Hackerstyle

Lo último de Lexus no se conduce… pero sí se ‘toca’

No deja de sorprendernos la originalidad de las marcas a la hora de fusionar su nombre -y su filosofía- con objetos muy distintos a un automóvil. Ésta es la última 'delicatessen' de Lexus.

Imagen horizontal de la Lexus LC Fender Stratocaster

Para unos pocos privilegiados, es su modo de vida. Para otros muchos, es la base de su formación, tanto intelectual como profesional. Pero, para la mayoría de mortales, tocar la guitarra es uno de esos ‘propósitos vitales’ que -admitámoslo- jamás llegaremos a cumplir. No obstante, ello no nos impide admirar a la guitarra como instrumento. Una pieza de artesanía capaz de emocionar de mil y una maneras diferentes -todo depende, claro, del intérprete-.

Si a esa artesanía le sumas tecnología, tienes como resultado la guitarra eléctrica. Ideada -como tantas otras ‘cosas buenas’– en el ‘American Way of Life’ de los años cincuenta, es el elemento principal del ‘rock ‘n’ roll’. Ese estilo musical que -junto a la música clásica-, parece contar con el don de la inmortalidad.

Guitarras eléctricas hay muchas… Pero todos los amantes del rock tienen sus preferidas. Y, entre ellas, la Fender Stratocaster es una de las elecciones más recurrentes. No en vano, su ‘voz’ está presente en la mayoría de los grandes ‘himnos’ roqueros. Y -a su vez- su especial forma es parte indivisible de la silueta que leyendas como Mark Knopfler, Eric Clapton o Juan Valdivia componen cuando la empuñan sobre el escenario.

Acordes con sabor… a gasolina

Como puedes imaginar, su popularidad también la ha convertido en la guitarra más personalizable -y personalizada- de la historia. Tanto, que sólo a la salida de la fábrica podrías llegar a juntar dos iguales. La propia Fender contribuye a esto, con una ‘Custom Shop’ que produce un sinfín de ‘ediciones especiales’.

Ahora, a ellas añade una nueva, con la colaboración de Lexus. En esta ocasión, la firma japonesa ha optado por dejar atrás lo ‘eco’ y centrarse en evocar la adrenalina que emana de su deportivo LC. De ahí que su nombre completo sea ‘Fender Lexus LC Stratocaster’.

Lo primero que destaca es el cuerpo, bañado por el ‘Azul Estructural’ metalizado que también decora al LC. Su nombre se basa en lo que esta tonalidad logra: un efecto azul profundo conseguido por la mera acción de la luz, sin necesidad de emplear colorantes en su composición. Otro elemento que llama la atención es el golpeador, realizado en fibra de carbono. Por último, el mástil de arce va en contraste con un diapasón de ébano, en el cual se injertan trastes en acero inoxidable, capaces de brillar en un escenario oscuro.

En cuanto a sus componentes internos, esta ‘Strat’ cuenta con las últimas comodidades de la Custom Shop, como las pastillas de bobinado simple silencioso. Eso sí, hay algo que quizá no agrade a los ‘guitarreros’ más puristas: sus tres mandos giratorios clásicos se han reducido a sólo dos, para el control del volumen principal y el tono principal.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.