Expertos HC

Los cinco años que cambiaron -para siempre- el mundo del automóvil… y mi vida profesional

Un aplauso resuena en la acristalada zona central del edificio del AIC situado en el Parque Empresarial Boroa, de Amorebieta-Etxano. ¿El motivo? Acaba de producirse un hecho histórico en el mundo del motor: la entrega del primer certificado de 'Vehículo Ciberseguro'. Una escena irrepetible que contemplan un numeroso grupo de autoridades, empresarios, periodistas… 

Imagen del evento de entrega del certificado de vehículo ciberseguro EUROCYBCAR moto Nuuk
Foto: Nuuk Mobility Solutions

Entre los últimos me encuentro yo, pero a diferencia de mis colegas, decido situarme a cierta distancia del escenario principal, como queriendo observar todo ‘con perspectiva’. Y también, por qué no, con orgullo. Como director de HackerCar, me doy cuenta de que el camino emprendido por nuestro medio digital es el correcto. Y aunque aquel 25 de abril de 2022 lo veía todo mucho más claro, dos años antes era una persona con muchas preguntas en la cabeza.

Siempre es bueno ‘encontrar tu espacio’; ser diferente a los demás y aportar valor. Y eso, en el mundo del periodismo, empieza a ser una tarea casi imposible. Un sector donde parece que todo ya se ha pensado o, peor aún, ya ‘se ha escrito’. Tal vez por ese motivo, cuando hace cerca de seis años a Azucena Hernández -CEO y fundadora de Grupo CYBENTIA y EUROCYBCAR – se le ocurrió crear HackerCar, los que la acompañábamos en la aventura nos sentimos pletóricos, porque gracias a ella habíamos encontrado ‘el hueco’ que nadie vio: el de un medio de comunicación que aunase el mundo de la movilidad combinado con la ciberseguridad y la tecnología.

Azucena sabía que la idea era muy original, que el nombre resultaba tan sonoro como ‘rompedor’ -un término que siempre ha caracterizado a todos sus trabajos-, había conseguido darle forma al proyecto, logró que los mejores hackers del país nos apoyasen… incluso tenía muy claro el elegante diseño que debía tener la web, pero…como dije, me asaltaban las preguntas.

¿Seríamos capaces de encontrar material suficiente para alimentar a ‘la criatura’? ¿Las noticias que contáramos podrían tener la necesaria influencia en el sector del automóvil? ¿Llegábamos antes de tiempo? ¿Quizá tarde? Pues… en realidad, se ha comprobado que llegamos en el momento justo. Azucena, mi jefa de toda la vida, ‘lo había vuelto a conseguir’. Está claro que, en algún sitio, tiene escondida una bola de cristal.

Y es que durante el último lustro, la ciberseguridad en vehículos ha empezado a llamar la atención de todo el sector y también del usuario, que ha empezado a darse cuenta de que su vehículo, en cuanto tiene un mínimo de tecnología embarcada, puede suponer todo un riesgo para la persona que lo conduce si no se encuentra ciberprotegida.

En estos cinco años han pasado cosas muy importantes. Por ejemplo, hemos visto cómo una empresa vasca se ha hecho mundialmente conocida por desarrollar el primer test que mide el nivel de ciberseguridad de un vehículo, empleando una metodología propia, conocida como ESTP -con patente internacional-. Una metodología pionera y tan interesante que también ha servido para que la emplease la ONU a la hora de desarrollar la primera normativa de ciberseguridad en vehículos, conocida como UNECE/R155, que entró en vigor en enero de 2021 y cuya aplicación final tendrá lugar en julio de 2024, cuando obligue a que todos los nuevos modelos que se vendan y fabriquen en o para regiones como la Unión Europea, deban ser ciberseguros por ley.

Y, ahora, en 2024, asistimos a otra gran noticia, y es que Naciones Unidas rectifica y la mencionada normativa pasará a incluir a un tipo de vehículos que no tenía en consideración, hasta el momento, como son los de dos ruedas -motos, scooters, bicis eléctricas…-. 

Resultaba difícil de creer que los vehículos de dos ruedas, que en los últimos años se han vuelto tan conectados y avanzados como sus hermanos de cuatro ruedas se hubiesen quedado fuera del  cuerpo del texto. Afortunadamente, la presión ejercida por EUROCYBCAR ha servido para que la ONU cambiase su planteamiento de ‘sostenella y no enmedalla’, ampliando el ámbito de la ley a motos, scooters y hasta bicicletas eléctricas.

Desde HackerCar, no podemos sino seguir celebrando que se produzcan este tipo de noticias, por un doble motivo. Por un lado, porque queda claro que ayudan a mejorar la seguridad de lo usuarios; por otro, porque se demuestra que el camino emprendido por Azucena Hernández, fundadora de HackerCar, siempre ha sido el correcto.

Analítico, frío, introvertido, sosegado… Lo de convencer a alguien como yo de que “los sueños se cumplen” no debe ser una tarea sencilla. Pero resulta que aquí me tenéis, ya metido (por poco) en los 40 y sintiendo el privilegio de lo que es trabajar con los mejores del mundo de la ciberseguridad, la tecnología y el motor. Soy licenciado en Periodismo y siempre me ha llamado la atención todo lo que tiene cuatro ruedas y un motor… pero que eso no os confunda: si hoy estoy aquí se debe a toda la gente que ha recorrido conmigo el camino y nunca dejaron de creer en mí. Vamos a pasar página en el periodismo del Motor.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.