Hackerstyle

Mundial de Fútbol: Esta es la historia de los autobuses en el Campeonato Alemania ’74

Durante la Copa del Mundo de fútbol celebrada en Alemania Occidental en 1974, los deportistas de las dieciséis naciones participantes se movilizaron en autobuses O 302 de Mercedes Benz. ¿Qué tenían de especial?

Imagen de los autobuses del Mundial 1974

“Recordar es volver a vivir”, reza un proverbio, y esta vez –aprovechando el inicio de un nuevo Mundial- queremos rescatar de las páginas de la historia a uno de los protagonistas del torneo de selecciones nacionales más importante del planeta que se llevó a cabo hace 48 años. Y no hablamos de uno de los tantos atletas que se lucieron en el campeonato, sino de los vehículos que los movilizaron por el país anfitrión.

La décima edición de la Copa del Mundo, celebrada en Alemania Occidental entre el 13 de junio y el 7 de julio de 1974, acogió a 16 equipos. Cada uno de ellos dispuso de un autobús Mercedes Benz O 302 para su desplazamiento. La unidad estaba personalizada con el nombre y los colores de cada país, y en la parte superior del techo también ondeaban al viento las banderas de las respectivas delegaciones.

Imagen del autobús Mercedes del Mundial 1974

Aunque no se conserva ninguno de los vehículos originales utilizados por las selecciones participantes en este mundial, una réplica fiel expuesta en el Museo Mercedes-Benz en Stuttgart nos da luces de todas las comodidades que brindaban a los jugadores.

Se trata de una representación del autobús que movilizó al equipo anfitrión, la República Federal de Alemania –cabe recordar que por esos años Alemania estaba dividida por el famoso Muro de Berlín, que no caería hasta finales de los años 80-.

Así era por fuera y por dentro

Además de llevar los colores de la bandera del país, en este caso negro, rojo y dorado, el exterior del O 302 también luce el logotipo “WM 74” -Copa del Mundo 74- junto a un balón de fútbol rodante estilizado y la inscripción “BR Deutschland” -RF de Alemania-. 

Asimismo, en la parte trasera aparecen las mascotas del campeonato: Tip y Tap, dos niños risueños con las mejillas rojas, vestidos con la equipación blanca y negra de Alemania Occidental.

En el interior, la tela de los asientos, de color rojo-naranja, brilla con intensidad. En cada butaca hay una funda de reposacabezas. El equipamiento individual también incluye ceniceros en cada asiento, un inodoro a bordo e incluso un grifo… ¡para cerveza fresca!

Aunque hoy en día esto llama la atención, debemos recordar que eran tiempos diferentes: el zumo de cebada sin alcohol no se generalizaría hasta mucho después, y fumar seguía siendo socialmente aceptable, incluso para los atletas de competición.

Se sabe que cada deportista tenía su propio asiento asignado. Mientras se trasladaba a las sedes, la canción de la Copa del Mundo “Fußball ist unser Leben” se escuchaba con toda seguridad en el radiocasete Blaupunkt con bastante frecuencia.

Los jugadores de la selección absoluta de la DFB -Asociación Alemana de Fútbol- la cantaron en persona en el estudio de grabación antes del torneo.

El autobús O 302 se fabricó a partir de la primavera de 1965. Con él, Mercedes-Benz cumplió los requisitos de alta gama en cuanto a velocidad, confort de la suspensión y facilidad de uso.

Los usados en la Copa del Mundo de 1974 disponían por primera vez como equipamiento especial el aire acondicionado. Es así que los vehículos contaban con el sistema “Thermo King”, situado en la parte trasera del techo.

De igual forma, poseía suspensión neumática, inicialmente un equipamiento especial, que se instaló de serie a partir de 1971. El autobús estaba disponible con cuatro motores diésel de seis cilindros en línea de aspiración natural y potencias que iban de 126 a 240 CV. La siguiente generación, el O 303, ya había entrado en producción en 1974, lo que elevó el listón del confort de viaje a un nivel aún más alto.

Durante las tres semanas y media que duró el torneo, los futbolistas se desplazaron a las sedes de los partidos por toda Alemania Occidental en un O 302. En la final del 7 de julio de 1974 en Múnich, el equipo alemán se enfrentó a los Países Bajos. A los 25 minutos del inicio, el marcador era de 1-1. Gerd Müller marcó el 2-1 con un hábil regate antes del descanso, tras un buen trabajo de Rainer Bonhof durante la preparación.

Imagen interior del autobús Mercedes del Mundial 1974

Así terminó el partido tras la segunda parte. Alemania celebró la conquista de la Copa del Mundo por segunda vez, la primera fue en 1954. El evento dejó como figura al neerlandés Johan Cruyff y como máximo artillero al polaco KGrzegorz Bolesław Lato.

Después del campeonato, los autobuses de las dieciséis selecciones se utilizaron en los desplazamientos normales, sólo que sin el diseño exterior especial. En algún momento, desaparecieron los rastros de los mismos, incluidos los del vehículo O 302 utilizado por los futbolistas de Alemania Occidental. Por eso, el popular autobús del Museo Mercedes-Benz es una réplica fiel, y una de las exposiciones más populares del lugar.

Soy un alma libre en busca de mi crecimiento personal y profesional. Sé que somos aves de paso y mi plan es vivir para dejar huella. Estudié ciencias de la comunicación en la Universidad Nacional de Piura, en Perú. Mis ganas por saber que hay más allá de mi zona de confort siempre me empujan en busca de nuevos retos y conocimientos, es así que trabajé en distintos sectores de la comunicación formando un perfil multidisciplinario. Actualmente pertenezco a la Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, me encuentro en Italia finalizando mi segunda maestría, esta vez en Marketing e investigación de mercados y redacto para HackerCar, lo más resaltante sobre motores, tecnología y ciberseguridad, como parte del periodismo especializado. Me encanta el cine, la buena música, la moda, los autos de lujo y la manera en cómo los medios de comunicación influyen en las decisiones de compra de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.