Empresas

Mitsubishi quiere ponerse a trabajar… ‘en verde’

La compañía nipona se preocupa por la procedencia de la energía que consume. Y se ha propuesto que cada vatio sea lo más 'limpio' posible.

Imagen aérea de la fábrica de Mitsubishi en Okazaki

Entre muchos otros rasgos, el siglo XXI será reconocido -a buen seguro- como la era de la ‘conciencia ecológica’. No en vano, la preocupación por respetar el medio ambiente está cada vez más presente en la conciencia colectiva.

Como parte de la sociedad, las grandes corporaciones protagonizan cada vez más iniciativas ecológicas. Y, entre ellas -tal y como quedó demostrado en la pasada cumbre COP25las marcas de coches ocupan una posición de vanguardia, sabedoras de que la opinión pública -muchas veces, injustamente- culpa al automóvil de todos los males climáticos.

En materia de producto, sus actuaciones son de sobra conocidas: ahí están sus gamas de vehículos híbridos y eléctricos, cada vez más nutridas. Pero la parte empresarial tampoco va a la zaga. Actualmente, muchas firmas están llevando a cabo profundas renovaciones en sus fábricas, con la intención de reducir la enorme cantidad de residuos que generan.

Sin embargo, no es la única estrategia existente. Otra de las más extendidas es asegurarse de que toda la energía consumida por estas instalaciones -que no es precisamente poca- procede de fuentes renovables. Esto último es lo que piensa llevar a la práctica Mitsubishi.

‘Electrones verdes’

La firma japonesa ha anunciado su decisión de introducir una solución de servicio energético -provista por su filial Mitsubishi Corporation Power, todo queda en casa- en su planta de Okazaki. Esta factoría es uno de sus principales activos, ya que en la actualidad produce buena parte de sus modelos electrificados como -por ejemplo- el todocamino Outlander PHEV.

De una forma similar al sistema doméstico Dendo Drive House, el plan consiste en la instalación de paneles solares en el tejado del edificio principal. Éstos -aparte de suministrar directamente la corriente- enviarán la energía a un conjunto de baterías, las cuales se fabricarán a partir de células reutilizadas de sus propios coches.

Según la marca, está previsto que el sistema entre en funcionamiento en el mes de mayo, con una potencia inicial de 3 MW. Sus estimaciones arrojan un ahorro en las emisiones de aproximadamente 1.600 toneladas anuales de CO2.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.