Tecnología HC

Renault te quiere cargar el coche de siete maneras

Hasta ahora, recargar tu eléctrico implicaba conectarlo a un punto fijo mediante un cable específico. Pero los del rombo quieren que eso cambie por completo. ¿De qué maneras podrás evitar quedarte 'sin pilas'?

Imagen de varios Renault Zoe aparcados

Curiosamente, en los albores de la automoción -allá por principios del siglo XX- el coche eléctrico convivía en igualdad con el de combustión. Y, de pronto… dejó casi de existir. Las décadas siguientes estarían repletas de intentos -y experimentos- sin demasiado éxito. Sólo el breve triunfo del EV-1 de General Motors -ya en los noventa- pudo hacer pensar que cambiaría la historia. Y, mientras la evolución del eléctrico se estancaba, la de la explosión marchaba con paso firme.

Pero el nuevo milenio le ha brindado una segunda oportunidad a los electrones, y las páginas de la prensa especializada se llenan de noticias sobre los progresos de esta tecnología. Las baterías son cada vez más capaces y fiables. Los propulsores desatan, al instante, potencias descomunales para su reducido tamaño. Pero, para ‘llenarlo’ con electricidad… aún hace falta tirar un cable.

Este sistema de alimentación tiene la virtud de su sencillez… y el defecto de su poca fiabilidad: por ejemplo, son relativamente fáciles de dañar, con lo cual pierden tensión de carga. Y, sobre todo, están muy expuestos a los ‘amigos de lo ajeno’.

Ciencia en movimiento

Renault también cree que el viejo cable es un recurso desfasado y, por ello, está buscando la manera de reemplazarlo por un método nuevo. Éste es el propósito del proyecto INCIT-EV, realizado en colaboración con 32 entidades europeas para potenciar el desarrollo de la electromovilidad.

Esta iniciativa tiene un calendario a tres años -desde este mes de enero hasta diciembre de 2023– y un desarrollo previsto en dos fases. La primera de ellas comprende un estudio de las necesidades y requisitos de los usuarios, así como un análisis de las tecnologías e infraestructuras de carga actualmente disponibles.

La segunda fase comprende una panoplia de siete experimentos, los cuales arrancarán en la segunda mitad de 2022 y concluirán al mismo tiempo que el propio proyecto. Entre ellos se encuentran varios sistemas de carga por inducción, en entornos urbanos e interurbanos.

Otros dispositivos que se probarán serán cargadores de alta y baja tensión, un ‘hub’ con múltiples tomas -destinado a servicios de ‘car-sharing’-, un conjunto de carga inteligente bidireccional y una estructura de recarga por electricidad estática para taxis. Esta última instalación estará localizada en el aeropuerto de Zaragoza, así como en su estación central.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.