A revisión

Porsche Macan y los coches que dejan de venderse por ‘no ser ciberseguros’

Dentro de poco más de medio año, se culminará una revolución en el sector del automóvil: en zonas como la Unión Europea no se podrán vender o fabricar modelos nuevos que no cumplan las normativas de ciberseguridad vigentes. En el caso de Porsche, eso ha tenido consecuencias, pero no será la única marca afectada.

Imagen artística de personas despidiéndose del Porsche Macan
Imagen generada por la IA de Bing

Ha sido noticia y tema recurrente en HackerCar desde hace ya varios años: La existencia de una normativa de ciberserguridad para vehículos, la conocida como UNECE/R155, iba a suponer una revolución para el sector automovilístico en zonas donde se va a aplicar, como la Unión Europea, Japón, Corea del Sur… ¡incluso, Rusia!

Pues bien, ahora que se acerca el momento de la total aplicación de esta ley, estamos comenzando a ver sus consecuencias. Una de las más llamativas la ha protagonizado Porsche y, en concreto, el que es uno de sus modelos más vendido: el SUV Macan con sus motores de gasolina. Y es que, aunque muchos pensaban que este todo camino iba a seguir en los mercados de la Unión Europea conviviendo, al menos por un tiempo, con su hermano eléctrico recién anunciado… en realidad Porsche ha tirado por la calle del medio y le ha puesto fecha de caducidad: la primavera de 2024.

Poco después de esa fecha, en julio de 2024, comienza a aplicarse la ‘segunda fase’ de la reglamentación UNECE/R155 que, básicamente, obligaba a todos los modelos de nueva homologación desde julio de 2022 a que fueran ciberseguros -y lo pudieran demostrar con un algún tipo de certificado emitido por una entidad independiente, como EUROCYBCAR-, y desde la mencionada fecha de julio de 2024, se amplía la obligación a todos los nuevos modelos vendidos y comercializados.

Imagen delantera de un Porsche macan


Según el periódico alemán stuttgarter-zeitung, la decisión habría sido confirmada por un portavoz de la empresa alemana, que confirmó el fin de las ventas de este modelo en primavera para que se garantice que no se entregan ni matriculan más vehículos cuando se haya alcanzado la fecha límite. Y a pesar del buen rendimiento comercial del coche en Europa, los responsables de la marca germana no consideran esta ‘retirada’ como algo preocupante, al indicar que dos tercios de las ventas del Macan proceden de mercados como China y Estados Unidos, donde el vehículo no tiene que hacer frente a la UNECE/R155 y, por lo tanto, se seguirá comercializando -de hecho, seguirá fabricándose en Leipzig durante un par de años-.

Cabe recordar que con normativas como la R155 y la R156 -centrada en actualizaciones de software- lo que se persigue es que todas las unidades de un mismo modelo deben incluir medidas que les permitan detectar y defenderse de los ciberataques. Asimismo, tal y como nos confirman los expertos del área técnica de EUROCYBCAR, se deben proporcionar actualizaciones de software seguras, así como establecer una base legal para llegar a cabo dichas actualizaciones inalámbricas.

Por otra parte, toda la arquitectura informática del vehículo debe estar protegida de una forma tan completa y detallada durante la etapa de desarrollo que se minimicen los riesgos a lo largo de lo que luego será la cadena de vehículos. Además, la normativa exige una gestión de los riesgos de ciberseguridad para los vehículos.

La cuestión es que, al parecer, la plataforma que emplean los Macan ‘térmicos’, conocida como MLB, no cumpliría con los mencionados requisitos y a Porsche no le compensa actualizarla; cabría pensar que, compartiendo plataforma con el Macan, a Audi le pasaría algo parecido con su Q5.

Sin embargo, según la marca de los cuatro aros -tal y como confirmaron desde Audi al medio AutoBild en Alemania- , hace algún tiempo habrían creado un equipo integrado por miembros de distintos departamentos -de desarrollo técnico, control de calidad, producción, ventas y IT- para preparar e implementar sin problemas todas las medidas necesarias para cumplir la legislación. En caso de que un fabricante venda modelos que no sean ciberseguros desde mediados de 2024, se estaría exponiendo a importantes multas, que podrían alcanzar los 30.000 euros por unidad vendida.

Otro modelo que también se confirmó que dejaría de venderse a finales de 2023 -aunque en algunos mercados, como el español, ya se descatalogó hace un tiempo- es el Volkswagen Up!, un pequeño microurbano que ya acumula 12 años de trayectoria comercial y cerca de 1,5 millones de unidades vendidas en el mercado.

En este caso, el jefe de la marca, Thomas Schäfer, aseguró que el fin del modelo también se debía a las normas de ciberseguridad en los coches nuevos. “De lo contrario, tendríamos que integrar una arquitectura electrónica completamente nueva. Sería demasiado caro”, aseguró Schäfer a la agencia Deutsche Presse-Agentur.

Imagen artística de personas despidiéndose del Porsche Macan
Imagen generada por la IA de Bing


Lo mismo aseguraban desde Porsche a Automotive News: “Para que un modelo sea ciberserguro, no basta con implementar medias de software y ajustes técnicos, hay que ir más allá con cambios que repercuten desde la misma fase de desarrollo de un vehículo”. Una situación similar van a experimentar modelos de Audi como el mítico TT o el inolvidable R8, que nos han dicho adiós a lo largo del 2023.

Visto lo visto, parece que las marcas del Grupo Volkswagen parecen haber sido de las primeras en reaccionar y aplicar medidas de cara a las nuevas normativas; de hecho, en el informe anual de Seat, se dedica un párrafo relacionado con la materia y en el que se asegura lo siguiente: “Seat implementó en 2022 nuevos sistemas de gestión denominados SUMS -Software Updates Management System- y CSMS -Cybersecurity Management System- para dar respuesta a la entrada en vigor de los nuevos reglamentos R.155 y R.156 relativos a ciberseguridad y actualizaciones de software impulsados por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa -UNECE-.

En mayo, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno español expidió los documentos oficiales COC -Certificate of Compliance- que acreditan que los sistemas de gestión SUMS y CSMS de Seat cumplen con los nuevos reglamentos de UNECE”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.