Empresas

McLaren dejará de controlar tu salud con sus tecnologías

El Grupo McLaren ha vendido su división de tecnologías aplicadas a un consorcio privado de inversores. Por lo tanto, dice adiós a su contribución directa en sectores como el sanitario. Con el dinero obtenido, se centrará en los superdeportivos y las carreras.

En McLaren están decididos a centrarse en sus supercoches y en el mundo de la competición. Para ello, han optado por deshacerse de su división McLaren Applied Technologies. El movimiento responde a la nueva estrategia financiera del grupo, ante la bajada de ventas del año pasado a causa de la pandemia. O, como dice el presidente ejecutivo del McLaren Group, Paul Walsh, esta venta es el último de “una serie de pasos proactivos para construir un grupo más centrado y rentable”. De acuerdo con dicha estrategia, McLaren ya ha recibido 550 millones de libras -650 millones de euros- de una serie de inversores.

El comprador de la división de tecnologías aplicadas será Greybull Capital. Hablamos de un grupo privado de inversores que, en el Reino Unido, ya ha adquirido varios negocios para reflotarlos, como Monarch Airlines o British Steel. La venta se completará a finales de este mismo mes de agosto. Al frente de McLaren Applied Technologies seguirá el mismo equipo, con Anthony Murray como CEO.

Del circuito al hospital

McLaren Applied Technologies lleva más de treinta años desarrollando todo tipo de tecnologías de control, análisis de datos… y, por supuesto, de electrificación. Es una de las tres divisiones del McLaren Group, junto con McLaren Automotive y McLaren Racing. Sin duda, uno de sus mayores logros es el suministro de las ECUs estandarizadas para toda la parrilla de Fórmula 1; pero también debemos destacar sus contribuciones en el campo sanitario o en el militar, basándose en lo aprendido por McLaren en las carreras.

Con este bagaje, el año pasado no pudo sino unirse al “Ventilator Challenge”, en el que los equipos de Fórmula 1 competían con otros actores de las industrias de la automoción y aeroespacial, por diseñar y producir más respiradores para los pacientes de COVID-19. En el caso de McLaren, llegaron a producir 200 al día, entregando 13.437 unidades en total al sistema de salud británico.

Otros pasos dados

Años atrás, McLaren Applied Technologies ya había presentado un sistema de telemetría para la detección precoz de enfermedades en los seres humanos, mediante la debida monitorización de parámetros vitales. Bastaba con llevar un sensor pegado al cuerpo, en un reloj, en una camiseta… para recoger los datos clave. Todo lo que McLaren ha aprendido sobre el manejo de datos complejos en Fórmula 1, la división de tecnologías aplicadas lo usa para situaciones como la gestión del tráfico aéreo, o la predicción de lesiones por fatiga.

Previamente, en el 2020, McLaren vendió su sede de Woking por 170 millones de libras -200 millones de euros-. También se desprendió de una participación minoritaria en el equipo de Fórmula 1 por 185 millones de libras -cerca de 220 millones de euros-. El dinero obtenido de la venta de McLaren Applied Technologies -una cifra que no se ha desvelado- se destinará a McLaren Automotive, la ‘pata’ más rentable del grupo. En cualquier caso, tanto los superdeportivos como la competición de élite se verán apoyados por lo que Paul Walsh describe como “una estructura de capital más sostenible”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.