Tecnología HC

Mitos de los 2000: ¿serían posibles hoy en día?

Apenas han pasado 20 años... pero hay coches que ya no volveremos a ver en los catálogos de las marcas. Y, de hacerlo, serán bastante diferentes a cómo eran a principios de siglo. Te presentamos cinco locuras que, a día de hoy, resultan impensables.

Imagen de un vehículo clásico en colores
Foto: Schnipidy en Pixabay

Recién estreanado el nuevo milenio y durante esos primeros años de los 2000, vivíamos en una época de esplendor automovilístico. Una época en la que lo mismo te podías comprar un urbano de aluminio con la tecnología de una berlina de cinco metros… como otro con motor central, biplaza y de propulsión trasera.

En la actualidad, el mercado se ha ido racionalizando; no tanto en lo que tiene que ver con la potencia, sino en el hecho de que coches de ese estilo, de tirada tan limitada, han sucumbido frente a la fabricación en masa. Con todo… ¿hay alguno que pudiera volver a hacerse realidad? Lo comprobamos.

IMagen de un Audi A2

Audi A2 3L

PROBABILIDADES DE QUE VUELVA: 10%

De acuerdo, el mérito de ser el primer vehículo en el mundo con un consumo medio homologado inferior a los tres litros de gasóleo -concretamente, 2,99 l/100 km- hay que atribuírselo al VW Lupo 3L de 1999. Sin embargo, pocos meses más tarde, Audi fue un paso más allá, presentando algo similar en un coche claramente de mayor tamaño y con una prática carrocería de cinco puertas.

Se trataba del Audi A2, el que fuera durante mucho tiempo el urbano más premium del segmento -con el permiso del Mini-. En este caso, era un vehículo de cinco puertas, cierto estilo de minivolumen, con una longitud de 3,82 m y que gracias a su ligera construcción se quedaba en sólo 825 kg de peso. Para ser tan eficiente, disponía de un pequeño motor 1.2 TDI turbodiésel de 61 CV que alcanzaba los 168 km/h, entre otras cosas por la buena aerodinámica, con un Cx de sólo 0,25.

En la actualidad, es casi imposible que vuelva a existir algo similar, porque no hacen falta tantos recursos -ni tan caros- como los empleados en el Audi para conseguir un consumo tan ajustado. De hecho, basta un eficaz sistema de hibridación para que modelos como un Toyota Yaris, con casi el doble de potencia y unos 400 kg más de peso que el A2, logren consumos que rondan o bajan de los cuatro litros.

IMagen Smart Crossblade

Smart Crossblade

PROBABILIDADES DE QUE VUELVA: 30%

Esta locura se basaba en el Smart de primera generación… aunque con importantes modificaciones. ¿Las más evidentes? Se prescindió de las puertas convencionales -para que no ‘te salieras’ en una curva había una especie de barras abatibles-, las ventanillas y prácticamente todo el parabrisas para tener la sensación de conducir… una moto -no era obligatorio, pero sí recomendable llevar casco para viajar a bordo-. 

Sólo se fabricaron 2.000 unidades, alcanzaba 135 km/h y ya en su época tenía un desorbitado precio de 25.830 euros. Aunque parezca el coche más raro de todos… quizá pudiera ser el que tenga más visos de hacerse realidad. Tal vez no fuese bajo la marca Smart, pero sí que un vehículo lúdico, con motorización eléctrica, pudiera tener sentido. De hecho, más recientemente vimos el Citroën e-Mehari como una interpretación similar.

Imagen tres cuartos delantero

Mitsubishi Lancer EVO VI

PROBABILIDADES DE QUE VUELVA: 70%

El exitoso paso de Mitsubishi por el mundo de los rallyes hizo que los aficionados de todo el mundo pudiesen disfrutar de los sucesivos modelos de la saga Lancer EVO. Posiblemente el ejemplar más radical fue el VI, un coche que además tuvo el privilegio de contar con una serie limitada bautizada con el nombre de uno de los pilotos que llevó a lo más alto en los tramos a este coche: Tommi Makkinen. ¿Y cómo era el coche? Pues un deportivo extraordinario… hecho a partir del modelo que menos se podía esperar, como era una berlina de cuatro puertas, con sus cinco plazas y sus buenos 420 litros de maletero.

