Primer contacto

Mobilize Limo: el coche que no se puede comprar

Aunque parezca un coche, en realidad este Mobilize es una innovadora fórmula de movilidad que nos propone una marca muy joven y con soluciones muy originales. ¿Qué ofrece el Limo a tres tipos de usuarios fundamentales?

Imagen exterior Mobilize Limo

Nos decían los responsables de Renault el otro día que Madrid se está convirtiendo en todo un referente en nuevas fórmulas de movilidad, siendo la marca francesa un ejemplo de buenas ideas en esta materia. Sin ir más lejos, nos contaban el ejemplo de Zity, un sistema de car-sharing basado en modelos urbanos eléctricos -como el Zoe o el Dacia Spring– que ha supuesto un enorme éxito y se ha exportado a otras ciudades europeas.

Ahora, Madrid vuelve a ser el centro de atención en materia de movilidad porque será esta ciudad la encargada de estrenar la primera flota, compuesta por 40 unidades, del modelo Mobilize Limo, siendo la empresa Cabify la que las ha incluido a modo de periodo de aprendizaje o test. Antes de nada, hay que contar brevemente lo que es Mobilize, una nueva merca del grupo Renault que vio la luz de manera oficial durante la presentación del Plan Renaulution.

Esa marca ha nacido como respuesta a la evolución de la sociedad… y más concretamente de la vida en las ciudades. Los centros urbanos están cambiando en todo lo que tiene que ver con la movilidad, que a su vez se compone de diversas variables: el aparcamiento, la polución, la propia circulación… y eso, a su vez, está haciendo que poseer el clásico vehículo térmico en régimen de propiedad sea algo que se esté quedando obsoleto.

Lo curioso es que no es algo que digamos nosotros como medio de comunicación, sino que es la propia marca Renault, a través de su filial Mobilize, la que asegura que esto es así, lo cual viene a demostrar que el cambio es imparable y que a los grandes grupos automovilísticos no le queda otra que adaptarse y evolucionar junto al resto de la sociedad.

Precisamente, Mobilize es el ejemplo perfecto de hacia dónde van esas nuevas formas de entender la movilidad, que va más allá del automóvil. De hecho, dará lugar a nuevos tipos de automóviles, y a nuevas formas de adquirirlos y utilizarlos. Y el Limo que hemos tenido ocasión de ver, probar y ‘entender’ es el primer paso de lo que representa esta nueva marca -porque luego vendrán muchos más; el siguiente lo podremos ‘tocar’ en breve en el Global Mobility Call de mediados de mes-.

Podríamos haber hecho esta prueba ‘al estilo clásico’… pero como este modelo representa un concepto de todo menos ‘clásico’, hemos querido someterle a una prueba desde tres puntos de vista. Por un lado, el del responsable de una empresa de taxis o VTC que ve en este Limo un modelo para incorporar a su flota de vehículos; por otro, el de conductor que vaya a estar bastantes horas sentado a los mandos; y en tercer lugar, lo hemos analizado como usuario que va a subirse en las plazas traseras y que recurre a los servicios de la empresa que tenga el Limo en su flota.

Por supuesto, al ser un modelo de etiqueta cero, puede acceder sin restricciones a las zonas de bajas emisiones de las ciudades

El empresario: ya no compra un coche, sino que se ‘suscribe’ a él; es decir, puedes tener todo el dinero del mundo, pero un Limo aporta ese toque de exclusividad por el hecho de que no lo puedes tener en propiedad. La fórmula es interesante para el ‘empresario’, ya que por el pago de una determinada cantidad al mes, se lleva un ‘todo incluido’.

Dos cosas están claras en este VaaS -siglas de ‘Vehicle as a Service‘ o ‘Vehículo como servicio’: que por esa cuota, quien se suscribe no tiene que preocuparse de absolutamente nada más, es decir, que no aparecen gastos inesperados y, por lo tanto, ayuda a tener un control preciso de los costes. Es decir, todo el mantenimiento -con acceso prioritario a los talleres-, el seguro -un todo riesgo que incluye al conductor y a los pasajeros-, la garantía -el vehículo está asegurado mientras esté en vigor el contrato de suscripción-, la asistencia en carretera e, incluso, los neumáticos.

