Movilidad

La seguridad extra de circular… a la hora correcta

¿Acción necesidad o una pérdida de tiempo? El cambio de nuestro huso horario no es, para nada, inocuo. Así lo piensan -y lo demuestran con números- en el Reino Unido.

Imagen de una Calle a Oscuras

A pesar de que el coronavirus sea el debate central del año, el otoño trae consigo -siempre por estas fechas- una de las polémicas más recalcitrantes entre los españoles: el cambio al horario de invierno. Disponer de una hora más -o de la sensación- da más descanso a sus defensores. Y, para sus detractores, es el inicio de la ‘estación de la oscuridad’.

Precisamente, la oscuridad es una de las mayores amenazas a la seguridad vial, y se acentúa en esta época del año. No en vano, episodios de altísima circulación -como, por ejemplo, el de la salida del trabajo- se suceden ya en plena ‘noche cerrada’. A ello se le une la climatología adversa, protagonizada por el frío y la lluvia.

Por tanto, no cabe duda de que la siniestralidad -muy a nuestro pesar- aumenta notablemente en este periodo. Y, en países como Reino Unido -con el cual compartimos meridiano-, algunas entidades lanzan la voz de alarma.

Detener el ‘sinsentido’

Entre las anteriores, GEM Motoring Assist es de las más activas. Dicha organización exhorta al gobierno británico a terminar con lo que ellos califican como “una práctica sin sentido”. Como alternativa, proponen adoptar el horario veraniego durante todo el año, argumentando que -con este gesto- se salvarán vidas, amén de proporcionar un gran ahorro en el gasto sanitario -por la reducción de accidentes-.

Y es que, no en vano, el principal efecto de la medida -de adoptarse- sería un aumento de la luz diurna en la ‘hora punta’ de la última parte del día. Según las estadísticas, en esta franja los accidentes son hasta un 50% más graves, en comparación con los registrados a primera hora de la mañana.

De hecho, uno de los colectivos más afectados por esta siniestralidad son los niños: un escolar que se traslada a pie entre el colegio y su casa está expuesto a un riesgo de atropello tres veces mayor en la vuelta al hogar.

El CEO de GEM Neil Worth lo tiene claro: “Hay muchas razones urgentes para realizar este cambio, y no existen argumentos sólidos que justifiquen el sistema presente. Los expertos estiman que sería posible evitar al año 80 muertes y más de 200 heridas graves en las carreteras británicas”.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.