Novedades

Mini 2021: Estos son los cambios que estrena

Fue el pionero de los urbanos premium y en sus ya más de 20 años de historia -en su versión moderna-, el Mini no ha dejado de crecer, de evolucionar, de mejorar... Ahora, en su versión 2021 vuelve a actualizarse para seguir siendo único.

Imagen tres cuartos delantero del nuevo Mini

Decir que el Mini es único no se debe tan sólo a una cuestión de marca o de imagen. También lo es porque tiene una gama de motores envidiable, diferentes tipos de carrocería para elegir que no ofrece ningún rival -como la descapotable o la ‘familiar’ denominada Clubman; incluso podríamos considerar la versión campera Countryman, pero lleva su propio calendario de actualizaciones-.

Y, por supuesto, por su amplísimas posibilidades de personalización y equipamiento, que hacen que cada unidad del Mini se pueda configurar a gusto del cliente… previo pago, lógicamente, de un sobreprecio y recurriendo al listado de opciones.

Todas sus características, cualidades y virtudes se mantienen en la gama 2021, que pasa por ser el restyling más importante que ha experimentado este modelo en su actual generación -la tercera, que vio la luz a finales de 2013 y que utiliza los códigos internos F55/56/57-.

Foto de los modelos de la gama 2021 de Mini

Dichos cambios como veremos han afectado al diseño exterior, a ciertos elementos del interior, a retoques de equipamiento y a la tecnología -eso sí, de momento se centran en las versiones de tres y cinco puertas, cabrio y eléctrico, pero no al familiar-.

Comenzando por lo más ‘visible’, el renovado Mini concentra muchas de las actualizaciones en la parte delantera, con una parrilla más llamativa -y en cuya parte central, la barra que la atraviesa y que sirve como soporte a la matrícula ahora va en el color de la carrocería en vez de en negro-, nuevos paragolpes y medidas como la de reemplazar las luces ‘de posición’ por tomas de aire verticales.

Los leds ganan importancia en todo el vehículo; por ejemplo, ahora las luces delanteras las llevan de serie en toda la gama -en opción pueden ser inteligentes, disponer de iluminación en curva y funciones inteligentes para luz de carretera y mal tiempo-.

También son de leds ahora los intermitentes laterales y el antiniebla trasero, ubicado en la parte central del paragolpes posterior. Asimismo se recurre a esa técnica para los faros traseros, que ahora adoptan el diseño de la ‘Union Jack’, que antes era un elemento opcional.

Como comentábamos al principio, las posibilidades de personalización siguen siendo un rasgo característico del modelo. De hecho, hasta surgen nuevas opciones; por ejemplo, hasta ahora el techo podía ser del mismo color que el resto del coche, ir en un color que contrastase con el resto de la carrocería, apostar por diseños específicos. Pues bien, desde ahora se suma una nueva posibilidad, que es la de poder elegir un ‘degradado’ que recibe el nombre de ‘techo multitono’.

Imagen interior del Mini 2021

Se ve que el tratamiento que se lleva a cabo para lograr ese efecto como ‘desteñido’, aunque se haga dentro de la fábrica como un proceso automatizado más, no siempre obtiene un resultado idéntico, porque depende por ejemplo de las condiciones ambientales, de manera que existen pequeñas desviaciones en la apariencia final y eso hace que no existan dos techos iguales de este tipo.

Por lo demás, también aparecen tres nuevos colores para la carrocería y cinco diferentes tipos de llantas de aleación -para los tamaños de 17 y 18″-.

No cabe más tecnología en un coche tan pequeño

Pasando a lo que son modificaciones del interior, se habla de nuevos colores, tapizados, inserciones o costuras que se han actualizado. Ahora hay menos elementos cromados -de hecho, las dos salidas de aire redondas ahora tienen un contorno en negro; por cierto, todas esas salidas de ventilación han cambiado su diseño- y como elementos tecnológicos hay dos cambios fundamentales.

Imagen del Mini Cabrio 2021

El primero es la pantalla del sistema multimedia, que sigue siendo táctil, con un tamaño de 8,8″ y que sigue incrustada en el círculo de la consola central, pero que estrena nueva decoración para los mandos, que ahora son sensibles al tacto -basta rozarlos para que se activen-. Los gráficos y los distintos menús también muestran una apariencia más actual; por ejemplo, ahora cuenta con widgets animados cuando los seleccionas.

De serie, la parte multimedia también viene asociada con servicios conectados y funciones remotas para que el usuario pueda controlar funciones e información del coche a distancia, desde su teléfono móvil. Luego ya con sobreprecio, se pueden añadir funciones de navegación con datos de tráfico, protocolo para Apple CarPlay

Otro elemento mejorado es la instrumentación; el conocido como Connected Media es opcional -salvo en la versión eléctrica, que lo lleva de serie- es un cuadro de mandos digital sobre una pantalla de 5″, que muestra la información necesaria para la conducción, mensajes de control, indicaciones de los dispositivos de asistencia…

Tanto para esta pantalla como para la del sistema multimedia es posible elegir entre dos combinaciones de colores para su iluminación: unos más ‘relajantes’ entre turquesa y azul oscuro, y otro más deportivo, con colores rojo y antracita.

Imagen del Mini 2021 cinco puertas

Los motores son conocidos -no cambian las cilindradas ni las potencias-, aunque con retoques para mejorar su rendimiento y eficiencia; en esta primera etapa no están presentes. Todas las carrocerías arrancan con la versión ‘One’, con el motor 1.5 turbo tricilíndrico de 102 CV; por encima, los Cooper utilizan ese mismo motor, pero con la potencia incrementada a los 136 CV. Por último, los Cooper S recurren a un propulsor 2.0 turbo de 178 CV.

Habrá un JCW, pero por ahora no un GP

Aparte de estas mecánicas ‘base’, en la gama va a seguir habiendo una variante deportiva de nombre JCW y que incluye un motor 2.0 de 231 CV, así como un Mini eléctrico que cuenta con 184 CV. De serie -salvo el eléctrico- todos los Mini llevan un cambio manual de seis velocidades; en opción -salvo el gasolina ‘One’- todos pueden incluir una caja automática de siete y ocho velocidades, según la motorización.

Evidentemente, la plataforma sobre la que se asienta el Mini no cambia con este restyling, pero llegan novedades como la suspensión con unos amortiguadores adaptativos para ofrecer un mejor equilibrio entre deportividad -un rasgo muy característico de los Mini- y comodidad.

Otro detalle es que, por primera vez en el Mini, está disponible un freno de mano que no es por palanca, sino eléctrico y mediante un botón; lo llevará el modelo eléctrico y en opción los modelos con cambio automático.

Imagen tres cuartos trasero mini 2021

Por último, por lo que tiene que ver con los asistentes a la conducción, llega un nuevo control de velocidad activo; no sólo es capaz de mantener la distancia con otros vehículos que te preceden, sino que al llegar a un atasco o retención puede detener al Mini por completo y volver a ponerlo en marcha con sólo apretar ligeramente el pedal del acelerador.

Otro elemento que mejora es el control por salida de carril, que funciona a velocidades de entre 70 y 210 km/h; este dispositivo, como asegura la marca, «para evitar salidas involuntarias, controla las señales horizontales de la carretera y avisa al conductor si hay riesgo de abandono del mismo mediante una vibración en el volante -que, por cierto, también ha estrenado nuevo diseño-«.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.