Salones

La tecnología que acaba con el mito del BMW M3

Desde finales de los años 80, el M3 está considerado uno de los deportivos más equilibrados y deseados del mundo. Sin embargo, ahora hay un Serie 3 más 'sencillo' que logra cosas increíbles. ¿Cuál es su fórmula?

Imagen del BMW M340d tres cuartos delantero

Hay pocas cosas que se le resistan a un BMW M3; eso ha sido así a lo largo de 35 años. A lo largo de las generaciones, siempre ha sido un modelo rápido, discreto, eficaz, divertido… pero no especialmente barato ni con un consumo ajustado -algo lógico, por otra parte-.

Pues bien: la tecnología y la paulatina electrificación de los vehículos pueden conseguir que un integrante de BMW pueda plantar cara al mítico M3, pero con un precio más interesante y un consumo realmente ajustado. Se llama M340d.. y sí, lleva la letra ‘M’, pero también la letra ‘d’. Es decir, es un diésel. Y ambas se combinan, por vez primera, en la Serie 3 -aunque ya lo hicieron con anterioridad en otras ‘Series’ del fabricante.

Disponible tanto en versión berlina como familiar -Touring-, es evidente que lo más importante y significativo tiene que ver con la parte mecánica. Este M340d nace como híbrido, ya que es el resultado de combinar el excelente 3.0 turbodiésel de seis cilindros de la marca con un total de 340 CV y que recibe el apoyo de un pequeño propulsor eléctrico que aporta otros 11 CV adicionales en determinados momentos.

El objetivo de este dispositivo de ‘hibridación suave’ es aportar potencia en bajas revoluciones -para eliminar ese pequeño retraso en la respuesta de los motores diésel-, pero también la de conseguir que el coche sea más eficiente a velocidades constantes. Por otra parte, consigue que el stop/start entre antes en funcionamiento -cuando el coche baja de 15 km/h-, algo que también contribuye a reducir el consumo.

Los resultados de todo lo anterior hablan por sí solos: este M340d se convierte en uno de los coches de gasóleo más rápidos de la historia, tal y como demuestra su aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 4,6 segundos -una décima más en el caso de la versión familiar-, y su velocidad máxima autolimitada electrónicamente a 250 km/h. Y aunque las comparaciones son odiosas, hay que traer a continuación una serie de datos que demuestran el potencial de un coche así.

Por ejemplo, el M3 que se vendió la década pasada, con su poderoso motor V8 de 420 CV, aceleraba de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos, mientras que el consumo medio era unos elevados 11,3 l/100 km. Y el más reciente M3 que se dejó de vender hace escasas fechas, con su seis cilindros biturbo de 431 CV pasa de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos -apenas medio segundo más rápido que el ‘M’ diésel- y registra un consumo medio de 8,3 l/100 km.

Imagen del BMW M340d visto por dentro

Y hemos dado el dato de consumo porque es el factor que empieza a dejar en evidencia a los anteriores M3 frente al M340d: este último homologa una media de 5,7 l/100 km… lo que combinado con sus 59 litros de depósito dan como resultado una excelente autonomía, mayor que la de los modelos citados.

Todo esto tiene mucho mérito, ya que el nuevo integrante de los M se planta en casi 1.900 kg de peso en orden de marcha, cuando sus antecesores rondaban los 1.700 kg.

Y en cuanto al precio, aunque aún no hay cifra oficial, seguramente sea bastante parejo al del M340i de gasolina que ya se ofrece en la gama, de tal forma que rondaría los 70.000 euros; por ponerlo en situación el M3 más veterano con el cambio automático superaba los 81.000 euros y su sucesor los 91.000 euros. Sin contar con que el M340d es mucho más completo y sofisticado, como veremos a continuación.

El día que BMW pasó por el aro

Esta nueva berlina super-diésel destaca por incluir de serie un sistema de tracción a las cuatro ruedas… pero eso no es todo. La tecnología ha permitido que en esta versión, la puesta a punto sea especialmente deportiva.

De hecho, se incluyen de serie elementos como la suspensión deportiva -hay una amortiguación regulable… pero es opcional-, la dirección variable -consigue que el coche gire más a baja velocidad-, los frenos firmados por M Sport -más eficaces que los del Serie 3 normal- o el cambio automático de ocho velocidades, con una programación específica para realizar, tanto la subida como la bajada de marchas de forma más rápida.

Imagen del BMW M340d tres cuartos trasero

Esta versión también está equipada con un kit de carrocería discreto pero llamativo, con elementos como los paragolpes específicos y faldones laterales -la aerodinámica es muy buena, con un Cx de 0,26- , unas llantas de 18″ -en opción de 19″- así como un escape específico M Sport, cuyo sonido es bastante distinto a lo que te esperas en un coche de gasóleo.

En el interior, para la ocasión se opta por el cuadro de mandos más completo y digital que puede llevar el Serie 3, el BMW Live Cockpit Plus, con el sistema multimedia dotado de pantalla de 8,8″ y sistema de navegación, el paquete Connected Plus -que añade funciones como la de información de tráfico en tiempo real, los servicios remotos a través de una app en el móvil o la preparación para el protocolo Apple Car Play-…

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.