Hackerstyle

Las 10 cosas más extrañas que oyen los vendedores de coches

Cuando te planteas adquirir un coche nuevo, el comercial está ahí para resolver todas tus dudas. Pero algunas de ellas, simplemente, escapan a toda lógica.

Imagen de un Perro al Volante

Sin duda, es uno de los momentos más delicados cuando toca cambiar de coche: acercarse al concesionario sin una idea muy concreta. En este escenario, muchos potenciales compradores caen en manos de los comerciales.

Si das con uno bueno -suelen ser la gran mayoría-, es posible que vuelvas a casa montado ya en tu vehículo nuevo. Si, por el contrario, es maestre de las ‘malas artes’ -por suerte, de los que ya prácticamente no quedan- tal vez ocurra lo mismo… pero te dejará la sensación de que el producto no termina de ajustarse a lo que necesitabas.

Pero ésta no pretende ser una noticia sobre comerciales, sino más bien al contrario. Hablamos de clientes. De algunos que exponen sus dudas, como todo hijo de vecino. Sólo que, como verás a continuación, son -cuanto menos- sorprendentes.

«¿Me lo puedes enviar a Australia?»

Recientemente, la filial británica del portal CarGurus publicó un estudio. En él, recogió algunas de las preguntas más bizarras jamás formuladas por los clientes que acudían a las concesiones. Cabe destacar que dicho estudio surgió a partir de otro previo, dirigido a descubrir cuáles eran las cuestiones más frecuentemente respondidas por los comerciales.

En fin, sin más dilación, aquí tienes la lista de las diez preguntas más extrañas:

  • «¿Entraría un ataúd en el maletero del Ford Mondeo?»
  • «¿Puedo llevarme el coche a casa, para ver si le gusta a mi perro?»
  • «¿Puedes cambiar el volante al otro lado?»
  • «¿Me aceptarías como pago un animal o una propiedad?»
  • «¿Puedo ver el número de bastidor, para ver si es mi número de la suerte?»
  • «¿Podría salir a probarlo con mi mujer de 80 años, para ‘darle un sustillo’?»
  • «¿Podrías ponerle una radio con cinta de casete?»
  • «¿Me lo podrías enviar a Australia?»
  • «¿Puedes abatir los asientos traseros, para ver si puedo echarme una siesta?»
  • «¿Puedes llenarlo de globos… y añadir un arco?»

La lista real del sondeo no se limita a estos resultados, aunque los que acabas de leer fueron los más inusitados. Fuera de ella, también son comunes -por ejemplo- las preocupaciones de quien necesita llevar en el vehículo objetos inusuales como una tuba, un arco -con sus flechas- o un contrabajo.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.