Además, en el precio de la mensualidad se incluye una tarjeta de recarga llamada ‘Mobilize Business Pass’ que se puede utilizar en más de 250.000 puntos repartidos por toda Europa -eso son cerca del 80% del total, incluyendo los potentes cargadores de Ionity- y que en combinación con una app en el móvil -llamada Mobilize Power Solutions- que te dice su situación, si están ocupados o que permite gestionar el pago de la recarga- consiguen que el proceso sea rápido y sencillo.

¿Qué es lo que no sabe de momento? Pues la cuantía exacta de esa mensualidad; también es cierto que esa cantidad puede variar según la duración de la suscripción -el mínimo que se puede solicitar es de tres meses, mientras que nos hablaban de un horizonte máximo de unos tres/cuatro años- o si optas por un Limo ‘a estrenar’ u otra unidad reacondicionada y que haya sido usada por otra persona. Habrá que esperar a finales de año para conocer las cantidades exactas, pero hay una cosa muy buena que ya sí se sabe: en el momento en el que desees darte de baja de la suscripción puedes hacerlo sin ningún tipo de penalización.

Imagen salpicadero Mobilize Limo

Ahora bien, ¿cómo se contrata el vehículo? Todo el proceso se realiza de forma online, a través de Internet. De hecho, todo se lleva a cabo desde la web de Mobilize Driver Solutions y según la propia marca, se puede llevar a cabo en unos pocos minutos. Así, quien desee hacerse con los servicios, deben tan solo aportar los documentos que justifiquen que se dedica profesionalmente al transporte de personas -basta con subirlos a una plataforma virtual, no hay que llevarlos en persona a ningún sitio; lo mismo que el contrato, que también se hace ‘en línea’-. No hay trámites administrativos ni excesiva burocracia; además, para cada solicitud hay una persona en Mobilize que se encarga de ejecutar todo el proceso.

El resultado, no solo es algo sencillo, sino también rápido, porque en apenas dos día hábiles, la solicitud ya se habrá tramitado. Por otro lado, lo que es la entrega del vehículo -que se puede hacer a domicilio o bien en unos puntos de entrega concretos- apenas se demora unas pocas semanas, porque Mobilize asegura tener stock suficiente para satisfacer las demandas de los usuarios.

Finalmente, decir que aunque hayamos dicho que el público objetivo del Mobilize Limo en el sector del taxi y el VTC, también es accesible al mundo del retail y las pequeñas flotas -cuya oferta se articula en torno a un alquiler de larga duración, que puede extenderse hasta los seis años o 300.000 km- y a los operadores de logística urbana. Y en todos esos casos, las personas que van a sentarse al volante del coche necesitan saber cómo es el vehículo con el que van a compartir unas cuantas horas de su jornada diaria. ¿Qué es lo que se van a encontrar?

Y si eres la persona que lo va a conducir…

Aquí comenzaría la parte más clásica de las tradicionales tomas de contacto que realizamos habitualmente con los vehículos que llegan al mercado, centrada en cómo es el vehículo en sí, en qué aspectos destaca… Lo primero que hay que decir es que es un modelo que se fabrica en China, incluyendo la batería. Lo que ha hecho Mobilize es tomar esa base y luego adaptar el coche e la finalidad que está previsto que desarrolle, que en este caso es la de ser una propuesta de movilidad por suscripción pensado para un cliente muy concreto. Y a pesar de que esa solución está ideada para el mercado europeo, veremos que hay elementos que tienen un enfoque que, sin ser mejor o peor, a la gente de países como España les puede resultar atípico.

Y es que este Mobilize Limo es una propuesta diferente, y lo es desde el momento en el que lo observas; no solo por su propio diseño, una combinación de estilos que te hace recordar a varios modelos -¿alguien ha dicho Toyota Prius? ¿Quizá Tesla Model 3?- y a ninguno al mismo tiempo.

