Movilidad

Lo que -todavía- molesta a los usuarios de coches eléctricos

Parece que el coche eléctrico, en las mentes de sus propios dueños, es un medio de locomoción todavía 'confinado' a los límites de la gran ciudad. Así hablan los datos obtenidos en un reciente sondeo.

Imagen de Coches Eléctricos en Carga

Más allá de la escalada de costes -y las investigaciones que puedan no salir demasiado bien-, apenas existen barreras en el avance de las nuevas tecnologías de la automoción. El coche eléctrico ya ha dejado de ser futuro para convertirse en presente, y ya está en marcha la carrera por ofrecer las mayores autonomías, así como los menores tiempos de recarga.

No obstante, lo que parece que no discurrirá tan rápido es el -igualmente necesario- cambio de mentalidad de los automovilistas. Y es que, no en vano, la conducción de un eléctrico es -como ya os hemos explicado– una historia muy diferente. Al contrario que con los motores de combustión -donde el perjuicio no es excesivo si no ‘mimamos’ el consumo-, la eficiencia se vuelve aquí fundamental para alargar al máximo posible nuestros recorridos.

Conseguirla requiere no sólo un cambio de mentalidad respecto a nuestra forma de manejar un vehículo. También es preciso adquirir una disposición a planificar nuestros desplazamientos. Sobre todo, en lo que respecta a los puntos de carga. Y, en esto, aún existe un profundo malestar por su escasez, especialmente fuera del ámbito urbano.

La necesidad de ‘acelerar’ la infraestructura

Según un sondeo privado de la compañía L-Charge -una ‘startup’ rusa especializada en sistemas de recarga para eléctricos-, sólo -aproximadamente- un 34% de usuarios habituales de VE están completamente satisfechos con las infraestructuras existentes en la actualidad. Pero, al limitar la pregunta a las disponibles en sus ciudades, esa misma satisfacción aumenta hasta el 90%.

¿Dónde está el problema? Para la compañía, esta aparente ‘incoherencia’ viene dada por las dificultades que surgen para encontrar un poste de carga durante un viaje largo. En torno a un 56% de los más de 1.000 conductores encuestados -procedentes de ciudades europeas como París, Múnich o Barcelona- afirman sentirse descontentos con su escasa presencia en ‘carretera abierta’.

Para esta empresa -y su CEO Dmitry Lashin-, supone una limitación a la movilidad que ralentiza la implementación del coche eléctrico. Como solución, proponen su LNG/H2. Se trata de un cargador autónomo -ya que genera la electricidad a partir de gas-, el cual puede desplegarse -aseguran- en cuestión de pocas horas.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.