Prueba a fondo

Tesla Model-X P100D

Lo más probable es que si entras en Youtube y tecleas 'Tesla Model X P100D' te encuentres con decenas de vídeos haciendo alusión a la brutal aceleración de este enorme todo camino.

Seguramente te encuentres imágenes captadas por cámaras instaladas a bordo del coche en las que ves a los pasajeros poniendo cara de susto, sorpresa o siendo incapaces de contener una risa floja, alucinados porque un coche de este tamaño -mide algo más de cinco metros- y peso -cerca de dos toneladas y media- sea capaz de ganar velocidad de una manera tan veloz e instantánea.

Sin embargo, podríamos decir que sus inigualables (para otros eléctricos) prestaciones son tan sólo la guinda del pastel de un automóvil que puede presumir, también, de ser uno de los automóviles más y mejor conectados.

IMG_20170724_071235

Eso se refleja especialmente en el centro neurálgico del coche… o, al menos, de su habitáculo. Y es que en un interior minimalista y sin apenas mandos o botones, todo el protagonismo recae en la enorme pantalla vertical y táctil de 17”; un hub que permite controlar la práctica totalidad de funciones de los Model X y Model S con un dedo. Además de la habitual configuración de cualquier vehículo (climatizacion, chasis, ordenador de a bordo)… ¿qué cosas permite hacer? Estos son algunos ejemplos.

Tú vete a dormir y deja que tu coche se actualice

Como si se tratase de un móvil o un ordenador, los modelos de Tesla que adquieren los usuarios van mejorando con el paso del tiempo gracias a las actualizaciones automáticas, de manera inalámbrica y sin necesidad de acudir a ningún taller. En la actualidad, ya van por la versión de software 8.1 (introducida en marzo de 2017, y eso implica, entre otras cosas, actualizaciones en el sistema de conducción semi-autónoma de Tesla, denominado Autopilot. Así, ahora este sistema realiza los cambios de carril con más suavidad, puede actuar sobre la dirección en autopista de velocidades de hasta 150 km/h.

También han ido llegando elementos de seguridad activa como el dispositivo de prevención de colisión y el frenado de emergencia automática comenzaron a llegar a este coche mediante actualizaciones por conexión inalámbrica.

Incluso hay cosas curiosas: por ejemplo, es posible recibir durante la noche, mientras el coche está recargando sus baterías, un nuevo set up para sus motores eléctricos que le permitan mejorar unas décimas su aceleración. Además, esa posibilidad de mejorar el coche sin moverlo del garaje también permite incluir novedades que han sido sugeridas por los clientes de la marca (por ejemplo, incrementar la potencia del sistema de ventilación, porque los usuarios se quejaban de que no era muy elevada).

¿La típica revisión antes de salir de viaje? ¡Ya se encarga el coche!

La marca estadounidense asegura que en el 90% de las ocasiones pueden realizar un diagnóstico remoto. Una vez llevado a cabo, y para pasar por el taller (si fuera necesario), el usuario puede solicitar una cita desde el propio asiento del conductor y con la ayuda de la pantalla central. Gracias al mencionado diagnóstico remoto y a la recepción automática, la firma puede acortar los plazos de reparación, ya que pedirán las piezas necesarias incluso antes de que el cliente llegue.

Nunca te quedarás sin Internet… y música gratis de por vida

Evidentemente, muchas de las funcionalidades de los Tesla se consiguen porque sus coches están conectados a Internet (en un inicio se habló de ofrecer ese servicio por cuatro años, pero de momento se mantiene sin límite temporal); una conexión con datos ilimitados que permite, asimismo, disponer de radio digital, navegación con mapas actualizados, información de tráfico en tiempo real… aunque, de momento, no puede crear un punto WiFI a bordo para conectar dispositivos que utilicen los pasajeros (la conexión a Internet es exclusivamente para que la utilice el Tesla). Además, como complemento, los usuarios de los Model S y X tienen, sin sobrecoste, una suscripción al servicio de música en streaming Spotify Premium de por vida.

Tu viaje está planificado hasta el último detalle

El sistema de navegación de los Tesla no sólo es extremadamente preciso, usa imágenes de Google Maps y se consulta con total claridad a través de la enorme pantalla central: además, sabe que llevas entre manos un coche eléctrico, así que te indicará donde puedes encontrar alguno de los puntos de recarga propuestos por Tesla, ya sea un supercargador o un cargador en el destino… y también te dirá si puedes llegar hasta ese destino con la carga disponible en las baterías.

Puedes controlarlo, incluso aunque no estés dentro de él

Ya es algo habitual en muchos modelos la posibilidad de ‘conectar’ coche y móvil a través de una app; sin embargo, las funcionalidades de los Tesla van un paso más allá. Una vez que te hayas descargado la correspondiente aplicación (es gratis) podrás hacer cosas como:

-Comprobar el estado de la carga de las baterías en tiempo real.

-Calentar o enfriar el interior del coche antes de subirte a él.

-Activar o desactivar el cierre de puertas a distancia (con el teléfono).

-Abrir o cerrar el techo panorámico.

-Activar el claxon y las luces.

-Recibir indicaciones para localizar la posición en la que dejaste estacionado el coche.

-Hacer que el coche entre o salga de un aparcamiento estrecho (sólo es posible si tu Tesla tiene instalado el sistema Autopilot); desde la pantalla del móvil y sin estar dentro del vehículo podemos mover el coche hacia delante o atrás.

-Comunicarse con su Powerwall (punto de recarga que se tiene en casa).

Llegarás hasta donde él te lo diga (sin equivocarse)

El Tesla tendrá en cuenta los mapas del navegador (según la ruta que le hayas marcado), el estado del tráfico en tiempo real, la información climatológica y el consumo de electricidad de sus baterías para determinar qué alcance tienes con la carga que llevas. De esta forma, también te indicará en qué sitio deberías parar de cara a efectuar una recarga. Y todo ello lo hace de manera instantánea, mediante completos gráficos que también muestran el histórico de consumo eléctrico.

P. Parada
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.