Hackerstyle

Lo que puede hacer Rolls-Royce para asegurar tu privacidad

Cuando compras un Rolls-Royce, quieres que todo el mundo lo sepa. Pero lo que no querrías es... que alguien supiera lo que ocurre dentro de él. ¿O no?

Detalle de la Rolls-Royce Privacy Suite

Como invento que fue -en un principio– patrimonio de burgueses, el automóvil llegó a compartir un importante sustrato con el carruaje de caballos. Por tanto, al igual que estos últimos, cada coche que se construía era una pieza única, concebida al particular -y no siempre exquisito- gusto del aristócrata o potentado de turno.

De hecho, muchos de aquellos maestros -denominados ‘coachbuilders’– llegarían a reconvertir sus negocios en algunas de las marcas que conocemos hoy en día. Por el camino, perdieron su tradición artesanal. O, al menos, la mayoría de ellos… Porque, si de algo no presumirá jamás Rolls-Royce, es de ser una ‘marca de mayorías’.

Heredera de esta arcana tradición, la elitista firma británica aún crea -para sus clientes más selectos- habitáculos con mayor concentración de lujo y confort que muchas mansiones de Mayfair o Belgravia. Item mas, la preocupación de estos ‘VIP’ por su privacidad obliga ahora a los de Goodwood a encajar la tecnología en su fórmula.

Casi como un superhéroe… o un supervillano

Para la variante alargada de su Phantom, Rolls-Royce ofrece lo que denomina su ‘Privacy Suite’. Se trata de un espacio posterior pensado -como ellos mismos dicen- “para tomar decisiones que cambien el mundo, con la tranquilidad de la confidencialidad total”.

Imagen de un Rolls-Royce Phantom LWB con la opción Rolls-Royce Privacy Suite

Dicho espacio se encuentra separado de la cabina del chófer por algo más que un mamparo físico. Mediante una tecnología de cristal electrocromático, puedes volver opacas todas las ventanillas con sólo pulsar un botón.

Por su parte, el aislamiento acústico -ya sobresaliente en la marca- se completa con paneles en un material capaz de reaccionar a la frecuencia de la voz humana. Esto quiere decir que, cuando alguien habla desde el asiento trasero, este aislante aumenta su densidad hasta insonorizar el habitáculo por completo.

Detalle del pasadocumentos de la Rolls-Royce Privacy Suite

En último lugar -pero, no por ello, menos relevante-, queda el secreto de las comunicaciones. Aparte de los centros multimedia individualizados para cada ocupante -con pantallas de 12 pulgadas-, la Privacy Suite dispone de un intercomunicador para dar órdenes al conductor… y una bandeja preparada para pasar documentos “sólo para tus ojos”.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.