Tecnología HC

Los tres accidentes de vehículos eléctricos de los que más se ha hablado

En los últimos años, hemos sido testigos del aumento de la popularidad de los vehículos eléctricos, como una alternativa más ecológica y sostenible a los de combustión interna. También se han hecho famosos por incidentes como los que te vamos a contar.

accidentes, coches eléctricos, baterías inflamables

Uno de los riesgos más importantes en los vehículos eléctricos es que se incendie la batería. Las baterías de iones de litio que se utilizan en estos modelos son altamente inflamables y pueden incendiarse en caso de sobrecalentamiento o cortocircuito. Si bien esto es poco habitual, cuando sucede, el incendio puede ser difícil de extinguir y convertirse en un riesgo para los bomberos y otros equipos de emergencia.

Por otra parte, en la mayoría de los casos, los vehículos eléctricos son más pesados que los de combustión interna, lo que puede aumentar el riesgo de lesiones en caso de impacto – por no hablar de sus mayores inercia y mayor fatiga de los frenos – . Además, también pueden presentar problemas específicos de seguridad que pongan en riesgo al conductor, como la desconexión de la batería de alta tensión le devaste la circulación y que eso deje sin fuerza al vehículo.

Sabiendo esto, desde HackerCar hemos reunido los tres accidentes de vehículos electrificados más sonados, exponiendo sus causas y sus consecuencias. ¿Fueron culpa de la máquina o del piloto?

El susto -uno más- de Richard Hammond

Richard Hammond, accidentes eléctricos, Rimac Concept One, Top Gear,

El presentador británico, Richard Hammond, ex integrante de la familia de “Top Gear” y actualmente colaborador del equipo de Grand Tour, sufrió un gravísimo accidente en 2017 a bordo del Rimac Concept One. Un superdeportivo eléctrico croata -en aquel momento, aún en fase de prototipo- con 1.200 CV capaz de alcanzar los 200 km/h en seis segundos y con una velocidad punta de 355 km/h.

En una prueba a contrarreloj en un ascenso en la comuna suiza de Hemberg, Hammond forzó el Rimac hasta los 134 km/h al tomar una curva de izquierdas que previamente había pilotado a sólo 108 km/h. ¿El resultado? Perdió el control del coche, derrapando, cayendo 30 metros por la ladera de la montaña dando vueltas de campana y destrozando uno de los siete prototipos del Rimac, que terminó envuelto en llamas. Todo el mundo del motor esperó lo peor.

Por suerte, Hammond no sufrió heridas de gravedad y tuvo ánimos como para postear una fotografía pocas horas después del suceso calmando a sus seguidores. Esto habló excepcionalmente bien sobre la seguridad que proporcionaba el Rimac al conductor, aunque la rapidez con la que actuaron los equipos de rescate también fue crucial. El verdadero problema reside en que la batería del coche continuó ardiendo durante días, a pesar de los intentos de los bomberos para apagar las llamas.

Un cambio de rasante y un cafre al volante

Sucedió en Los Ángeles – EE.UU.- , un Tesla Model S voló durante varios segundos tras `atacar´ bruscamente un cambio de rasante. Todo ocurrió en la calle Baxter, una de las más peligrosas de toda la ciudad. Nada más ni menos que 32 grados de inclinación convierten este cambio de rasante en una de las trampas en las que es más fácil caer para los conductores que no conocen la zona.

La temeridad del conductor sumada a la peligrosidad de la cuesta provocó que el vehículo aterrizase de morro contra la carretera tras varios segundos en el aire. Un impacto muy severo que provocó la pérdida del control del vehículo durante varios segundos, – impactando contra otros vehículos aparcados en la zona- el destrozo del chasis y la suspensión… En definitiva, un siniestro del automóvil en toda regla.

Tesla Model S, cambio de rasante, Alex Choi

El accidente estaba siendo grabado por un grupo de jóvenes, entre los que se encontraba el youtuber del mundo del motor Alex Choi, que compartió lo sucedido con los más de 850.000 suscriptores de su canal en un vídeo titulado`Jumping a Tesla´.

¿Cómo salió ileso?

tesla model 3, accidente, baterías inflamables

De nuevo, un Tesla como protagonista, en este caso un Model 3. Sucedió en Oregon -EE.UU.- a finales de 2019, cuando un conductor que circulaba a 160 km/h bajo los efectos de sustancias alucinógenas perdió el control total del vehículo. Esto provocó que chocase violentamente contra dos árboles, una caja de registro de líneas telefónicas y por si fuera poco, contra un poste de luz.

Pero lo realmente atípico y preocupante de este accidente fue lo ocurrido con la batería. Tras los golpes, el paquete de baterías se desintegró y las celdas tipo 2170 salieron propulsadas del vehículo y acabaron dispersadas por la zona. Incluso algunas de ellas llegaron a impactar con los cristales de dos casas, provocando un incendio en el dormitorio de una de las viviendas afectadas.

Sorprende que, a pesar de la aparatosidad del accidente, el piloto saliera completamente ileso y por su propio pie. Un hecho que demuestra el excelente nivel de seguridad pasiva de los Tesla y lo bien que cuidan la integridad física de sus pasajeros. Por el contrario, preocupa más lo ocurrido con las baterías, pues debería ser uno de los componentes más seguros del vehículo, teniendo en cuenta su inflamabilidad.

Combustión o eléctrico

Se puede observar como el factor común para que estos accidentes se produjeran fue la temeridad de quien estaba al volante. La naturaleza del vehículo, aunque puede inclinar la balanza en accidentes, no es lo suficientemente determinante como para aventurarse a decir que los vehículos eléctricos no son seguros.

Sin embargo, un aspecto que sí puede jugar en contra del eléctrico es su mayor complejidad técnica y el hecho de que dependa de una infraestructura de carga eléctrica a la que debe conectarse. Esto puede convertirlos en objetivos deseables para los crackers, que pueden encontrar un mayor número de vulnerabilidades en estos modelos que en los “convencionales” de combustión.

Periodista por la Universidad Complutense de Madrid.  Comunicar siempre ha sido un eje principal en mi formación como persona. La lectura voraz, impulsada por una curiosidad insaciable a temprana edad, me hizo desarrollar una pasión por la palabra que traté de trasmitir a los que me rodeaban.  Siendo un apasionado por el deporte, entre los que incluyo todo aquel relacionado con el motor, que mejor forma que comenzar mi etapa como periodista ayudando a cualquiera a sentirse lo suficientemente seguro en todos los aspectos de su día a día frente al volante.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.