Ese vehículo conseguía ser el más eficaz en tramos lentos, siendo más rápido que coches que costaban el doble o el triple. Lo lograba, por un lado, por su apretado motor 2.0 turbo de 280 CV; asociado a un cambio manual y a la tracción permanente a las cuatro ruedas, era capaz de alcanzar los 250 km/h y de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 4,4 segundos.

¿Por qué hoy en día no sería algo posible? Porque era un vehículo muy espartano -en la versión más equipada, el mayor lujo era el aire acondicionado-, de consumo exagerado y con una imagen que era de todo menos espectacular… así que, en conjunto, era una maravilla. Sin embargo, eso no quiere decir que no pueda volver a existir una berlina de Mitsubishi de altas prestaciones. De hecho, se rumorea que la marca nipona estaría desarrollando una berlina de altas prestaciones, que dispondría de tecnología híbrida, con más de 300 CV y con mucha más tecnología.

imagen Peugeot 206 cc

Peugeot 206 CC

PROBABILIDADES DE QUE VUELVA: 30%

A principios de los 2000 se pusieron de moda los coupé-cabrio. Una moda que comenzó el Peugeot 206, que luego tuvo su continuación en modelos del segmento superior, como el Renault Mégane CC y el Peugeot 307 CC… y que también dispuso de otras alternativas en la categoría de los urbanos, representados por los Nissan Micra C+C, Mitsubishi Colt CZC o el Opel Tigra Twin Top.

Este modelo medía los mismos 3,83 m de largo del 206 convencional de tres y cinco puertas, pero aún así contaba con espacio necesario para acomodar a dos pasajeros adultos, contar con dos mini-plazas traseras y dar cabida al gran protagonista del modelo: su techo retráctil. Con un generoso tamaño y accionamiento eléctrico, eran necesarios alrededor de 28 segundos para cubrir o tapar al Peugeot; eso sí, la operación requería que se soltasen unos enganches de acople del techo al marco del parabrisas.

Los motores eran parecidos a los de los 206 más potentes -hubo dos gasolinas de 110 y 137 CV, además de un turbodiésel de 109 CV-, y los precios eran razonables, en torno a los 18.000 euros; en la actualidad, algo así no tendría cabida, porque los descapotables de techo retráctil prácticamente han desaparecido, y más aún entre los modelos urbanos. ¿Lo más parecido? Un SUV urbano, tipo VW T-ROC Cabrio…

IMagen Renault Clio V6

Renault Clio V6

PROBABILIDADES DE QUE VUELVA: 5%

El heredero de los míticos R5 de ‘culo gordo’, este Clio V6 es, junto con unidades que puedas encontrar del Mitsubishi Lancer Evo, un auténtico coche de colección que se vende por cifras muy superiores a lo que costaba como nuevo. Más que un Clio con un motor ‘gordo’, al modelo se le podría definir como un coche ‘gordo’ con la carrocería de un Clio. Hubo dos versiones, que compartían la propulsión trasera, el cambio manual de seis marchas y la posición central trasera de un motor 3.0 V6 de gasolina, con potencias de 230 ó 255 CV.

Era un coche rápido, diferente, exclusivo… pero no un deporivo radical, sino más bien el primer y único ‘urbano gran turismo’ del mercado. Sonido llamativo, estética alucinante, excelente calidad y buen equipamiento y una comodidad interior, incluso, razonable. Con sólo dos plazas y no demasiado maletero -¡sólo tenía 67 litros!- puede que no fuese el coche ideal para un largo viaje de vacaciones, pero la diversión estaba garantizada.

Por ejemplo, con la variante de 255 CV, lanzada en 2003, alcanzaba 245 km/h, pasaba de 0 a 100 en 5,8 segundos y tenía un consumo medio de casi 12 litros a los 100; por suerte, este era el urbano con mayor depósito de la historia, gracias a sus 61 litros. Como puedes imaginar, un coche así, hoy en día es imposible; puede que haya urbanos más rápidos -un Mini JCW-, pero ni de lejos tienen la configuración mecánica, la brutalidad o el estilo de este Clio V6.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.