Novedades

¿La tecnología ha vuelto ‘normal’ a un Mercedes extraordinario?

La miniaturización ha llegado con fuerza a todas las marcas... en el ámbito de los motores. Y eso también es válido para las firmas premium y sus líneas de producto más deportivas; el C43 AMG de Mercedes es el último ejemplo.

Imagen Mercedes C43 AMG

Los que ya tenemos unos años hemos tenido la suerte de ver algo increíble e irrepetible que pasó en este siglo XXI; fue cuando las marcas premium alemanas tuvieron la ocurrencia ‘genial’ de dotar a sus berlinas pequeñas con poderosos motores de ocho cilindros. El resultado era modelos con una banda sonora estupenda y unas prestaciones similares a las de cualquier superdeportivo que se les pusiera por delante.

Con el paso de los años, Audi y BMW se retiraron ‘de la puja’, y sus S4/RS4 y M3 empezaron a apostar por bloques de seis cilindros sobrealimentados, quedándose Mercedes en solitario con su fórmula de los ocho cilindros. Sin embargo, con la llegada del actual Clase C, las cosas han cambiado; la firma de Stuttgart ha decidido bajar no ya uno, sino dos escalones en cuanto a motor para lo que es la nueva versión deportiva de su berlina media.

Es decir, no es que haya pasado de los ocho a los seis cilindros: es que, directamente, ha apostado por un bloque de cuatro cilindros, lo cual puede que, a más de uno, le sorprenda e, incluso, ‘le eche para atrás’. Pero es que Mercedes ha empleado tanta tecnología en su nuevo bloque, que el resultado resulta sorprendente y aporta nuevas ventajas a lo que debe ser una berlina deportiva de alta potencia.

El motor empleado, como decimos, es un tetra-cilíndrico de 1.991 cc, bastante lejos de los 3.0, 4.0 y ya no digamos 6.2 litros que ha llegado a ofrecer este coche. Con todo, el nuevo C43 incorpora algunas primicias, siendo la más significativa su turbo accionado por un sistema eléctrico; idea que, aseguran, han tomado de sus modelos de la F1. La idea es que un dispositivo que incluye un pequeño motor eléctrico de apenas 4 cm haga girar la turbina si necesidad de esperar a que la pongan en funcionamiento los gases de escape.

Un turbo con ventajas y sin inconvenientes

¿Eso qué significa? Que el clásico ‘lag’ o retraso de respuesta se reduce a la mínima expresión o, directamente, no existe, de tal manera que lo que tenemos en un motor pequeño y con pocos cilindros, pero que ‘se siente’ muy lleno desde pocas revoluciones, algo habitual en motores de gran cilindrada. En cuanto a rendimiento, este 2.0 -conocido con el código interno de M139I- ofrece nada menos que 408 CV, pero además dispone de una red de 48V que le proporcionan una función overboost para ganar 14 CV extras. No sólo eso, también le permitirá obtener la pegatina ‘ECO‘ de la DGT con las ventajas que conlleva.

Por prestaciones, este nuevo modelo tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos, con una velocidad máxima limitada o bien a 250 km/h o bien a 265 km/h para quien opta por el pack AMG Driver. Este Clase C sólo se vende con un cambio automático de nueve velocidades y un sistema de tracción total a las cuatro ruedas que, en condiciones normales, reparte el 31% de la fuerza del motor al eje delantero y el resto al trasero.

Y esto es solo el principio de una cuidadosa puesta a punto que ofrece este modelo. Para empezar, dispone de dirección a las cuatro ruedas, es decir, que las traseras también pueden girar unos pocos grados para mejorar la agilidad. También dispone de un sistema de suspensión regulable, unos frenos AMG con discos de 370 mm en el eje delantero y 320 mm en el trasero, un completo selector de modos de conducción que actúa sobre dureza de dirección y amortiguación, respuesta del motor, funcionamiento de las ayudas electrónicas, velocidad el cambio e, incluso, sonido del escape…

Aparte del rendimiento o la puesta a punto del chasis, este C43 también se diferencia del resto de versiones de la gama por lo que es la apariencia externa e interna. Disponible tanto con la carrocería de cuatro puertas como en formato familiar, este Mercedes se distingue por su gama de llantas disponibles, que arrancan en las 18″ pero pueden llegar hasta las 20″.

También ofrece un frontal específico, los paragolpes son más grandes y van más cerca del suelo, hay más tomas de aire, en la parte trasera hay un difusor en la zona inferior… y en el interior tienes lo habitual en estas versiones.

Imagen interior Mercedes C43 AMG

Hay asientos deportivos, un volante grueso, una decoración específica y también hay una instrumentación y un sistema multimedia que incluyen funcionalidades específicas. Entre las más llamativas destacaríamos el AMG Track Pack, que sirve para almacenar datos y mostrarte información si decides meterte a rodar con el coche en algunos de los circuitos más conocidos del mundo.

AMG TRACK PACE, un registrador de datos para el uso en circuitos de competición. Durante los recorridos en circuitos de carreras cerrados al público, el software registra diez veces por segundo más de 80 datos específicos del vehículo, incluyendo la velocidad, la aceleración, el ángulo de orientación de las ruedas y el accionamiento del pedal del freno. A esto se suma la visualización de tiempos por vuelta y por sector, así como herramientas adicionales para entrenamiento y análisis.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.