la gama Mustang, con la aparición de un segundo modelo que llevó el sobrenombre de Mach-E y que, por formato, era más bien un SUV de estilo deportivo.

Por suerte, el Mustang ‘de toda la vida’ permanece en la marca del óvalo y con una salud envidiable, por cierto, manteniéndose fiel en muchos aspectos a sus orígenes. De esta forma, hablamos de un coche de altas prestaciones, con motor V8 de gasolina, posibilidad de elegir carrocería coupé o descapotable y también la opción de escogerlo con cambio manual -si bien es posible elegirlo también con una transmisión automática-.

El nuevo Ford Mustang 2024 es el más ‘apantallado’ de la historia

Pero claro, que el Mustang respete su ADN no significa que no pueda ponerse al día; y lo ha hecho, sobre todo, desde el punto de vista tecnológico, tal y como era de esperar. El mejor ejemplo está en el interior, con configuración de 2+2 plazas, puesto de conducción rebajado y lo que te imaginarías de un deportivo, pero también con una mayor digitalización.

De hecho, ahora el salpicadero está protagonizado por dos grandes pantallas, siendo una de 12,4″ para dar cabida a la instrumentación completamente digital. Y la otra, en la consola central, de 13,2″, para albergar la parte multimedia, que es defendida por el sistema SYNC4. O, dicho de otra forma, lo último de la marca en dispositivos de infoentretenimiento.

imagen interior del nuevo Ford Mustang 2024

Comenta Ford que este interior más digital cuenta con el refuerzo de una tecnología del mundo de los videojuegos como es el sistema Unreal Engine. Se trata de un programa creado por la empresa Epic Games y que se dio a conocer por primera vez en el sector de los videojuegos a finales de los años 90. Según los expertos, este motor proporciona las herramientas y elementos necesarios para crear mundos que puedan explorar los jugadores que participan en los videojuegos.

Aplicado a la parte multimedia de un vehículo, debe proporcionar gráficos -incluso animados e interactivos-, transiciones y una fluidez de uso que hagan del SYNC4 un dispositivo más vistoso, pero también más agradable de utilizar. Asimismo, permite una mayor personalización, en el sentido de que el conductor pueda elegir, para el cuadro de mandos, entre diferentes apariencias.


Para comprobar el salto que representa frente a su antecesor, Ford asegura que se ha duplicado la potencia del sistema de infoentretenimiento. Además el SYNC4 es compatible de forma inalámbrica con Android Auto y Apple Car Play, y dispone de conectividad 5G. Ésta se puede aprovechar para, entre otras cosas, disponer de música online de alta calidad. Pero también para navegación conectada en la nube con información del tráfico en tiempo real.

¿Mejora la ciberseguridad del SYNC4?

Este sistema también goza de un mayor nivel de ciberseguridad que su antecesor, el SYNC3. Recordemos que la marca tuvo que hacer una llamada a revisión para solucionar una vulnerabilidad que detectó un investigador. Estaba relacionada con el controlador del software del Wi-Fi disponible en muchos de los modelos de la firma estadounidense.

Basta con estos elementos para que la apariencia interior del Mustang, que por lo demás resulta bastante sobria para un deportivo, mejore claramente y se actualice. Si bien exige algún ‘sacrificio’, como la desaparición de los mandos de la climatización. Estos pasan a estar incluidos dentro de la pantalla multimedia y, por lo tanto, ahora son de manejo completamente táctil. Un interior en el que, por cierto, no se ‘actualiza’ un mando como el del freno de mano, que sigue siendo por palanca. O las palancas tras el volante, que recuerdan a modelos de Ford no tan exclusivos como este Mustang.

En el resto de apartados del vehículo, queda claro que sigue siendo un deportivo made in USA. Su apariencia, por ejemplo, aunque sigue siendo similar a la del Mustang que conocíamos hasta ahora, se vuelve más llamativa. Aparece un nuevo paragolpes delantero, también unos renovados faldones laterales -que, además, mejoran la aerodinámica- o los faros traseros a base de leds. Por supuesto, la versión cabrio con su techo de lona aporta otro punto de distinción. Ford anuncia que la capota es lo bastante compacta como para que, cuando se pliega, no impida llevar ‘dos bolsas de golf en el maletero’.

Ocho cilindros: Eso no se negocia

También seguirá siendo un auténtico Mustang todo lo relacionado con la mecánica. Se deja de lado, al menos en España, el cuatro cilindros turbo -racional, pero quizá alejado de lo que uno espera encontrar en este modelo-. Lo bueno: se mantiene el 5.0 V8, actualizado y dotado tanto de un nuevo sistema doble de admisión de aire -para que el coche ‘respire’ mejor- o un sistema de escape activo que el conductor puede variar tanto su volumen como el sonido. Aún no se ha declarado la potencia para mercados europeos, pero el modelo que ya se vende en Estados Unidos ofrece 500 CV.

Además, la versión coupé ofrecerá una variante denominada Black Horse, que cuenta con un extra de potencia, puesta a punto específica o detalles de diseño diferenciadores, como un alerón trasero fijo; además, se podrá elegir con un cambio manual de seis marchas, además de la caja automática de diez velocidades.

Imagen tres cuartos trasero del nuevo Ford Mustang 2024

Tecnológicamente, destacan los hasta seis modos de conducción disponibles. Van desde los clásicos ‘normal’, ‘sport’ y ‘slippery’ -para rodar sobre terrenos con menor agarre- hasta los ‘drag’ y ‘race’. Estos dos están más enfocados a la conducción deportiva o, incluso, en circuito; tampoco falta la posibilidad extra de un modo personalizable.

Además, ahora el Mustang viene de serie con el paquete Performance, lo que significa que incluye los frenos Brembo o las llantas de 19″. También ofrece un diferencial de deslizamiento limitado -para evitar pérdidas de tracción, sobre todo en las curvas-… En opción queda la suspensión de dureza regulable, conocida como MagneRide.

Los precios del renovado Mustang partirán en nuestro país desde los 61.150 euros. Se puede considerar una cantidad razonable si tenemos en cuenta la exclusividad del producto, su tecnología mejorada y, sobre todo, su nivel de potencial.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.