Novedades

Mercedes Clase S: se puede utilizar ‘sin manos’, pero… ¿es ciberseguro?

Mercedes logra la primera homologación en Europa para un sistema de conducción autónoma de nivel 3 -se puede quitar las manos del volante-. Bautizado como DRIVE PILOT, estará disponible en los Clase S a partir del primer semestre de 2022.

Imagen desde dentro de un Mercedes Clase S con conducción autónoma de nivel 3

Mercedes-Benz ha hecho historia al lograr la primera homologación internacional para un sistema de conducción autónoma de nivel 3. La Autoridad Federal Alemana de Transporte por Carretera -la KBA-, ha concedido dicha homologación, en línea con su apuesta por abanderar el desarrollo de la autonomía en la conducción.

Este amparo legal en su país cumple con los requisitos de la normativa UNECE/R157, que regula de manera muy estricta la conducción autónoma en territorio de la Unión Europea. Esto abre el camino a Mercedes para ofrecer el sistema DRIVE PILOT en otros países, siempre que la legislación estatal lo permita.

La marca se adelanta así a grandes rivales, como Tesla, que aspiraban a ser pioneras en el ámbito de la conducción automatizada. Por el momento, ninguna otra puede ofrecer un nivel de autonomía más alto que el 2. Recordemos que, de acuerdo con el estándar de la SAE -Sociedad de Ingenieros de Automoción-, el nivel 3 es el primero que permite al conductor, en situaciones concretas, retirar las manos del volante. En este artículo, explicamos detalladamente todos los niveles.

Imagen de varios Mercedes-Benz circulando por carretera, uno de ellos con el sistema de conducción autónoma activo

Enviar e-mails o ver una película durante un atasco ya es posible

Los primeros modelos en incorporar la tecnología DRIVE PILOT serán los Mercedes Clase S y se podrán adquirir en el primer semestre de 2022. Este sistema de conducción automatizada también está homologado para EQS, el flamante modelo eléctrico de la firma germana.

No obstante, la utilización de este sistema está regulado por la Ley de tráfico alemana –StVG-, que aprobó en 2017 las directrices para la conducción autónoma de nivel 3. El DRIVE PILOT está homologado para su uso en más de 13.000 km de autopista y se podrá utilizar, en los tramos adecuados, en situaciones de tráfico denso o congestionado, sin superar en ningún caso los 60 km/h.

De este modo, si se encuentra en medio de un atasco, el conductor podrá gestionar su correo electrónico o realizar compras online, gracias al sistema In-Car Office de Mercedes. Y si la cosa va para largo, incluso ‘relajarse’ y ver una película. El DRIVE PILOT hará de conductor, pero eso sí, se debe permanecer alerta ante cualquier posible error para, inmediatamente, tomar los mandos del vehículo.

Infografía donde se explican las especificaciones técnicas del sistema DRIVE PILOT de conducción autónoma nivel 3 de Mercedes

Todo esto funciona gracias a tecnologías como el LiDAR y otros múltiples sensores simultáneos, que permiten al vehículo controlar la velocidad y la distancia del resto de elementos que circulan a su alrededor. El sistema también tiene en cuenta las señales de tráfico, el perfil de ruta o las luces y el sonido de los vehículos de emergencia. Además, reacciona de manera autónoma ante situaciones inesperadas, tales como maniobras de frenado o evasión de carril, accidentes e incluso pérdida de control por parte del conductor -por ejemplo, debido a algún problema grave de salud-.

¿Y qué ocurre con la ciberseguridad?

A pesar de haber alcanzado ya niveles tan altos en la conducción autónoma, todo lo que ocurre un vehículo conectado depende de su ciberseguridad. Aunque el sistema sí lo sea, como exigen los requisitos de ciberseguridad de la normativa UNECE/R157 -específica para los sistemas de conducción automatizada-, si un cracker logra ‘colarse’ en nuestro coche, podría manipular también el funcionamiento de esos sistemas.

Desde Mercedes-Benz nos aseguran que, en conformidad con la norma europea, todos los parámetros de su sistema automático de mantenimiento de carril, así como sus actualizaciones de software, cumplen con los más estrictos criterios de ciberseguridad.

No obstante, cuanta mayor conectividad tenga nuestro vehículo, más importante es cerciorarnos de que es totalmente ciberseguro en su conjunto. Recordemos que, a partir del próximo mes de julio, todos los vehículos homologados en la UE deberán ser ciberseguros por ley, algo que se hará extensivo a todos los vehículos nuevos que se comercialicen desde julio de 2024. Todo esto en el marco de la normativa UNECE/R155, que entró en vigor el pasado 22 de enero.

En España, la empresa tecnológica EUROCYBCAR ha sido la primera del mundo en desarrollar y patentar un test que mide y certifica la ciberseguridad de un vehículo, de acuerdo a los parámetros de la norma europea. Es aconsejable -y, muy pronto, será obligatorio por ley-, que los vehículos conectados se sometan a un test como este, que certifique su ciberseguridad.

Precisamente, hace poco conocíamos, en exclusiva, en HackerCar, que una moto fabricada en nuestro país se convertía en la primera del mundo en obtener un certificado de ‘Vehículo Ciberseguro’, atendiendo a los requisitos de la UNECE/R155.

Si hablamos de un vehículo autónomo, esto se hace todavía más importante, si queremos garantizar la seguridad de todas y todos en las carreteras.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.