También por el hecho que al ser una marca nueva, con un logo original, hace que la gente lo mire y lo remire. No por ser espectacular, deportivo… sino por ser ‘distinto’. Eso y que seguramente el hecho de disponer de placas de matrícula francesa lo hacía aún más ‘exótico’. El coche en sí es una berlina de cuatro puertas -aunque, a simple vista, con su inclinada parte posterior parezca un vehículo dotado de portón- que mide 4,69 m de largo; por situarle, tiene un tamaño equivalente a un Skoda Octavia, un BMW Serie 3 o un Jaguar XE.

Todo el exterior está repleto de detalles interesantes y tecnológicos; por ejemplo, el frontal si una clásica parrilla para la entrada del aire -sí que las hay en los laterales- es uno de los factores que le permiten ofrecer una ‘cuidada aerodinámica’, aunque Mobilize no ha facilitado el dato; a ello contibruye, asimismo, que los tiradores de las puertas vayan enrasados con la carrocería -al estilo del Megane eléctrico- y que emerjan cuando el sistema manos libres para acceder al vehículo detecta que estás próximo a la puerta. Tal vez no sean la solución más ergonómica del mundo, pero aportan un toque original. También son muy originales los faros, tanto los delanteros como los traseros, que cuentan con intermitentes dinámicos y, por supuesto, tecnología led.

Una de las ventajas de tener un Limo es que tienes trato preferencial en los talleres, para que el coche esté listo lo antes posible, por ejemplo, en un mantenimiento

También están a la vista los diversos sensores de proximidad que bordean toda la carrocería -para ayuda al aparcamiento y asistentes a la conducción como el de control de ángulo muerto-, y las cuatro cámaras -frontal, trasera y bajo cada retrovisor- que conforman el sistema de vista perimetral o de 360º. Por último, sorprende que en lugar de ir colocado en la tapa del maletero, el nombre del coche se ubique en las puertas delanteras, debajo de la zona de la ventanilla.

En conjunto, es un producto elegante -a eso ayuda que la gama de colores sea clásica y reducida: blanco, negro y gris-, proporcionado, alejado de la propuesta de moda en la actualidad que son los SUV y que encaja a la perfección con el concepto de berlina de tres cuerpos que funciona muy bien entre el colectivo de los VTC y de los taxistas -donde coches como el Toyota Corolla Sedán, el Ford Mondeo, el Skoda Superb, el Hyundai Ioniq… son grandes protagonistas, con cerca dle 75% de las ventas-.

Un interior de coche moderno, con peculiaridades

Lo siguiente que se encuentra el conductor es su puesto de mandos. La primera sensación es una postura un tanto elevada, pero correcta. El asiento de quien conduce tiene ajustes eléctricos, y al igual que el resto de plazas hay un vistoso tapizado en piel. El salpicadero resulta sencillo y esquemático, con no demasiados mandos y una ergonomía correcta en general. El volante es agradable y tiene dos radios, al estilo del último Skoda Octavia.

El protagonismo principal es para la doble pantalla que protagoniza el salpicadero; detrás el volante, una instrumentación totalmente digital, que brinda bastante información, pero que es menos configurable que, por ejemplo, la de un Renault Mégane. De todas formas, sirve para mostrar la información habitual -como la velocidad, el nivel de batería, consumo energético- y otros datos como el control de presión de neumáticos de tipo directo -es decir, que muestra las cifras de cada rueda-, o información de los asistentes a la conducción, como el que te indica la presencia de un obstáculo en el ángulo muerto de los retrovisores.

Y luego está el sistema multimedia, con su pantalla táctil de 12,3″, se encuentra con los mejores en cuanto a tamaño, ademá de tener una buena resolución general -es algo que puedes apreciar cuando se activan las cámaras 360º de ayuda al aparcamiento; una solución que, además, superpone muy bien las cuatro imágenes-.

Desde él se controlan ajustes del vehículo, fuentes de sonido -por cierto, el equipo de audio con sus seis altavoces suena bastante bien-, telefonía… incluso la climatización, los modos de conducción o, curiosamente, los niveles de regeneración de la frenada, que habrían sido más cómodos de activar desde algún mando en el volante o en la propia palanca del cambio. Por supuesto, el sistema es compatible con Android Auto y Apple Car Play mediante cable.

