A revisión

Lo positivo del fallo de software de VW y Skoda

VW ya ha reanudado las entregas del nuevo Golf tras corregir su problema de software. Cada vez se detectan más este tipo de fallos. ¿Pueden ser esto una buena noticia?

software Golf Octavia: imagen frontal combinada de los nuevos VW Golf y Skoda Octavia

Volkswagen ha reanudado las entregas de su nuevo Golf tras haberlas paralizado hace un mes por culpa de un fallo de software.

El error estaba en el programa informático que habilita el sistema de llamada de emergencia eCall. Esta tecnología avisa a los servicios de emergencia automáticamente en caso de accidente. Sin embargo, por culpa del fallo el sistema se activaba solo, sin que mediase ninguna causa para ello. Por eso, Volkswagen decidió suspender las entregas del Golf hasta dar con una solución.

Y ese momento ya ha llegado. La marca ha comunicado que ya tiene lista una actualización que resuelve el problema, así que la fabricación de los vehículos se reanudará y los nuevos Golf se entregarán con la nueva versión del software instalada.

¿Qué pasará con las unidades ya entregadas? Según explica el diario alemán Handelsblatt, son ya 15.000 los Golf que están en manos de sus clientes alemanes. En estos casos, la marca contactará con los clientes que posean una unidad afectada y, en su caso, las llamará a revisar para actualizarlas el software.

Conviene señalar que el sistema eCall del nuevo Skoda Octavia también se vio afectado por el mismo fallo. Ambos modelos comparten plataforma y numerosos componentes, como es el caso del sistema de llamada de emergencia.

No obstante, las entregas a clientes del Octavia aún no habían comenzado, por lo que hay tiempo para solucionar el fallo en todas las unidades antes de enviarlas a sus clientes.

Otros dos modelos que comparten la plataforma del Golf y el Octavia son los nuevos Seat León y Audi A3, si bien sus respectivas marcas todavía no han comunicado si se han visto afectados por el mismo problema en el software.

¿Son una buena noticia estos fallos?

Que una marca detecte fallos en el software y tenga que revisar los modelos afectados se está convirtiendo en algo habitual. En lo que llevamos de 2020, Volvo, Land Rover, Mercedes, Mazda, Kia y Audi también han detectado algunos fallos en los sistemas informáticos de sus vehículos y han tenido que revisar las unidades afectadas -puedes leer sobre esos casos en la sección ‘Llamadas a revisión’-.

Pero que esto se haya vuelto habitual no es mala noticia, según explica Alejandro Aliaga, experto en la gestión de la seguridad: «Se están detectando ahora más problemas de software en los coches porque, conforme se establecen más controles para verificar la calidad, es normal que aparezcan más vulnerabilidades y más problemas» afirma el experto. «No hay que verlo de forma negativa: cuanto antes se detecta, antes se puede subsanar. Hay que ponerlo en valor, porque estas grandes compañías están estableciendo controles» continúa.

¿Qué pueden hacer los fabricantes para evitar poner en circulación sus coches con estos problemas? «Mejorar los controles e incorporando buenas prácticas a la hora del desarrollo del software, como se hace en muchas otras áreas de la informática, e incorporar más controles en las diferentes fases del desarrollo» explica Aliaga.

Y pone dos ejemplos de ello. Por una parte, pone en valor la importancia de auditar el comportamiento del software del coche en entornos reales, algo que se puede hacer mediante una simulación virtual, con los llamados gemelos digitales. También cree que se pueden hacer definiendo un buen estándar de análisis de riesgos: qué falla en un vehículo, qué hay que mirar en un coche, pruebas que midan la ciberseguridad como el test de EUROCYBCAR, etc.

He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.