Concepts y prototipos

Liux Animal: ¿será ciberseguro el eléctrico español del que todos hablan?

La electrificación de los vehículos está permitiendo la aparición de nuevas marcas que quieren ocupan su hueco en el mercado. Una de las más interesantes es española, pero... ¿podrá cumplir lo que promete en tres años?

Imagen tres cuartos delantero del Liux

David Sancho y Antonio Espinosa son las dos personas que deciden, en 2021, poner en marcha la marca Liux; una empresa alicantina que, aseguran, comenzará a entregar en el primer cuarto de 2024, su primer modelo, el Animal. Se trata de un original llamativo que, por concepto, podría equipararse a los compactos totalmente eléctricos -este modelo solo se vendería con ese tipo de propulsión-.

A simple vista, el vehículo resulta muy atractivo, con cierto estilo japonés, con algunos trazos quizá de Mazda, Lexus… Con hasta cuatro de colores de carrocería para elegir -según versiones-, sorprende el frontal prácticamente cerrado y sin parrilla, las manecillas de las puertas a ras de carrocería -que siempre ayuda a mejorar la aerodinámica-, el techo que se prolonga en forma de alerón hacia la luneta trasera, los finísimos faros tanto delante como detrás…

Imagen de perfil del Liux

El elemento más original tiene que ver con las puertas y su sistema de apertura ‘en forma de libro’, es decir, que se abren en sentido opuesto y proporcionan, eso sí, una inmejorable accesibilidad al habitáculo. Tanto en el exterior como en el interior, una de las cosas de las que presumen los probadores de este Animal es de haber empleado hasta un 90% de elementos reciclados o de procedencia natural -a base de plantas-.

De hecho, entre los últimos, se habla de componentes como el corcho, el lino, resina orgánica… lo único ‘metálico’ sería la plataforma en sí, elaborada en aluminio. También sería novedoso el método de construcción, pues muchas de las piezas se fabrican mediante técnicas 3D… así como los modelos con los que, a su vez, se crean dichas piezas. Hablando de piezas, el objetivo es reducir en un 25% respecto a cualquier otro modelo, con el objeto de facilitar la labor de fabricación en serie.

Del interior, destaca la sencillez… tal y como suele ocurrir en la mayoría de modelos modernos. Una vez más, se recurre a materiales sostenibles en tapizados, mientras que la parte tecnológica más evidente la ponen tanto la instrumentación digital en una pantalla de aspecto alargado y un gran sistema multimedia en la consola central, que iría inclinada y en formato vertical, un tanto al estilo de los últimos modelos de Mercedes o el MG Marvel.

Siguiendo con el interior, Liux asegura que la conectividad será uno de sus puntos fuertes, que es un vehículo que tiene 5G y que toda su parte de info-entretenimiento está basada en Android Automotive, pero ellos han aplicado su propia capa de personalización. Además, el coche tiene su propia Inteligencia Artificial, de tal manera que a base de actualizaciones remotas o del aprendizaje que vaya haciendo del usuario, podrá ir mejorando de manera continua.

Dos opciones por motor y por batería

Por lo que se refiere a las características técnicas del vehículo, también resultan de lo más interesantes; por ejemplo, se habla de dos versiones eléctricas, siendo la básica la conocida como ‘Habitat’ con una potencia de 190 CV, y situándose por encima la ‘Wild’ que sube hasta los 240 CV y que sería un rival muy interesante para el Cupra Born más potente. Con este motor, el Animal promete una aceleración de 0 a 100 km/h en poco más de seis segundos.

También resulta novedoso lo que tiene que ver con las baterías utilizadas y el sistema modular empleado para poder sumarle más; de serie, el coche vendrían con dos, cada una de ellas con una capacidad de 23 kWh. De esta forma, como nivel de acceso el Liux contaría con 46 kW y una autonomía estimada de 300 km.

Imagen del habitáculo del Liux

Si el cliente lo desea, se puede escoger una variante con cuatro baterías, es decir, unos 92 kWh, que permitirían alcanzar los 600 km de autonomía, siendo la cifra más destacable entre los compactos de cero emisiones. Eso sí, disponer de esa ‘ampliación’ supondría pagar 9.000 euros adicionales. Contar con este sistema de baterías es posible gracias a un chasis modular, y entre las ventajas, destaca la posibilidad de que si, con el tiempo, la tecnología de baterías va mejorando, será muy fácil de actualizar.

Y vamos ahora con los precios -que ya están definidos- y los plazos de entrega; como decíamos, va a haber dos versiones. La variante con el motor de 190 CV y dos baterías saldría en 39.000 euros, sin tener en cuenta posibles subvenciones oficiales. Si quieres la versión más potente, tendrás que pagar 45.000 euros y, en ambos casos, añadir 9.000 euros si necesitas el pack completo de baterías.

Imagen de la estructura del Liux

A lo que Liux no ha hecho referencia es si este vehículo, tan avanzado y conectado, dispondrá de algún certificado que lo acredite como un vehículo ciberseguro, que sería otro aspecto que le ayudaría a distinguirse de la competencia.

¿El primer automóvil made in Spain… ciberseguro?

Recordamos, una vez más, que a día de hoy, el único certificado de este tipo que existe es el que ofrecen AENOR y EUROCYBCAR, esta última, una empresa tecnológica de Vitoria-Gasteiz famosa por haber desarrollado el primer test en el mundo que mide la ciberseguridad de los vehículos… y si alguno de sus modelos cumple con otra normativa aún más importante: la UNECE/R155, que determina que los vehículos deben ser ciberseguros por Ley. Es decir, si cuenta con las medidas oportunas para no sufrir un ciberataque, algo que puede ser un factor especialmente delicado en un automóvil con este nivel de automatización.

Imagen tres cuartos trasero del Liux

Respecto a este último punto, hay que recordar que hasta ahora, el primer modelo que lo puede demostrar es una moto eléctrica, la Nuuk Cargopro -de una firma también vasca-, que ha obtenido el certificado en ciberseguridad en vehículos de AENOR, tras superar el test EUROCYBCAR -cuya CEO y fundadora es Azucena Hernández– que aplica la metodología ESTP y según los requisitos de la normativa UNECE/R155. Un certificado que fue entregado de manera oficial a Nuuk hace ya cerca de tres meses.

Todo el proceso de reserva del Animal ya está en marcha y quien lo desee puede ponerse ‘a la cola’ de lo que es la producción para el primer año; hay que abonar una señal de 200 euros. Visto lo visto, ¿conseguirán los ambiciosos objetivos? ¿Podrá una empresa constituida en marzo de 2021, con un equipo formado en febrero de 2022 y que ha realizado la labor de diseño y planificación de la factoría el pasado mes de octubre… llegar a su fecha de entrega de unidades en apenas año y medio? Lo iremos viendo y contando.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.