Novedades

Mach e: el Ford Mustang en el que nadie creía

Imagen del nuevo Ford Mustan Mach E tres cuartos delantero en color rojo

Ya no hay espacio para la nostalgia. O sí, pero entendida de otra forma. Desde los años 60, la denominación ‘Mustang’ viene asociada a Ford y a un llamativo muscle car de sonido poderoso, apariencia afilada y precio asequible para las prestaciones que ofrecía. Sin embargo, 55 años después de su lanzamiento, el nombre ‘Mustang’ va a tener el privilegio de bautizar a otro Ford. Pero uno… ‘diferente’.

Llevaba tiempo hablándose de que Ford iba a iniciar su ofensiva eléctrica ‘a lo grande’, y nunca mejor dicho. Lo iba a hacer con un SUV que pudiese mirar a la cara a los Audi e-Tron, Jaguar I-Pace o similares, que no tenga que envidiar en rendimiento a un Tesla Model X… y que, al mismo tiempo, fuese un referente en deportividad, si es que eso puede darse en modelo grande y de batería.

También se decía que el coche tendría un diseño inspirado en el mítico Mustang… pero lo que tal vez no esperábamos es que tomase el nombre de este coche mítico; es más, también ha adoptado parte del apellido de una de las versiones emblemáticas de este ‘pony car’: el de Mach, si bien el nuevo modelo no se llamará ‘Mach 1’ sino ‘Mach e’.

Lo que ves aquí es un vehículo de 4,71 m de largo, 1,81 m de ancho y 1,59 m de alto que es cierto que tiene rasgos de diseño del Mustang, pero que no deja de ser otra cosa. De hecho, el Mach e tiene más forma de monovolumen, con sus cortos voladizos delantero y trasero, debido en buena parte a la enorme distancia entre ejes -2,98 m-. Su condición de eléctrico le permite, por ejemplo, contar dos maleteros -el principal, en la parte trasera, de exactamente 402 litros y otro adicional, bajo el capó delantero, con otros cien- y un habitáculo para que cinco pasajeros viajen con amplitud.

Imagen del interior del nuevo Ford Mustan Mach e

Por cierto, que acceder al vehículo también es un proceso tecnológico; de hecho, ya no vas a utilizar una llave convencional, sino que bastará con que lleves encima tu móvil y el bluetooth conectado para que el Mach e te detecte y se abra… y una vez dentro, tendrás que pulsar un botón para que el coche se ponga en marcha.

Y por si te quedas sin batería o te has olvidad el teléfono, un teclado situado en el montante que separa las dos ventanillas, junto con otro en el habitáculo también te permitirán acceder y arrancar este Ford de una manera más manual. Por cierto, que las puertas laterales cuentan con el sistema de apertura conocido como E-Latch, en las que basta dar un pequeño toque a una palanca para que la puerta de

Por cierto, que en el interior se ve que, también a diferencia de los Mustang Coupé o Cabrio, el Mach e es algo bien diferente. El salpicadero tiene un diseño simple y minimalista que recuerda vivamente al de los productos de otra firma estadounidense, como es Tesla. Así, todo el protagonismo es para una gran pantalla central, en formato vertical, que mide nada menos que 15,5″ -equivalente a 39,37 cm de tamaño en diagonal- que estrena la nueva evolución de sistemas multimedia de Ford, y que se denomina Sync4. Eso sí, a diferencia de los Tesla, Ford ha optado por mantener un mando físico, que se combina con los controles por voz o por la propia capacidad de la pantalla de manejarse con los dedos.

La idea es que a través de esta pantalla puedas hacer… casi todo. Por ejemplo, personalizar hasta el último detalle del vehículo… pero también disponer de un sistema de navegación conectado a la nube -para que no sólo te lleve a un destino, sino que informe de todo tipo de incidencias en tiempo real-, contar con actualizaciones remotas o disponer de conexión WiFi a bordo para los pasajeros.

Por supuesto, este Mustang es compatible con los protocolos Android Auto y Apple Car Play, con la ventaja, además, de que ya no es necesario conectarlos al coche mediante un cable y por USB, sino que se puede hacer de manera inalámbrica.

Imagen del nuevo Ford Mustan Mach E en perfil en color rojo

¿Algunos detalles curiosos del equipamiento? El equipo de sonido firmado por B&O, con 10 altavoces, uno de ellos en formato flotante que recorre la parte superior del salpicadero… o el techo panorámico de vidrio fijo, pero que incluye una protección infrarroja que le permite mantener el interior fresco en verano y cálido en invierno.

También dispondrá de aparcamiento automatizado, cámaras de 360º, control de velocidad inteligente…

Pero lo fundamental: ¿qué tipo de eléctrico es?

De nuevo siguiendo el ejemplo de Tesla, este Mustang Mach E estará disponible con dos tipos de baterías -una normal y otra de ‘autonomía extendida’- , así como la posibilidad de elegir variantes de propulsión trasera o a las cuatro ruedas. Calificado por sus propios responsables como «uno de los vehículos más emocionantes que Ford haya presentado».

Las versiones con batería estándar tienen una capacidad de 75,7 kWh, mientras que las de autonomía extendida llegan a 98,8 kWh: estas últimas versiones aseguran un alcance con una recarga que rondará los 600 km. En todos los casos, estas baterías son compatibles con los sistemas de carga ultra-rápida del consorcio Ionity, que pueden suministrar electricidad a una potencia de 150 kW; eso quiere decir que en apenas 10 minutos, el Mach E puede ganar 93 km de autonomía, o que puede pasar del 10 al 80% de tan sólo 38 minutos. Ford , en combinación con una app para el móvil conocida como FordPass Connect, ofrecerá acceso a la red más amplia de puntos de recarga, con más de 125.000 estaciones de carga pública en 21 países.

También será posible cargar el coche en casa: bien mediante la llamada ‘Ford Connected Wallbox’, que es capaz de recargar 62 km de autonomía por hora… o en cualquier enchufe básico, pero de manera mucho más lenta -14 km por hora-.

Imagen del nuevo Ford Mustan Mach E tres cuartos trasero en color rojo

Por lo que se refiere a potencias, la guinda del pastel será para la versión Mach e GT, que con sus 465 CV puede acelerar de 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos, mientras que su autonomía es de 540 km; la versión de mayor alcance -600 km- será la que tenga el motor de 285 CV. Como versión básica habrá un modelo de 258 CV. En todos los casos, la velocidad máxima es de 180 km/h.

Una de las características de este modelo es que también dispondrá de tres modos de conducción, denominados Whisper, Engage y Unbridled -de menos a más radical-, que actúan sobre la respuesta del motor, tacto de la dirección, iluminación ambiental o, incluso, el ‘sonido eléctrico’ que emite el vehículo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.