La practicidad es buena, con una gran guantera entre los dos asientos delanteros y con sistema de refrigeración -algo muy de agradecer en verano para llevar unas botellas de agua-; también hay otro espacio bajo la consola central, buenos espacios en las puertas delanteras…

Entre las cosas a a las que nos ha costado acostumbrarnos destacaríamos las inserciones que imitan la fibra de carbono -más que por la calidad, por el hecho de que quizá no encajan con el talante del vehículo-, el volante multifunción que tiene numerosas funciones y ‘obliga’ a estudiárselo un poco y la dificultad para leer el display del climatizador automático a la luz del día -que es de una sola zona-.

El coche se podría haber llamado ‘Renault’… pero se buscaba un cambio radical en la filosofía de la movilidad

Hay que decir que el Limo se ofrece en un único acabado y que viene con todo el equipamiento de serie, así que todo de lo que te hemos hablado y lo que ves en las imágenes viene de serie: llamada de emergencia, iluminación ambiental, arranque por botón, siete airbags -incluido uno emplazado entre las dos plazas delanteras-… y un buen nivel de conectividad. Por ejemplo, la parte multimedia puede recibir actualizaciones de software de manera inalámbrica -vía OTA, over the air- y que la reciban los actuadores electrónicos del vehículo, de tal manera que el Limo puede ir mejorando con el paso del tiempo.

Siguiendo con la conectividad, el conductor habitual del vehículo va a encontrar muy útiles dos aplicaciones que se puede descargar, de manera gratuíta en su móvil. La primera de ellas se llama ‘My Mobilize Limo’, cuyas funcionalidades se nos mostraron durante esta primera toma de contacto con el coche. En realidad, son parecidas a las que puedes encontrar en un eléctrico de Renault, de tal forma que, por un lado, comparte información con el usuario, como puede ser la autonomia restante y el nivel de batería que te queda, saber si puertas y ventanas están cerradas, la presión -ojo, y la temperatura- de los neumáticos…

Instrumentación Mobilize Limo

También sirve para conocer el estado de carga cuando tienes el coche enchufado e, incluso, te puede avisar de cómo el proceso de descarga de ua actualización en el vehículo. Además, en caso de detectar cualquier posible alerta, te lo hará llegar a la pantalla de tu smartphone.

Por supuesto, también puede realizar acciones remotas, siendo la más interesante la de preacondicionar la temperatura del interior -como detalle curioso, tiene un modo ‘aireación’ que baja ligeramente las ventanillas y que, por ejemplo, en un día caluroso puede ayudar a evacuar el calor del habitáculo-, abrir y cerrar seguros de las puertas, encender o apagar las luces de posición…

La otra app interesante se denomina ‘Mobilize Power Solutions’ y está pensada para que todo lo relacionado con la recarga eléctrica sea lo más sencillo posible. De hecho, sirve para localizar los más de 250.000 puntos de carga que puede utilizar el Limo por toda Europa, mostrando las características de cada uno de ellos en cuanto a disponibilidad, tipo de conector, potencia de carga… También te permite establecer una planificación de la ruta para que lo encuentres de manera sencilla; asimismo sirve para llegar un control de los consumos de carga, o descubrir las tarifas y modos de pago en cada caso.

Todos los datos y cifras anunciados parecen encajar a la perfección con un modelo ideal para su desempeño en el tráfico del día a día en grandes ciudades

Y en cuanto a sensaciones de conducción, este Mobilize es un coche que se ofrece únicamente en versión eléctrica; está dotado de un motor que desarrolla 160 CV y una batería de la marca china Farasis que tiene una capacidad de 60 kWh y una reducida altura de 12,3 cm. Ubicada en el piso del coche, es la responsable de que este modelo pese 1.600 kg que, aún así, es una cifra razonable entre los modelos eléctricos.

Como todo este tipo de vehículos, la conducción es muy placentera. A ello ayuda también que la dirección es realmente suave -aunque se endurece con el aumento de la velocidad-, que la suspensión también lo es y que muestra un buen aislamiento general, mejor sobre todo cuando se rueda con tranquildad por vías urbanas y periféricas, que es el ámbito natural para un modelo de este tipo.

