Tecnología HC

Las mejores formas de entrar en calor en tu coche

El frío y la lluvia son dos de los enemigos eternos de la conducción. Y prepararse para combatirlos es fundamental. ¿Qué tecnologías están de tu lado?

Imagen de un parabrisas empañado en un Seat Ateca

Muy pronto, el otoño -que quizá haya sido este año mucho más duro de lo que cabría esperar- dejará paso al invierno. Esto implica una bajada aún mayor de las temperaturas y la aparición de formas de humedad aún más peligrosas que la lluvia, como la nieve y el hielo.

Si bien en otro tiempo los coches disponían de sistemas para la calefacción y el desempañado de los cristales, lo cierto es que aquéllos no funcionaban, ni de lejos, con la misma eficacia que los que poseen los actuales. Aun así, no es extraño ver aún a algunos conductores circulando con los cristales tupidos por el vaho. O -lo que es todavía más inexplicable- llevando las ventanillas abiertas para evitar que éste se forme… a costa de aumentar las probabilidades de contraer un resfriado.

Pequeñas ‘diabluras’ de la física

El origen del mencionado vaho no puede ser más sencillo: a poca humedad que exista en el ambiente, ésta se condensa en la parte interior de los cristales por la gran diferencia de temperatura existente respecto a su cara exterior.

La primera tendencia -puramente instintiva- es la de pasar la mano para quitarlo, pero -en contra de lo que pueda parecer en un primer momento- no hace sino empeorar las cosas. Utilizar un trapo o bayeta es mejor solución, aunque temporal e incómoda.

Usar adecuadamente la climatización del vehículo es, sin duda, el remedio definitivo. Como bien explica María García -ingeniera de desarrollo y aerodinámica en Seat “Cuando nos encontramos en esta situación, debemos subir la temperatura del aire acondicionado al máximo y orientar los difusores hacia la luna y los cristales”. La mayoría de climatizadores cuentan ya con funciones que ponen en práctica este consejo con sólo pulsar un botón.

Detalle del climatizador de un Seat Ateca

¿Cuál es la temperatura idónea para conducir? Según todos los expertos, los 21,5 grados están considerados como la temperatura de confort. Para mantenerla con garantías, la función ‘auto’ es tu mejor aliada. La ingeniera española explica por qué: activándola “se logra un reparto homogéneo: la mitad del aire caliente sale por los pies a unos 40º y se enfría cuando llega a la cabeza, para que nos mantengamos más despejados al volante”.

Por último, la experta aprovecha para derribar el viejo mito que afirma que -al igual que el aire acondicionado- la calefacción afecta al consumo y al rendimiento del motor: “El agua caliente del motor se usa para la climatización y vuelve al motor a una temperatura caliente, pero mucho más baja de lo que salió, por lo que en realidad se podría considerar que ayuda al radiador del motor”.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.