Movilidad

Mercedes ya ofrecía una furgoneta eléctrica… ¡en 1993!

Todo el mundo se sorprende cuando aparece un nuevo modelo eléctrico, porque se considera un logro de la ingeniería; pues mayor mérito aún tenía hacerlo a mediados de los 90, como logró Mercedes.

imagen de un Mercedes Vito eléctrico
)

Durante el año pasado conocimos la versión eléctrica de dos Mercedes fabricados en Vitoria: los Vito y Clase V. Dos modelos completamente eléctricos, denominados eVito y EQV, respectivamente, que destacan por su gran batería capaz de proporcionarles cerca de 400 km o por sus potentes motores, siendo de los mejores modelos que, hoy por hoy, puedes encontrar en la categoría -lo cual se demuestra también… en el precio-.

Sin embargo, hace ya nada menos que 25 años que la firma alemana ya dispuso de un modelo comercial de cero emisiones capaz de lograr unos registros realmente interesantes para la época. Se llamana Mercedes Vito 108 E, estaba realizada sobre la base de la primera generación de este modelo -la conocida como W 638- y vio la luz en julio de 1996, es decir, apenas seis meses después del estreno mundial en Vitoria de la variante con motor de ‘combustión’.

Resulta interesante leer lo que era el folleto informativo donde se especifican algunas características del modelo. Por ejemplo, se le calificaba como “vehículo pequeño, compacto y ágil que cabe en cualquier garaje sin problemas (…) es especialmente adecuado para los servicios de distribución y pasajeros en el interior de las ciudades”.

De hecho, era un modelo que disponía de espacio interior hasta para ocho pasajeros, con un carga útil de 600 kg. La parte mecánica se encomendaba a un motor de 40 kW -equivalente a unos 54 CV- cuya energía procedía de una batería de cloruro de sodio y niquel, con una interesante capacidad de 35,6 kWh y que tenía un peso de 420 kg -y que, por cierto, ya se utilizó años atras en otro concept eléctrico de la marca, pero basado en la berlina Clase C-. Una batería que, por cierto, iba situada en la parte posterior, detrás de la segunda fila de aientos.

En total, el vehículo podía recorrer cerca de 170 km con una carga, alcanzar los 120 km/h y ‘rellenar’ cerca de la mitad de su batería mediante un sistema de carga rápida en apenas 30 minutos -también disponía de frenada regenerativa, que ayudaba a la carga-. Unas cifras, en conjunto, bastante interesantes para un eléctrico de la época. También era curioso que empleara una caja de cambios manual de cinco velocidades, en lugar de ser un vehículo automático, como todos los eléctricos actuales.

El principal problema en aquella época era que el modelo incluía una tecnología que estaba poco extendida; además, como se fabricaron muy pocas unidades, se estimaba que el precio de una de estas furgonetas eléctricas era el triple que el de una Vito ‘convencional’. Con todo, el modelo tuvo una buena aceptación, hasta el punto de que uno de los servicios postales de Alemania, Deutsche Post AG, utilizó la Vito 108 E para sus labores diarias hasta el año 1999. Y Mercedes demostró que el proyecto podía tener continuidad, al lanzar también en la siguiente variante de la Vito, la W 639, una versión con propulsión eléctrica.

Hasta llegar al presente, donde dentro de la gama de comerciales hay tres modelos entre los cuales el público puede elegir: la eVito Tourer -comercial para pasajeros-, eVito Furgón -pensada para carga de mercancias- y la eSprinter -un comercial de mayor tamaño-.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.