Personas

Marcia Mayaba: la vendedora que abre camino en Sudáfrica

Poco después de sufrir una tragedia familiar, Marcia Mayaba comenzó una carrera en la industria del motor que le ha llevado hasta la vicepresidencia de la asociación de Vendedores de Sudáfrica -la NADA-. ¿Cómo de difícil es ser mujer, negra y alta ejecutiva en su país?

El verano pasado, Marcia Mayaba fue elegida vicepresidenta de la Asociación Nacional de Vendedores de Automóviles –NADA, por sus siglas en inglés- de la República Sudafricana.

Para comprender la relevancia de Marcia Mayaba, debemos trasladarnos en el espacio y el tiempo a los inicios de su carrera profesional, en los años noventa. No hay que olvidar que el famoso sistema de segregación racial sudafricano, el “apartheid”, se levanta tras un referéndum en marzo de 1992 -en el que, por supuesto, sólo pudieron votar los sudafricanos blancos-, y la transición a una democracia plena llevó algunos años más.

Aun así, ya en 1997, Mayaba comienza una carrera en la industria de la automoción; primero, como becaria en el alquiler de coches y camiones. “Cuando lo dejé, era la jefa de operaciones, pero literalmente hacía todo lo que se me pedía. Un día era conductora, al siguiente estaba recogiendo cheques, y al siguiente repostando diésel”, cuenta Mayaba. Más adelante se adentró en la gestión de flotas y, desde 2011, gestiona el concesionario Barloworld Motor Retail, convirtiéndose en la primera mujer negra sudafricana en asumir un puesto de estas características. En julio de 2019 fue finalmente nombrada ejecutiva de dicha franquicia para Ford y Mazda.

De la necesidad a la transformación

Mayaba cuenta que decidió “ser una disruptora necesaria en esta industria del motor”. Para empezar, ni siquiera había mujeres en puestos de responsabilidad. Llegó por necesidad, tras una infancia y juventud difíciles. Para ayudar a su familia tras la muerte de su madre por cáncer en 1995, tuvo que dejar el grado en Derecho que estaba cursando. “La industria del motor me eligió”, afirma para aclarar que no pretendió involucrarse deliberadamente; “lo que realmente me atrae de ella es su naturaleza compleja”, continúa en una entrevista para el medio sudafricano “Business Day”.

Y es que no se arrepiente de los derroteros que tomó su destino, en gran medida por las grandes “oportunidades de aprendizaje” que le ha proporcionado el sector. Dado que representa el 6% del PIB de su país, «me pareció importante ser parte del cambio de narrativa hacia la transformación, diversidad e inclusión«. De hecho, además de vicepresidir NADA, se encuentra al frente de su comité de transformación.

Ella considera que el hecho de ser mujer y negra ha sido lo más desafiante de su trayectoria: desde que se convirtió en gerente de concesionario hasta la actualidad, “con frecuencia he sido la única mujer en la sala”, continúa relatando a “Business Day”; “tener voz en ese ambiente puede resultar muy intimidante y, a veces, incómodo”. Por el camino, ha transformado algunos concesionarios en situaciones difíciles, volviéndolos rentables; y, para ello, ha tenido que liderar a numerosos hombres blancos, que tenían el deber de rendirle cuentas.

El placer de subirse a toda la gama

Pero esto no significa que no sea una apasionada de los coches. Mayaba asegura que le encantan de todos los segmentos; y, de hecho, gracias a su trabajo ha tenido el privilegio de conducir toda esa variedad: desde su primer coche de empresa -un Opel Corsa Life morado- hasta el actual -un Ford Mustang 5.0 GT-, pasando por algunos vehículos industriales y comerciales.

Mientras conduce su Mustang de empresa, muchas mujeres inundan su bandeja de entrada en LinkedIn, pidiéndole orientación y apoyo. Paralelamente, Mayaba saca pecho por el premioVolkswagen Club of Excellence”, como prueba del reconocimiento a su trabajo por parte de muchos fabricantes. De este modo, Marcia Mayaba se ha convertido en un doble referente: de la diversidad, y de la buena gestión. Ella es optimista: «somos un país que está evolucionando. Las organizaciones se implican en la diversidad e inclusión, y las actitudes están cambiando, aunque a paso de tortuga».

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.