La aceleración es más que buena, salvo un mínimo momento inicial; después adquiere velocidad de forma contundente y progresiva, llegando de 0 a 100 km/h en menos de diez segundos y alcanzando una velocidad máxima autolimitada de 140 km/h.

El Limo viene con un selector de modos de conducción, con tres posiciones: eco, standar y sport, siendo esta última en la que la respuesta del coche es más instantánea, si bien no se apreciaban grandes diferencias entre los distintos ajustes.

En cuanto a la batería, proporciona una autonomía oficial de alrededor de 450 km, que es un valor razonable -dice la marca, que según una encuesta que efecutaron con la empresa Kantar, los taxistas y conductores de VTC hacen una distancia promedio de 250/300 km al día- y demuestra que el consumo eléctrico debe ser muy ajustado -según Mobilize, el dato homologado es de poco más de 16 kWh a los 100 km-. De hecho, durante nuestra prueba el coche nos esperaba con un 95% de batería y una autonomía restante de alrededor de 420 km. El recorrido efectuado, de algo más de 160 km, nos sirvió para comprobar que, en efecto, en unas circunstancias de conducción tranquilas, con dos pasajeros a bordo y con buen clima, la cifra de los 400 km parece estar a su alcance.

Por otro lado, en cuanto a tiempos de recarga, el Limo está preparado para cargar con una potencia de 60 kW con picos de 75 kW; eso se traduce en que en un punto de recarga potente, puede recuperar unos 250 km de autonomía en unos 40 minutos.

No es una cifra de velocidad récord, pero también es verdad que, como en otros apartados del vehículo, parece que se haya buscado el equilibrio… en este caso entre velocidad de recarga y duración de la batería, que seguramente será mayor si no se la castiga con ciclos extremadamente potentes. Si lo recargas en tu casa con una toma de tipo wallbox a una potencia de 7 kW, el plazo será de unas 11/12 horas.

El Limo es un producto financiero; como tal, se puede hacer un planing de duración y características para cada cliente

Finalizaremos el apartado destinado al ‘conductor’ hablando de las ayudas a la conducción; este Mobilize viene con todas las necesarias -de serie, como todo en este vehículo-, entre las que destaca el control de velocidad adaptativo con función stop&go o el de mantenimiento del carril, pero no de seguimiento por el centro del mismo, lo cual no le permite disponer de la conducción autónoma de nivel 2.

Con todo, sí que viene con el lector de señales de tráfico, el de control de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores -que, en algún momento de nuestra prueba, al circular próximos a un guardarraíl lo confundía con un vehículo y así lo mostraba en la instrumentación.

¿Y qué siente el usuario que se sube detrás?

De hecho, también lo pudimos comprobar, porque nuestra prueba comenzó de manera diferente a lo habitual: siendo transportados en las plazas traseras. Lo primero que se percibe es que la accesibilidad a esa zona del coche es buena porque las puertas tienen un ángulo de apertura generoso.

El espacio interior se beneficia de los 2,75 m de distancia entre ejes o los cerca de 1,83 metros de anchura exterior de la carrocería; también es bueno que el suelo en la zona posterior es bastante plano, lo cual siempre ayuda a un hipotético tercer pasajero -que tendría cabida, porque la anchura supera levemente el metro cuarenta-.

Mobilize Limo en la carretera

El espacio para las piernas es notable -hasta 288 mm, según la cifra facilitada por Mobilize-, siendo la altura normal, aunque beneficiado por una banqueta posterior algo reclinada.

Quienes viajen detrás tiene acceso a una pequeña consola desde la que pueden ajustar el sistema de sonido, además de tener dos tomas USB de carga en las que conectar sus dispositivos -que complementan a las dos que hay delante- Asimismo cuentan con luz de lectura de mapas, salidas de ventilación regulables -pero no pueden variar la temperatura-, portavasos, espacio para llevar documentos en el respaldo de los asientos delanteros…

¿Qué detalles le añadiríamos? Sobre todo, unas cortinillas para las ventanas, que ayuden a reducir la entrada de rayos solares. Por último, este Mobilize dispone de un maletero de formas muy regulares con una capacidad de 500 litros; no le falta tampoco una rueda de repuesto, pero de emergencia.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.