Prueba a fondo

Nissan Micra Tekna

Existen modelos muy ‘socorridos’ cuando quieres salirte de las opciones más populares. En el segmento urbano, el Micra siempre ha sido una de ellas. ¿Cuántas tecnologías caben en su variante más equipada?

Imagen frontal del Nissan Micra Tekna

Qué debes saber sobre el Nissan Micra

Que es la quinta generación de un modelo con una ya dilatada historia. Surgido en Japón a principios de los ochenta, supuso una manera completamente nueva de construir utilitarios. Si bien la practicidad y la sencillez fueron sus banderas -y lo siguen siendo-, Nissan ha tenido siempre muestras de ‘cariño’ hacia él, bien en forma de extensos catálogos de opciones -de las cuales, muy pocas llegaron a España- o, incluso, de extrañas iniciativas publicitarias como la mascota del primigenio K10: el gato Asashio. Además, sus plataformas han dado cuerpo a más de una veintena de derivados como los Cube, Pao, Figaro o Be-1. Su palmarés en competición no llega a la media de sus rivales, pero tuvo también su versión Kit-Car en el Mundial de Rallys en los noventa.

Que nuestra unidad de pruebas equipaba un nuevo propulsor de gasolina recién añadido a la gama. Con un litro de cubicaje, este tricilíndrico -de origen Renault- desarrolla 100 CV que no se quedan cortos en ninguna situación, ya sea ciudad o carretera abierta. El único pero que encontramos fue un tacto del cambio mediocre que achacamos, sin duda, a la novedad de la configuración mecánica y a una falta de ajuste en nuestro ejemplar concreto.

Que el acabado Tekna -el más completo- incorpora un buen número de tecnologías como el control de crucero, el asistente de mantenimiento de carril o los faros full Led. Aunque por sus 22.325€ -sin contar promociones- quizá podrías optar a modelos compactos en otras marcas, no es una cantidad demasiado desorbitada para un vehículo de su tamaño.

“El Micra no es un líder dentro de su segmento. Nunca lo ha sido. Y, sin embargo, mantiene un grupo de fieles seguidores que lo conocieron de cerca un día… y no quisieron conducir otra cosa.”

En sus memorias personales el gran periodista Andrés Mas aconsejaba, a quien buscase un coche pequeño, que lo adquiriese con todos los extras posibles: sistema de navegación, tapicería de cuero…

Poco caso hacemos en España a recomendaciones así. De lo contrario, no sería tan complicado cruzarse por la calle con otros Micras como éste. Y es que, tradicionalmente, un coche urbano debía llevar únicamente lo imprescindible para realizar su función utilitaria. Esto es volante, pedales, palanca de cambios… y poco más.

Afortunadamente, esta tendencia se ha ido corrigiendo con el paso de los años. Tal vez por la influencia del pequeño sector ‘premium’, la estética y el equipamiento han ganado peso en las decisiones de compra sobre los modelos de este segmento. Pero el Micra no es un líder dentro de él. Nunca lo ha sido. Y, sin embargo, mantiene un grupo de fieles seguidores que lo conocieron de cerca un día… y no quisieron conducir otra cosa.

Imagen tres cuartos posterior del Nissan Micra Tekna

En su actual generación Nissan ha apostado por sacar a este modelo de las sombras y, para ello, aprovecha al máximo sus sinergias con su exitoso ‘primo’ francés, el Clio. Con aquél comparte plataforma, mecánicas… y tecnologías. Aunque -como verás a continuación- no todas…

¿Tecnológico? Sí, pero…

El principal problema de la técnica en los automóviles viene dado por su edad comercial. En el caso del urbanita japonés, su lanzamiento en 2017 es, tal vez, la causa de los ‘claroscuros’ que hemos encontrado en nuestro análisis.

El primero de ellos comienza nada más tomar la llave inteligente. Introducir la mano en el hueco del tirador -como es habitual en otros vehículos- no produce la apertura. Para ello, no tendrás más remedio que pulsar el pequeño botón situado donde estaría la cerradura. Como compensación, no serás capaz de olvidarte el mando en el interior: la radiofrecuencia alcanza a todo el habitáculo -excepto el maletero- y, en esa circunstancia, el cierre no responde.

Puertas abiertas en el cuadro del Nissan Micra Tekna

Otro ‘achaque’ de la edad lo encontramos en un detalle que ya debería estar superado desde hace tiempo. Nos referimos a los elevalunas eléctricos, dentro de los cuales sólo el del conductor funciona con un toque.

Una vez en marcha, en el capítulo de las ayudas a la conducción hemos encontrado dos puntos flacos de consideración. Por un lado, mientras que sus principales competidores -como el Ford Fiesta o el Toyota C-HR– utilizan un control de crucero inteligente que te permite despreocuparte por los cambios de ritmo del tráfico, el del Micra se limita a mantener la velocidad que le marcas. No nos explicamos la razón, pues pensamos que el modelo cuenta con los componentes necesarios -radar y cámara frontales- para ofrecer la funcionalidad adaptativa.

