Concepts y prototipos

¿Es este Mini SE el coche más sostenible del mundo?

Con la intención de crear un vehículo realmente sostenible, BMW ha recurrido a los servicios del diseñador de moda Paul Smith, para que realice su propia reinterpretación del Mini SE. Los materiales que ha usado –y aquellos de los que ha prescindido- te sorprenderán.

Mini Strip SE tres cuartos frontal

El diseñador de moda Paul Smith se ha pasado a la industria de la automoción.  Siguiendo su eterno lema “Sé tú mismo”, ha trabajado en darle otro aspecto al Mini Cooper SE eléctrico, más acorde con el mensaje de “simplicidad, transparencia y sostenibilidad” que, según la marca, el vehículo pretende transmitir.

El resultado se llama “Mini Strip”, y se presentó el pasado 12 de agosto, en plena pasarela de Londres. Su característica más llamativa es la carrocería de acero al desnudo. Las marcas de amoldado de la fábrica todavía se pueden ver en los paneles de acero, al igual que todos los tornillos; eso sí, todavía conserva una capa de protección anticorrosión.

La mayor revolución sostenible está dentro

Pero no sólo ha prescindido de la pintura exterior, sino de cualquier otro elemento que le pareciera sobrante. En el interior, el cuero y los cromados habituales vuelven a dejar paso a materiales sostenibles. Parte de la estructura de la carrocería es visible, y está pintada en azul. No hay consola central ni cuadro de instrumentos; en su lugar, puedes instalar tu smartphone para que haga las veces de sistema de infoentretenimiento… y de velocímetro, porque tampoco hay cuadro de instrumentos. La clásica esfera central de Mini ha quedado cubierta por una sección de cristal ahumado semitransparente.

La parte superior del salpicadero está revestida en corcho reciclado, y las alfombrillas reutilizan restos de caucho. De hecho, el interior está tan reducido a la mínima expresión, que el airbag es visible a través de la tapa central del volante, que consiste en un sencillo revestimiento de malla. Los radios de éste son de aluminio, y el aro se encuentra recubierto por la misma espuma que la de la mayoría de los manillares de bicicletas. Mientras tanto, los únicos controles que encontrarás son los de los elevalunas, y el botón de arranque del vehículo. Todo con el ánimo de reflejar “la perfecta imperfección”, en palabras de Smith.

Smith también ha rediseñado tanto el parachoques delantero como el trasero, fabricándolos mediante impresión en 3D con plástico reciclado. El techo panorámico, la parrilla frontal y los tapacubos aerodinámicos también están hechos del material reciclado Perspex –es decir, plástico transparente de plexiglás reciclado-.

Paul Smith: un diseñador familiarizado con los Mini

Nada más abrir las puertas, en los laterales aparece la composición de cinco rayas de colores, tan característica de los diseños de Paul Smith; y, al abrir la tapa de carga, se proyecta un tono de verde. En ella, el dibujo de un enchufe es obra directa del puño del diseñador.

¿Te ha gustado el ejercicio de Paul Smith? En tal caso, deberías echar un vistazo a su anterior trabajo con un Mini. En 1997, pintó un viejo Mini Cooper a rayas de 24 colores distintos, y lo expuso en el Salón del Automóvil de Tokio. “Conozco y adoro el coche actual; pero, respetando el pasado y mirando al futuro, hemos creado algo muy especial”, ha declarado Smith sobre su última creación. “Me siento privilegiado por el hecho de que el equipo de Mini me haya dado la confianza y la libertad para pensar una forma diferente de enfocar el diseño del coche”, continúa Smith; “creo que, juntos, hemos creado algo realmente único, volviendo a lo básico, reduciendo los elementos”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.