Movilidad

Los coches autónomos sin conductor podrían estar permitidos el año que viene en España

Un Real Decreto que podría ver la luz a final de 2024 será el marco que permitirá su despliegue en nuestras carreteras. Incluso ya hay empresas de EE.UU. interesadas en implantar diversos servicios.

Los coches sin conductor más completos podrían tener permiso para circular por las calles y carreteras españolas a finales del año que viene. Eso supone que los vehículos con niveles de autonomía 4 y 5 SAE, los más elevados y que permiten que el vehículo se desplace de manera autónoma sin conductor, podrían comenzar a planificar su despegue por nuestras vías en aproximadamente un año.

El marco legal que permitiría su incipiente despegue sería un Real Decreto sobre el que lleva trabajando la DGT desde 2015 debido a su enorme complejidad. Este RD podría ver la luz a finales de 2024, aunque antes de ser publicado ha de pasar por un largo proceso. Ahora mismo se encuentra en fase de consultas. Pero, además, deberá pasar también por un periodo de alegaciones de todos los Ministerios implicados, su estudio, etc.

Pero Susana Gómez, subdirectora general adjunta de la Dirección General de Tráfico afirmaba que “La tecnología es imparable”, en un momento de la presentación del II Barómetro del Vehículo Conectado y Autónomo presentado por la asociación de los fabricantes ANFAC en el que se realizó el anuncio. Aunque al mismo tiempo decía que por sus características y complejidad “personalmente el nivel 5 no lo veo todavía para el año que viene”.

Una de las principales conclusiones de ese barómetro de ANFAC es que casi un 70% de los vehículos podrían incluir ya la automatización de niveles 2 y 3 y que la de los valores 4 y 5, los más altos, está en torno a un elevado 32. Es decir, que las posibilidades de despliegue de este tipo de coches son muy elevadas en nuestro país.

¿Mismo etiquetado?

La subdirectora ya apuntó que el despliegue real de estos coches se realizará “de una forma progresiva. Lo que hay que trabajar mucho es la coordinación entre la innovación tecnológica de los fabricantes y los generadores del software y las administraciones públicas”.

Comentaba que cada vez hay más empresas que ofrecen servicios de “ride hailing” y vehículo compartido basados en coches sin conductor en diversos países. Con ello apuntaba hacia un posible comienzo de las actividades de estos vehículos en nuestro territorio. Además, confirmó tras el encuentro, que diversas empresas internacionales, en concreto estadounidenses, se han puesto ya en contacto con la DGT, interesándose por el estado de esa normativa y mostrándose interesadas en ofrecer sus servicios.

Esta será una norma muy técnica pero la subdirectora advirtió que su aplicación práctica dependerá “del tipo de vehículo turismo o comercial ligero, su potencial de autonomía y su adecuación al contexto”. Este último punto hace referencia a que serán muy importantes para las administraciones las “prioridades que marquen las ciudades”. Con esto se refiere a “qué tipo de vehículos se van a priorizar, si los vehículos privados o los públicos” y comentó que trabajarían estrechamente con la Federación Española de Municipios y Provincias. Comentaba que no se ha diseñado un etiquetado diferente para ellos.

Cambia el Reglamento de Circulación

La Ley de Seguridad Vial de 2021 ya habilitaba a la DGT para regular su desarrollo. En las normas de homologación europeas de vehículos totalmente automatizados ya se refleja que dispone que es competencia de los estados miembros regular la circulación como la seguridad de funcionamiento de estos coches. Decía Susana Gómez que “lo deseable es que en 2024 el Real Decreto vea la luz”. Añadía que es un “proyecto de Real Decreto muy técnico, que establece las premisas tecnológicas”.  

Este modificaría el Reglamento de Circulación y el Reglamento de Vehículos. El primero autorizaría de forma genérica la circulación de los vehículos automatizados “equiparando el sistema al conductor en relación con las tareas de conducción y observancia de las normas de tráfico”. E incluiría “una serie de obligaciones para el titular del sistema”. Además, habrá un anexo, el Manual de Circulación Segura, que especificará las reglas de circulación específicas para estos vehículos autónomos.

Qué pasa con el tema de la ciberseguridad

Y sobre el Reglamento General de Vehículos aclarará los datos sobre los que estos vehículos deberán informar y más allá los referidos a su sistema, funcionalidades, software, actualizaciones de este, el dominio del diseño operativo… “Además se prevé un procedimiento de certificación del sistema.

Este sería externo a la DGT, por la necesidad de un verificador tecnológico, aunque también evaluamos la posibilidad de una auto-declaración responsable de los fabricantes como se está produciendo en EE.UU.” También anunció la publicación de un Manual de Certificación de los Sistemas, en el que se incluirá los términos relacionados con la ciberseguridad de estos.  También informó que ello supondrá cambios en el Registro de Vehículos, que hasta ahora para valorar un coche atendía al kilometraje y primera matriculación y en ellos “pasará a la batería y la actualización del software”.

Habló sobre cómo estos sistemas inciden sobre una mayor seguridad vial y como por ejemplo en Israel hay estudios de que las ayudas a la conducción han llegado a reducir hasta un 40% los accidentes de tráfico. Sobre este mismo tema hablaba de como en Reino Unido se ha establecido un sistema de niveles de seguridad para los vehículos pesados y que los más seguros, que incorporan por ejemplo cámaras periféricas para evitar accidentes con los usuarios vulnerables -personas mayores, niños, bicicletas…- cuentan con beneficios a la hora de gestionarse en las zonas de tráfico restringido de Londres.

La subdirectora confirmó que están estudiando este modelo “siempre con sesgo positivo, es decir que se pueda conceder por ejemplo un horario más amplio de carga y descarga a estos vehículos que incorporan tecnologías que aporten seguridad en las ciudades, por ejemplo”.

Responsabilidad “transversal”

Sobre la responsabilidad en caso de incidentes afirmó que aún está en estudio, pero que “será una responsabilidad transversal”, es decir que podrá incluir a más actores, como por ejemplo el fabricante del software. Comentó que “la conectividad no debería ser indispensable”, después de haber nombrado a los servicios de flotas de conducción en remoto” desde una central, como algunos que ya existen en los EE.UU.

Comentó la necesidad de homogeneizar estándares, así como los problemas que supone que los fabricantes denominen a las mismas ayudas con diferentes nomenclaturas, por ejemplo. Y aludió a la “improrrogable renovación del parque -que ahora mismo roza en España los 14 años de media- y que considera como “premisa” para que estas innovaciones tengan los efectos deseados en la seguridad vial, “una de las principales razones para su implantación. En España tenemos un 80% de accidentes relacionados con vulnerables y tenemos que hacer algo diferente para tratar de cambiarlo”.

Desde hace 40 años me dedico a la comunicación, propulsora de la evolución del mundo. De ellos, llevo más de 25 dedicado a la movilidad, quizá la más dinámica de las industrias por la gran cantidad de tecnologías y conocimientos que aplica y su impacto en la sociedad. Licenciado en Periodismo y Executive MBA por el IE.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.