Expertos HC

Lo que tu coche sabrá de ti y cómo las marcas sacarán dinero de ello

Cómo conduces, qué música te gusta, tus rutinas... Los coches almacenan mucha información sobre ti. Y las marcas pueden sacar dinero con ella. Así cambiarán los datos el mundo del automóvil.

Los fabricantes de automóviles están comenzando a darse cuenta de que los datos se están convirtiendo en el «combustible» de la industria. Y cada vez más.

Desde el sector, esperan un futuro en el que puedan combinar y analizar información diversa de diferentes sistemas de vehículosEstos datos proporcionarán información sobre hábitos de conducción, lugares visitados con frecuencia, gustos musicales y más información sobre el comportamiento del consumidor.

Por otro lado, suponiendo que los consumidores estén de acuerdo, hay una serie de beneficios que pueden derivarse de tener un fácil acceso a sus datos. De hecho, ya existen algunas funcionalidades basados en el análisis de información que pueden disfrutar los pasajeros de un vehículo. Entre ellas, alertas sobre posibles problemas de mantenimiento, controlar de forma remota el estado de los vehículos, solicitar automáticamente llamadas de emergencia, ofrecer ofertas específicas o incluso más acceso al contenido de infoentretenimiento diseñado para mejorar la experiencia de viaje.

Recopilando datos

Sin embargo, como muestra la Encuesta de monetización de datos de automóviles de McKinsey, es muy difícil poder ganar valor si los consumidores no ven los beneficios. Y lo más importante, los clientes deben estar seguros de que los datos que comparten se guardarán y se utilizarán de manera responsable.

Las inevitables implicaciones de una economía basada en el análisis de datos son de dominio público. Hoy nos encontramos en una encrucijada a nivel moral, ético y de políticas públicas. La forma en que decidimos colectivamente cómo funcionan las reglas del juego en esta nueva economía basada en datos es un tema central en los debates mundiales.

En el futuro cercano, se podrá incluso permitir a los conductores comprar o alquilar mejoras para su coche vía software. Por ejemplo, quien se vaya de vacaciones durante el fin de semana, podrá mejorar su sistema de navegación, equipar la detección de puntos ciegos o incluso cambiar la gestión del motor si va a viajar por una carretera de curvas. Con los vehículos conectados, las actualizaciones de software se realizarán en tiempo real porque los datos se transmiten constantemente a los fabricantes de automóviles.

Por otra parte, los fabricantes recopilarán muchos datos en tiempo real, lo que mejorará sus modelos futuros. Y es que, aunque parezca mentira, las marcas saben poco acerca de sus vehículos una vez que han dejado el concesionario.

Los datos saltan del coche a la ciudad

En el futuro, podría verse cómo los datos recogidos por los vehículos a través de sensores se comparten con las ciudades. Un ejemplo: la información que muestran una gran cantidad de automóviles que frenan en una mañana fría podrían alertar a las autoridades municipales de una zona de hielo peligrosa que necesita sal.

En cualquier caso, los fabricantes de automóviles buscarán aprovechar los datos producidos por los vehículos. Esta cantidad de datos está creciendo exponencialmente a medida que el software y la electrónica se convierten en los principales elementos diferenciadores entre categorías de automóviles similares. Lux Research revela que para 2030, la electrónica y el software representarán el 50% del costo de los automóviles, en comparación con alrededor del 30% actual. En cuanto a los gastos de software de los automóviles autónomos, pasarán de menos de mil millones a 25 mil millones de dólares.

Algunos modelos modernos y lujosos ya son maravillas de software y electrónica que contienen más de 100 millones de líneas de código y de seis a ocho sistemas operativos. Curiosamente, solo un automóvil conectado generará más ingresos que diez automóviles convencionales. Además, ocho de cada diez líderes de la industria automotriz creen que los datos impulsarán los futuros modelos de negocios automotrices y el 83% de ellos dicen que lo ven como una gran ventaja competitiva.

¿Y la ciberseguridad?

A pesar de las emocionantes oportunidades para los automóviles conectados, no podemos ignorar el hecho de que corren un mayor riesgo de amenazas de ciberseguridad. Un desafío que deben cumplir los vehículos autónomos para alcanzar su máximo potencial.

Los sensores, los volantes automáticos, los frenos, los aceleradores, los sistemas de infoentretenimiento, las aplicaciones móviles y los llaveros inalámbricos agregan constantemente superficies de ataque a los vehículos. Al igual que con cualquier otro producto, a medida que aumenta el número de «cosas» conectadas dentro de un vehículo, se incrementa también la superficie de ataque. Por lo tanto, el potencial de amenaza aumentan automáticamente. 

En los últimos años, casi todos los fabricantes de equipos originales -OEM- han experimentado algún tipo de piratería. Esto demuestra que la seguridad no puede pensarse más adelante, sino que debe integrarse con los vehículos y sus componentes en cada etapa del proceso. Para ello, hay que asegurar la cadena de suministro, utilizando solo componentes confiables, vinculados al monitoreo de campo y respondiendo rápidamente a varios problemas encontrados.

*Artículo publicado originalmente en Les Echos por Charles Eagan, director de tecnología en Blackberry.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.