Consejos HC

¿Me puedo fiar del reconocimiento facial?

Las tecnologías de reconocimiento facial están llegando a los vehículos después de asentarse en otros sectores. Pero con ellas también llegan sus problemas ¿Qué beneficios suponen para el conductor? ¿Cuáles son esas vulnerabilidades?

Chica mirando su teléfono móvil sentada en su escritorio
Photo by bruce mars from Pexels

Los fabricantes de coches piensan en el reconocimiento facial como posible solución para la seguridad de sus automóviles. Las compañías pretenden utilizar este tipo de sistemas para asegurar al coche contra posibles robos. Además de servir en la protección del conductor.

En cuanto a la seguridad vial, las tecnologías de reconocimiento significan un gran avance. Estas permiten una monitorización continua de la expresión facial del conductor. Así se detecta cualquier signo de cansancio o fatiga. Ante estos síntomas el coche reacciona con estímulos por lo general sonoros en forma de alerta.

Aplicar esta tecnología a los coches es algo destinado a estandarizarse, pues puede significar salvar un gran número de vidas. Por el momento, ya hay modelos comercializados que utilizan este tipo de sistemas, aunque todavía son pocos.

De cara al problemático crecimiento de hurtos a vehículos en la última década, el reconocimiento facial presenta una solución clara. Básicamente, los coches con este tipo de sistemas utilizan tecnología biométrica para reconocer la cara del usuario. Esta es una medida de seguridad que se ha normalizado en los últimos años, sobre todo en el mercado móvil. Esto hace que, con una simple mirada, se pueda desbloquear un smarthphone, una Tablet, un ordenador o un automóvil.

La aplicación de esta tecnología a la seguridad vial no supone problemas más allá de desperfectos pulibles a la hora de detectar el cansancio. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de estas como solución a la seguridad del propio coche.

Deep Fake, el principal enemigo

La principal amenaza es el llamado deep fake. Este consiste en la creación de imitaciones digitales de cualquier rostro, tanto de apariencia como de gestos. Su representación más cotidiana la encontramos en algunos de los filtros de redes sociales como Instagram o Snapchat, que leen los rasgos faciales para provocar cambios de apariencia.

Pero esto es solo una pequeña muestra. Existen programas capaces de robar la identidad hasta llegar a engañar a sistemas de seguridad que utilicen el reconocimiento facial. Pese a los continuos esfuerzos por solucionar estas vulnerabilidades, siempre aparecen estudios que ponen a estos sistemas en jaque. Los expertos sentencian que todavía no existe una solución definitiva a este problema.

Por ello, hacer que la cara del conductor sirva al propósito tradicionalmente asignado a las llaves, puede suponer un peligro potencial. Según Meredith Whittaker, -investigadora de IAs en la universidad de Nueva York- unas cuantas fotos de una persona pueden construir una imitación digital muy lograda. Dicha construcción sería capaz de abrir un vehículo que cuente con un sistema de seguridad así.

Cuando todos tus dispositivos te reconocen

La última problemática que interesa abordar es de carácter más general. Las declaraciones citadas abren el marco de la preocupación por el uso de la imagen como información de interés. El simple hecho de colgar fotos en redes puede provocar el registro del usuario en una base de datos de reconocimiento facial. Esto tiene el potencial de ser utilizado por empresas, instituciones e incluso gobiernos sin que la persona sea consciente de ello.

En el mismo artículo se hacen eco de como la aplicación de estas tecnologías en dispositivos de toda índole diluye cada vez más las líneas sobre la pertenencia y la utilidad de la imagen personal. Que la cara de una persona sea una propiedad compartida supone que la seguridad de su teléfono, coche o casa puede estar comprometida. El panorama actual que dibujan es uno de desregulación, en el que la legislación está obligada a improvisar continuamente.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.