Menú de ADAS en el cuadro del Nissan Micra Tekna

Por otro lado, uno de sus asistentes más vanguardista –el control inteligente de cambio de carril– precisa que lo conectes cada vez que pones el motor en marcha. Es un simple gesto que se acaba volviendo engorroso.

En cuanto al sistema en sí, funciona muy sutilmente e interviene de tres maneras: con un testigo en el cuadro, vibraciones en el volante y un ligero frenado de las ruedas que ‘muerden’ el límite del carril. Puede que te olvides de activarlo alguna vez… pero no te asustará para salvarte el pellejo.

Donde sí cumple con respecto a sus competidores es en sistemas como el lector de señales de tráfico. Se limita a captar las de velocidad y adelantamiento, pero estas últimas sólo las verás en la minipantalla del panel de instrumentos.

Otro asistente que agradecerás será el de ángulo muerto. Es bueno en cuanto a distancia, ya que te avisa de coches que todavía estás viendo por el retrovisor. El punto negativo es el ángulo de detección, que aparenta ser demasiado estrecho. Por ejemplo, no es capaz de ver una motocicleta que te adelante con algo de separación.

Cámara 360 del Nissan Micra Tekna

De todos modos, su dotación tecnológica es bastante buena si tenemos en cuenta que este acabado también incluye faros full Led -con luces de carretera automáticas-, ayuda al arranque en pendiente, control de presión de neumáticos o un simpático ‘calificador ecológico’. Y, por supuesto, la cámara 360º, una de las mejores que hemos probado hasta ahora por calidad y funcionalidad. Incorpora, además, sensores de movimiento que te evitarán más de un susto con los peatones y animales cercanos.

A tu aire

En la parte central del salpicadero, el protagonista del Micra es el sistema multimedia Nissan Connect. A pesar de su aspecto ‘serio’ y algo anticuado, posee una pantalla de siete pulgadas rodeada por mandos físicos -ocho botones y dos moletas- muy agradables de manipular. No puede decirse lo mismo de la respuesta táctil, que necesitaría algo más de sensibilidad. Tampoco parece tener la CPU más capaz del mundo, ya que tiende a ralentizarse si demandas muchas instrucciones seguidas.

Menú del sistema Nissan Connect en el Nissan Micra Tekna

Lo que sí destaca son sus posibilidades de personalización. De igual manera que en un terminal Android, puedes poner a tu gusto la pantalla principal. O, mejor dicho, pantallas. Porque puedes añadir tantas como quieras, con atajos a todas las funciones.

De entre ellas el navegador se comporta de forma correcta, siguiendo bien los movimientos del coche y sirviéndose de la información del tráfico para, en caso de obras o atascos, calcular una ruta alternativa en poco tiempo. Otro que cumple también es el asistente vocal. Por lo general escucha bien los comandos, aunque para ello necesitarás calcar su ‘forma de hablar’.

La telefonía ‘manos libres’ -a través de Bluetooth-, por el contrario, tenemos que calificarla como mediocre. La calidad de la conversación es correcta, pero -como nos pasó durante la prueba- tiende a perder la vinculación con tu móvil.

Menú de Bluetooth del Nissan Micra Tekna

Este defecto puede ‘romper’ tu experiencia de conectividad con el Micra, especialmente si compartes con él la conexión a Internet de tu móvil. Es mejor utilizar sus dos virtudes en este apartado: la capacidad de ‘engancharse’ a una red WiFi y su compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay.

Y no podemos cerrar este capítulo sin mencionar que nuestra unidad carecía del sistema de llamada de emergencia. Dado que el Micra es un modelo previo a la obligatoriedad del dispositivo -marzo de 2018-, no está forzado a llevarlo. Pero nos parece difícil de justificar que el acabado más completo no lo equipe de serie.

Por último, el equipo de audio ofrece una calidad bastante buena para lo acostumbrado en este segmento de vehículos. Es compatible con iPod -aunque, si conectas uno antiguo, se aprecian ‘microcortes’ en la reproducción-, y puede leer sin problemas archivos comprimidos sin pérdida como los AAC y los FLAC.

Reposacabezas Bose PersonalSpace del Nissan Micra Tekna

Como complemento, el especialista Bose ha implementado en este modelo una tecnología muy curiosa. Denominada PersonalSpace, consiste en una pareja de altavoces con sonido envolvente… integrados en el reposacabezas del asiento del conductor. De esta manera, se consigue un efecto muy próximo al de unos auriculares de alta gama.

VALORACIONES
CONECTIVIDAD
6.5
ASISTENTES A LA CONDUCCIÓN
7
TECNOLOGÍAS DE CONFORT
8
TECNOLOGÍAS DE ENTRETENIMIENTO
8
Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.