Concepts y prototipos

La tecnología de este coche salvará a los animales

El Defender es el TT más auténtico de Land Rover. Su próxima generación ultima su puesta a punto y lo hace no sólo recorriendo miles de kilómetros para poner a prueba su tecnología, sino también apoyando causas benéficas.

Imagen de un Land Rover Defender con camuflaje

Lo has visto en los últimos meses y en HACKERCAR ya lo hemos reflejado en diversas ocasiones: las marcas no reparan en gastos a la hora de poner a punto sus futuros modelos, llevándolos a los lugares más extremos del planeta.

Localizaciones en las que llevar al límite los motores, los sistemas de climatización y, por supuesto, la resistencia de toda la parte electrónica y tecnológica de vehículos que deben funcionar igual de bien en España que en Dubai o al norte de Suecia.

La última marca en dar a conocer los progresos de uno de sus próximos lanzamientos ha sido Land Rover, que está en la fase final de pruebas del que será el relevo de uno de sus coche míticos: el Defender.

Y si estas pruebas ya son, de por sí, básicas en cualquier coche, en este 4×4 lo son aún más, ya que hablamos de uno de los coches más ‘capaces’ del mundo y que, ahora, cambia por completo, por lo que el resto es aún mayor, si cabe.

El coche como tal verá la luz ante el público en la segunda mitad de este año; cuando ese momento se produzca, ya habrá llevado a cabo más de 45.000 pruebas. Algunas de ellas habrán tenido lugar a 40 grados bajo cero, en el Ártico, así como a 50 grados positivos, en el desierto o bien a 10.000 pies de altitud, en las Montañas Rocosas de Colorado -EE.UU.-

Lo que sí va a diferenciar estas pruebas de las que lleva a cabo cualquier otro fabricante, es que el último país que van a visitar las unidades de pruebas del Defender es Kenia. ¿La razón?

Al mismo tiempo que los coches realizan sus pruebas, estos prototipos convenientemente camuflados aprovecharán sus capacidades para remolcar cargas pesadas, vadear ríos y transportar suministros en una serie de pruebas que se llevan a cabo en la reserva Borana Conservacy, de 14.000 hectáreas, con el fin de servir de apoyo en tareas de protección de los animales

Imagen de dos Land Rover Defender bajando por un terreno complicado

Se trata de una colaboración entre Land Rover y Tusk Trust que ya viene de lejos -hace 15 años- y mediante la cual, la marca británica colabora a favor de la fauna salvaje en los lugares más recónditos del planeta. Uno de los mejores vehículos para llevar a cabo dicha colaboración es este nuevo Defender, que se va a producir en una planta nueva que se ha levantado en Nitra, Eslovaquia.

Por qué lugares ha estado… y para qué

En Estados Unidos visitó Nueva York para pruebas de circulación en ciudad, mientras que sus cualidades para rodar por pistas complicadas y rocas se puso a punto en sitios como Phoenix, el Valle de la Muerte, el Rubicon Trail, el Moab o las Chocolate Mountains. Las instalaciones centrales en Gaydon, Reino Unido, permitieron analizar la durabilidad y robustez del producto.

También en Londres fue sometido a pruebas en el túnel de viento, de arrastre de remolque, de conducción en ciudad y de comportamiento fuera y dentro de carretera. En Francia comprobaron su conducción y agarre sobre mojado, en España se analizaron sus cualidades dinámicas en las instalaciones del IDIADA, en Lommel -Bélgica- se examinó su fiabilidad y resistencia, en Italia calibraron su control de estabilidad, en Suecia demostró sus capacidades sobre nieve y hielo… mientras que en Alemania se probó el comportamiento y el modo de actuación del antibloque de frenos. Finalmente, en Dubai comprobaron qué tal cumplía con temperaturas extremas y al circular en arena.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.