Ataques

Nexperia: Así se ha visto afectado por un ataque informático este fabricante de semiconductores para vehículos

Durante bastantes meses después de la crisis del coronavirus, una de las consecuencias más evidentes desde el punto de vista industrial fue la falta de semiconductores, que afectó a todo tipo de productos, pero sobre todo a los automóviles. ¿Puede un ciberataque provocar que se repita el problema?

Imagen de un vehículo rodeado de chips y sobre una placa
Imagen generada por la IA de Bing

Parones en las fábricas, opciones no disponibles, nuevas políticas de las marcas de vehículos para auto-abastecerse de dichos componentes… Algo tan pequeño como los semiconductores produjo una de las crisis industriales más llamativas dentro del sector del automóvil en los últimos años. Es lógico, pues debido a los parones en la producción de estos chips, presentes en buena parte de los sistemas y tecnologías que llevan los modelos, que se generasen ‘cuellos de botella’.

¿Consecuencias? Un enorme incremento en los tiempos de entrega de los vehículos pedidos a fábrica, la desaparición de los coches en stock, el incremento en los precios de los modelos y que se produjeran situaciones bastante extrañas, como que ciertas opciones de automóviles muy avanzados no estuvieran disponibles en el momento de configurar el vehículo.

Todo esto, como decimos, se produjo por ‘causas ajenas’, debido al parón al que obligó el Covid. Sin embargo, la situación podría volver a repetirse y no por una pandemia mundial, sino por las consecuencias de un ciberataque. Un caso concreto es el que ha padecido el popular fabricante Nexperia. Una empresa con sede central en los Países Bajos, que da empleo a más de 14.000 empleados tanto en Europa como en Asia o Estados Unidos.

Como reconoce la propia marca, “los componentes de Nexperia permiten la funcionalidad básica de prácticamente todos los diseños electrónicos del mundo, desde aplicaciones automotrices e industriales hasta aplicaciones móviles y de consumo”.

Pues bien, tal y como reconocieron desde la propia compañía, sus actividades se vieron afectadas a raíz de un ciberataque. Nexperia emitió una nota de prensa asegurando que un tercero no autorizado accedió a cientos de servidores de IT en el mes de marzo. Como medidas, aseguran que desconectaron los sistemas afectados de Internet; que iniciaron una investigación con el apoyo de expertos externos -entre ellos, la empresa FoxIT-; y que informaron a las autoridades competentes de lo sucedido.

Al parecer, el ciberataque habría supuesto la pérdida de varios cientos de Gb de información confidencial de la empresa, como podrían ser temas de propiedad industrial -relacionado con el diseño de los propios chips- o secretos comerciales. También se habrían visto afectadas carpetas que contenían datos de los clientes a los que surten de chips, como SpaceX, Huawei y Apple, entre otras.

Los delincuentes que llevaron a cabo la intrusión pertenecerían a una banda que se denomina Dunghill; para demostrar que tuvieron éxito en su ataque, habrían publicado una parte de la información en la dark web -en concreto, algunos correos internos o el pasaporte de un directivo de la compañía-.

Por la información que se ha conocido hasta ahora, estaríamos ante un nuevo caso de ransomware, muy habituales en los últimos tiempos y en los cuales, los atacantes roban o encriptar información de la víctima, solicitando un rescate económico a cambio de no filtrarla. Para poder comprobar todos los que se han producido, la mejor base de datos con la totalidad de estos ‘Casos Reales’ relacionados con la automoción o el sector del transporte y la movilidad los encontrarás en la web de EUROCYBCAR, la empresa tecnológica con sede en Vitoria-Gasteiz que ofrece un completísimo histórico con cientos de casos que se han producido en los últimos 14 años. Allí también podrás encontrar información adicional sobre este caso que ha afectado a una empresa de semiconductores tan popular.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.