Empresas

Los coches autónomos del futuro están casi a punto… y no lo sabías

Las autoridades europeas y los principales fabricantes unen sus fuerzas en el programa L3Pilot, destinado a acelerar la llegada del vehículo autónomo.

Un Volvo XC40 aparece en medio de una carretera con curvas

La conducción autónoma está dando pasos de gigante en los últimos años. Cada vez es más común encontrar en un vehículo asistentes que, gracias a las funciones que realizan -como mantener el vehículo dentro del carril, o frenar y acelerar en un atasco- están eliminando la intervención del conductor en muchas facetas de la circulación diaria por carretera.

Sin embargo, los ordenadores que pilotarán mañana los coches 100% autónomos, necesitan aprender hoy todo lo posible para realizar su labor. Es por ello que la Comisión Europea, en colaboración con investigadores y constructores de automóviles -como Volkswagen o PSA- lleva a cabo, desde 2017, el proyecto L3Pilot.

Con un presupuesto de 68 millones de euros, L3Pilot plantea un futuro común de pruebas en condiciones reales. En ellas, los prototipos que se mezclen entre el tráfico estarán equipados con sistemas autónomos de nivel 3 a 4, cercanos a la autonomía total.

Estos ensayos están previstos en varios países europeos como Francia, Italia, Alemania, Reino Unido o Suecia. Otros como España, Portugal o Irlanda no participan -por ahora- en este proyecto.

Abierto a la participación popular

La característica más llamativa de L3Pilot es el hecho de que contará con una comunidad de 1.000 conductores voluntarios que, en su día a día, utilizarán los prototipos en sus desplazamientos. De cara a organizar los datos producidos por este uso, cada vehículo estará programado para uno de estos cuatro supuestos de conducción.

Image by L3Pilot

El primero de ellos está pensado para la ciudad. Los sistemas del ‘Urban Chauffeur’ mantienen el coche dentro del carril, lo detiene y vuelve a arrancar en los semáforos e, incluso, esquiva obstáculos. También es capaz de girar en los cruces y reconocer a los peatones cercanos.

En autovías y autopistas, los equipados con el ‘Motorway Chauffeur’ mantienen la trayectoria y adecúan su velocidad en función del tráfico. También pueden adelantar a otros coches que circulen demasiado despacio.

Imagen de un DS7 Crossback y un Volvo XC40 aparcados en una carretera

Si se produce un atasco, entra en acción el ‘Traffic Jam Chauffeur’, capaz de desplazarse en situaciones de tráfico lento por debajo de 60 km/h. Puede incluso cambiar de carril si algo le corta el paso como, por ejemplo, una valla de obras.

Por último, el ‘Parking Chauffeur’ memoriza los pasos necesarios para entrar y salir de un estacionamiento privado. Una vez completado el proceso, el usuario podrá convocar al coche y subirse a él, ahorrándose el tedio de las maniobras.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.