Novedades

Los 70 m que te salvarán la vida en estos Skoda

La tecnología avanza cada vez más rápido; comparado con esa rapidez, la vida media de cualquier coche moderno es bastante larga. Para que un coche no se quede desfasado, es necesario aplicarle actualizaciones como las que ha aplicado Skoda a los Karoq y Kodiaq.

Imagen de un Skoda Karoq azul y un Kodiaq rojo aparcados uno junto a otro

Seguro que has oído hablar de las actualizaciones; por ejemplo, son constantes y habituales en las aplicaciones para teléfonos móviles, porque al ser programas informáticos –software-, son fáciles de modificar para añadir nuevas funcionalidades, mejorar fallos de seguridad…

Aplicar este tipo de actualizaciones en un coche es más complejo y lleva más tiempo, porque lo normal es que sean actualizaciones físicas, que tengan que ver con cambios mecánicos, de equipamiento, de diseño… Es decir, sería como cambiar el hardware-… y eso también obliga, incluso, a introducir todo tipo de cambios en la cadena de montaje.

Sin embargo, hay otro tipo de sistemas que, sin necesidad de tocar su parte física, pueden mejorar sus funciones, ser más eficaces o, simplemente, dar menos fallos. Algo parecido ha hecho Skoda con dos tecnologías que ya llevaban sus SUV Karoq y Kodiaq, pero que ahora resultan mucho más interesantes.

La primera de ellas tiene con ver con una funcionalidad del conocido como Side Assist; hasta ahora, este sistema permitía que los Skoda tuvieran ‘ojos en el cogote’, algo muy interesante para que funcionen sin problemas un dispositivo como el que te advierte de la presencia de algún obstáculo en el ángulo muerto de los retrovisores y evite un posible accidente porque cambies de carril sin percatarte de su presencia.

A los dos sensores de radar del sistema, para hacer su trabajo, le bastaba con tener un alcance de unos 20 metros; pues bien, aumentando el rango hasta los 70 metros, tanto el Karoq como el Kodiaq que lo equipen tendrán una perspectiva más amplia de lo que sucede a sus espaldas.

¿Y eso de qué les sirve? Para añadir una nueva función que actúe de manera conjunta con los sistemas de control de velocidad adaptativo y de mantenimiento del carril: la que permite que, en caso de que el conductor sufra una emergencia, el vehículo tome el control y si ve que puede hacerlo con seguridad, comience a echarse a un lateral hasta llegar al arcén y detenerse.

Una llave que será más cibersegura

Por otra parte, el sistema de acceso y arranque sin llave -conocido como Kessy- ahora incluye un sensor de movimiento. ¿Cuál es su objetivo? Normalmente, este tipo de llave está siempre emitiendo una señal, que es la que se utiliza para que, cuando estés cerca del vehículo, éste te reconozca como su propietario y al poner la mano en la puerta se desbloqueen los seguros.

Sin embargo, esa comunicación continua podría provocar que alguien utilizase esa señal para abrir el coche. Por eso, ahora el mando viene con un sensor de movimiento, de tal forma que si dejas la llave en un cajón o escritorio, pasados unos 15 minutos, la señal del mando se interrumpe… pero se reactiva en cuanto vuelves a cogerlo.

Muy posiblemente estos cambios los veamos en la gama durante la última parte del año; no es de esperar grandes cambios en los precios, de tal manera que el Karoq tendrá un precio de partida de aproximadamente 19.300 euros y el Kodiaq desde los 23.250 euros, incluyendo promociones.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.